25 Abr

De parto: ¿qué me llevo al hospital? [con infografía]

La bolsa para el hospital.

Cuestión complicada.

No queremos quedarnos cortas así que tendemos a meter y meter y meter y acabamos con un maletón (o dos) pesado e incómodo.

En este post doy unos consejos generales para hacer una bolsa práctica y cómoda. Que nos sirva para hacer cómoda nuestra estancia en el hospital y donde lo encontremos todo rapidito.

La meta es que no falte de nada y que lo encontremos todo en una bolsa bien organizada. Entre recuperarnos del parto y atender al bebé, trabajo suficiente tenemos como para tener que estar rebuscando veinte minutos por una bragas o el cargador.

De parto: ¿qué me llevo al hospital?

Nosotros hicimos el curso de preparación para el parto donde nos resolvieron todo lo relativo a la estancia en el hospital y lo que podríamos necesitar. También nos resolvieron las dudas relativas al papeleo. Tuvimos tour por la sala de partos y todo, estuvo genial.

ANTES de hacer tu bolsa para el hospital

  1. Contacta con el hospital, la matrona o pregunta en el curso de preparación al parto e infórmate de la documentación que necesitas. Preguntda de paso si tienen pijamas o camisones (abiertos por delante si vas a dar el pecho), braguitas desechables, compresas y discos de lactancia. Haz una lista con todas tus dudas ;D.
  2. Si has decidido dar el pecho, lleva ropa que te facilite la lactancia.
  3. Vas a estar dolorida, más si te hacen una cesárea, así que prepara ropa cómoda, que no apriete. Es posible que tus pies y piernas se hinchen, lleva unas pantuflas holgadas (o coge las de tu marido ;D).
  4. Si está permitido en el hospital en el que vas a dar a luz, llévate snacks sanos para ti y tú pareja: frutos secos, galletas integrales, pan tostado, tortitas de arroz… Más sano y barato que estar bajando a picotear a la cafetería o que las máquinas expendedoras. En el hospital en el que nació mi hija teníamos fruta y tés siempre disponibles (pregunta también si tienen en el hospital).
  5. Te vendrá bien calzado cómodo de calle si vas a salir a pasear durante y después del parto. Yo salí a pasear para intentar acortar la primera fase del parto y mis zapatillas de running me vinieron genial. También salí a pasear al día siguiente del parto. Me sentó genial el aire fresco y caminar a paso ligero sin barriga y con unos cuantos kilos menos.

Con la información que te ha dado la matrona, el hospital o en el curso, analiza la ropa que tienes y haz tu bolsa pensando en tu comodidad. Así, en el hospital tendrás todo lo que necesitas para centrarte en ti y en tu bebé. Si llevas cosas que no necesitas, serán un estorbo.

Ahora que ya tenemos una idea de lo que vamos a necesitar, ya podemos empezar a seleccionar que llevarnos y luego  empaquetar. A mí me gusta empezar escribiendo lo que voy a llevar en una lista, prepararlo sobre la cama y luego empaquetar.

Abajo os dejo una infografía que os puede servir de guía.

Bolsa de mamá para el hospital

  1.  Toda la documentación necesaria en una carpeta para que no se pierda nada.
  2. Si el hospital no tiene camisones o pijamas: 2 pijamas o camisones (abiertos por delante si vas a dar el pecho).
  3. 2 Sujetadores (de lactancia si vas a dar el pecho).
  4. 1 Braguita cómoda para la salida (o 4 si el hospital no tiene desechables).
  5. Zapatillas de casa + 2 pares de calcetines. 
  6. 1 Bata.
  7. 3 camisetas + 2 pantalones cómodos + una chaqueta o chal.
  8. El neceser: champú, peine, algo para sujetarte el pelo, lima de uñas, cepillo y pasta de dientes, desodorante y tus cremas. Mejor no uses perfume que puede molestar el sensible olfato del recién nacido.
  9. Móvil, cargador y algo para leer.Bolsa de mamá para el hospital

EXTRAS

  • Reusa para salir o pasear el outfit de entrada así puedes ahorrar espacio. Ten pensado con antelación que te vas a poner según la temperatura que pueda haber el día del parto.
  • Snacks saludables: galletas integrales, frutos secos, pan tostado… Amamantar da hambre.
  • Bolsas para la ropa sucia. Primero por higiene, y segunto porque así tu marido se puede ir llevando la sucia cada día y se te hará más fácil manejarte con lo que queda.
  • Y, por supuesto, ¡la bolsa del bebé!

Más cositas en Instagram.

Cargar más
Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.

¿Cómo ves la lista? ¿Se adapta a tus necesidades? ¿Que te has llevado tú a tu parto que fue un estorbo total?

**Este post fue publicado originalmente en febrero del 2015. Es de los primeros del blog. Se compartió mucho, sobre todo la infografía. Como estoy preparando la bolsa para el nacimiento de mi segundo bebé he decidido recuperarlo. He hecho algunos cambios que creo que lo hacen más legible y cambiado la foto. ¡Espero que os guste!

18 Abr

Tips para una operación pañal sin estrés

Sea por la razón que sea, un día llega la hora de los peques dejen el pañal que les ha acompañado desde que han nacido.

Perder una costumbre así cuesta mucho y sobretodo tan pequeñitos. Dejar el pañal es un esfuerzo doble:

  1. Renuncian a la comodidad de llevarlo. Los peques tienen que dejar lo que estén haciendo para ir al baño. ¡Menudo rollo!
  2. Acordarse de que no llevan el pañal. Lo han llevado desde que nacieron, normal que cuando están entretenidos se les olvide que van sin él.

Si ellos se esfuerzan doblemente, creo que los padres y cuidadores debemos reconocérselo y hacer un esfuerzo también.

La verdad es que en nuestro caso dejar el pañal fue un éxito, por supuesto que hubo momentos frustrantes para todos pero, en general, estamos muy contentos de como salió.

Tips para una operación pañal sin estrés

Tips sencillos para sacar el pañal sin agobios

Nosotros planeamos con meses de antelación la opereción pañal. No improvisamos nada en absoluto y sabíamos que podía ser frustrante para nosotros pero también para Alexandra.

Consejos pre-operación pañal

  1. Espectativas. No nos pongamos de antemano en lo peor ni todo lo contrario, mucho menos comparemos con otros niños. No ayuda en nada. Se va a mear unas cuantas veces sí o sí ¿y qué? Fregona y listo.
  2. Ser realistas. Sacar el pañal es un proceso complicado de adaptación para el peque. Los primeros días es la fase crítica pero el control de esfínteres es un proceso que durará meses.
  3. Dar marcha atrás. Si no está preparado, no lo está, por más que lo presiones. Mejor dejarlo para dentro de unos meses.
  4. Hablar de ello antes con el peque. Muchos meses antes de sacarle el pañal, cuando nosotros íbamos al baño o veía a otros niños hablábamos de que un día ella no tendría  pañal e iría también al baño. Una conversación habitual y relajada que a ella le encantaba y nos contaba como sería su vida sin pañal (es muy cuentísta, jajaja).
  5. Juego previo. Le quitamos el pañal con casi dos años y medio, pero ya varios meses antes empezamos a jugar ir al baño ella y todo su muñequerío. Unas semanas antes, cuano jugábamos a ir al baño le quitaba el pañal de verdad unas horas. Ella encantada.
  6. Mostrar confianza. Si mostramos miedo, tendrá miedo. Si presionamos, tendrá miedo de fallar. En cambio, si confiamos, confiará. A mí me pasa lo mismo ;D.
  7. Elegir el mejor momento para el peque y la familia. Con el juego y las conversaciones ya nos hacemos una idea de si está en disposición mental de dejar el pañal o no pero hay factores externos que pueden hacernos adelantar o atrasar el momento. Nosotros, aunque Ale estaba muy predispuesta a deshacerse del pañal, lo tuvimos que retrasar dos veces. La primera porque teníamos un viaje largo y se nos podía complicar a todos la cosa. La segunda vez lo retrasamos por la varicela.
  8. La familia debe estar preparada y de acuerdo. Si todos seguimos las mismas pautas o normas, no mareamos a la peque que ya bastante tiene.
  9. Normalizar dejar el pañal en lo posible para quitarle presión al peque. Si nos ponemos nerviosos, que no se nos note, jajaja. En serio, si nos ven nerviosos, se pondrán nerviosos. Actuar como si dejar el pañal no fuera el evento del año.
  10. Elegir “días tranquilos” para empezar. Los primeros dos o tres días son críticos. Lo mejor es que no tenga mucho movimiento ni tenga que estar con personas de poca confianza. Tampoco ir a contrareloj porque tiene que hacerlo bien para irnos de vacaciones o porque la semana siguiente empieza el cole.
  11. Preparar con tiempo el material adecuado. Parece fácil pero ya te aviso que no lo es. Necesitas:
    • Orinal: Nosotros teníamos uno monísimo pero no le iba bien y compramos otro. El cambio fue inmediato. El que nos fue bien es exactamente este en rojo. Para limpiar también es muy cómodo porque se saca la parte de dentro que es pequeñita. A nuestra peque le encantaba sacarlo y tirar ella el pis por el wáter.
    • Adaptador baño. Tenemos desde el principio uno en cada baño para evitar carreras. El baño siempre está preparado con el adaptador sobre todo al principio. Tenemos este en verde y con el dibujo de una vaca muy mona (aquí pero es el doble de caro!!!!) y este pero su preferido es el primero con diferencia porque es más estable. La ventaja del segundo es que tiene unos tacos que se pueden cambiar de posición por lo que se adapta a más tipos de váter.
    • Mucha ropa interior. Mucha, no te cortes, ve al Primark, H&M y compra unos cuantos packs o a donde te resulte mejor de precio por tu zona. Déjale escoger o procura que le gusten que eso anima mucho a dejar el pañal. Si en un día se mea dos veces puede que al siguiente se mee diez. Mejor que sobre. Además recuerda que esto es un proceso de meses y no un fin de semana.
    • Protectores desechables para la cama. Nosotros los usamos en la silla del coche, el sofá y la cama. Así estuvimos todos más tranquilos y relajados. Nada de “no te sientes ahí que a lo mejor te meas” o “esperemos que no te hagas pis en el coche”. A mí me sentaría fatal que me dijeran algo así, vaya muestra chunga de poca confianza ¿no?
    • Escalón antideslizante para el baño. En nuestro caso, fomentar su autonomía ha sido la clave a largo plazo. Hace ocho meses que está sin pañal y ya hace mucho que va sola al baño, se limpia y se lava las manos. Sin el escaloncito no sería posible. Nosotros tenemos este de Ikea. El otro más pequeño de Ikea nos resultaba demasiado bajo.

Pues con lo anterior ya está todo preparado. Parece mucho pero es básicamente preparar el material con tiempo, mentalizarse para tener una actitud positiva y jugar un poco.

Tips para una operación pañal sin estrés

Consejos prácticos durante la operación pañal

Una vez que estamos mentalmente preparados, decidimos el momento y nos ponemos manos a la obra.

  1. Marcar el día en un calendario y decírselo. El día antes, antes de acostarla, le dije de nuevo que al día siguiente iba a estar ya sin pañal. Nos levantamos y fuera pañal. Para ella no fue una sorpresa.
  2. Cero broncas y desprecios. Con respeto se consigue más y mejor. Siempre.
  3. Deja al peque sin ropa en la parte de abajo los primero días. Que se acuerde de que no tiene pañal, que avise y que llegue al orinal o váter a tiempo ya es bastante. Mejor no añadir tener que esperar a bajarse la ropa. Además te ahorrarás unas cuantas prendas para lavar. Como la nuestra es una niña le teníamos en vestido.
  4. Tener los baños preparados con el asiento adaptador y el escalón. Nosotros mantenemos esto, como puedes ver en la foto. A veces está entretenida jugando y cuando llega apenas le da tiempo de sentarse.
  5. Orinal y papel higiénico en las zonas que esté más tiempo. Como las dos anteriores se trata de ahorrar tiempo. Nosotros teníamos dos orinales pero uno fue un fracaso. A las dos semanas ya aguantaba siempre hasta el baño y a las tres o cuatro guardamos el orinal.
  6. Lavarse las manos y que tire de la cadena siempre después de ir al baño para que haga la asociaciación desde el principio.
  7. Bolsa con cambio de ropa incluido calzado cuando ya se empiece a salir aunque sean cinco minutos. Yo además llevaba toallitas.
  8. Los dos primeros días intentar reducir salidas de casa. Sería añadir estrés innecesario. Nosotros solo fuimos a pasear al perro.
  9. Antes de salir de casa y antes de ir a dormir, siempre vamos todos a hacer pis.

Que no hicimos durante la operación pañal

  1. No pusimos alarmas cada 20,10 o 5 minutos o lo que fuera. A mí me estresa solo de pensarlo ni me imagino a mi hija. Creo que es una buena manera de decirle lo poco que confiamos en ella así que, nop.
  2. No le sacamos el pañal por la noche inmediatamente. Por lo menos, así nos relajábamos con este tema durante la noche. Se lo sacamos unas semanas después sin problemas.
  3. No le negamos bebida ni le forzamos a beber. La dejamos a su ritmo de pises, cacas y sed.

Con nuestro trabajo y su esfuerzo, la operación pañal salió bastante bien. Se hizo pis y caca unas cuantas veces hasta que le cogió el truco pero pocos meses después va al baño completamente sola y nunca se hace pis por las noches.

¿Cómo os preparasteis en casa u os estáis preparando para la operación pañal? ¿Hay algún punto importante para ti que yo no haya incluido?