Saltar al contenido
Trucos de Familia

PANECILLOS caseros sin amasar ? ?

Panecillos caseros sin amasar

Hacer panecillos caseros es una forma entretenida y relajante de pasar el tiempo cuando no se puede salir de casa. Estos panecillos son tan fáciles de hacer porque no se necesita amasado y solo llevan cuatro ingredientes: harina, agua, sal y levadura seca.

Además, al ser tan sencillos siempre salen bien (ok, a veces podemos fastidiarla pero seguramente sabrás de inmediato que has hecho mal).

Quedan unos panecillos ricos, crujientes por fuera y esponjosos por dentro.

Pero la mayor ventaja desde mi punto de vista es que a los niños les da mucho juego, jajaja.

Los más pequeños se entretienen haciendo los bollos como les parezca: bola, conejo, corazón, serpiente…

Además salen muy económicos: 8 panecillos no llegan ni a 50 céntimos.

Con cuatro o cinco años pueden mezclar los ingredientes con un poco de ayuda y los más mayores pueden preparar la levadura y controlar las cantidades.

Con esta masa nosotros hacemos ocho panecillos y nos sale en unos cincuenta céntimos. Podéis hacer seis un poco más grandes.

Si no tienes niños y solo te interesa la receta, baja hasta el vídeo o el apartado ingredientes ;D.

Panecillos caseros y clase de vida práctica

Para mí, es un ejercicio de vida práctica de primera. Un pan simple y fácil como este no da muchos quebraderos de cabeza y así los niños aprenden unas cuantas cosas sin esfuerzo:

  • La levadura está viva. El agua templada le ayuda a trabajar más rápido pero muy caliente la mata. Por eso hay que dejar reposar y que «trabaje» antes de meter a hornear.
  • La levadura seca que vamos a usar podría ponerse con la harina pero hidratándola en agua templada va más rápido ;D. (Es levadura deshidratada y la rehidratamos).
  • Ven el efecto de la levadura en los cambios de la masa.
  • Esperar vale la pena. Cuanto más repose la masa, más trabaja la levadura y mejor sabor tiene el pan.
  • Aprenden a medir con volúmenes y calcular mitades de forma práctica y clara. Entienden las proporciones en la práctica. 2 de harina por 1 de agua (2 a 1, el doble de harina o la mitad de agua).
  • Aprenden a ¡hacer pan! Importante, nunca se sabe por donde irá la vida. Hacer pan tiene unas fases y cada una tiene un motivo. Muy como la vida misma ;D.
  • Calcular el precio aproximado de cada panecillo o del total. Nunca es pronto para aprender finanzas personales. Podemos explicarles que haciendo el doble también ahorramos debido a que solo usamos el horno una vez y no dos.
  • El tiempo de horneado y la temperatura afectan al resultado final del pan (más o menos crujiente, volumen, bien hecho o poco por dentro…). Los niños mayores pueden hacer una tabla cambiando tiempos y temperaturas en distintos días y describir el resultado obtenido. Método empírico-analítico de toda la vida.

Ya veis que hacer pan da para mucho y que resulta que todos aplicamos el método empírico en nuestras vidas.

Pero hay más.

Bollos de pan caseros fáciles

No solo tenemos que hacer panecillos

Otros usos fáciles para la masa de los panecillos

La masa es muy fácil de hacer así que se puede aprovechar para hacer otras cosas interesantes:

  • Mini pizzas: para los niños son más fáciles de manejar que haciendo una pizza grande y les da más juego. Si no tenéis rodillo usad una botella de vidrio gordo como las de vino ;D. Unos 10 – 15 minutos a 180 grados, según ingredientes y grosor de la masa.
  • Bollos preñados: Poned cosas ricas dentro de la masa y hornead como siempre. Mis preferidos son con chorizos.
  • Bollos caseros con frutos secos: con nueces y arándanos están deliciosos. Añadidlos al dar forma a los panecillos.
  • Panecillos caseros de hierbas aromáticas: Las añadís al dar forma antes de meter al horno. Con ajo y orégano están increibles. Pongo sobre la masa una cucharada de cada antes de sacarla de donde está reposando.
  • Mini empanadas: al final es como una pizza con tapa pero la variedad de rellenos es infinita: manzana, atún con pimientos, espinacas y mascarpone, …
  • Empanadillas. Estirar la masa, poner el relleno, doblarla y sellar el borde con los dedos. ¡Listo!

Nosotros pintamos con huevo, aceite de rustrido o similar. Más fácil, más ligero y repite menos sin el aceite. Oh, y se enguarra menos.

Panecillos caseros sin amasar

Os voy a dejar el vídeo aquí y debajo os dejo los ingredientes y como se preparan por si preferís leer que ver el vídeo.

Por favor, no olvides suscribirte al canal y darle al like si te gusta ;D.

Ingredientes

Nosotros usamos una jarra medidora pero entre paréntesis os dejo como hacerlo con tazas.

  • 800 ml de harina normal, sí en ml (o 3 tazas de harina).
  • 400 ml de agua templada ( o una taza y media de agua templada).
  • Media cucharadita de sal o más si prefieres.
  • Media cucharadita de levadura seca (no levadura química tipo Royal). No os recomiendo poner mucha para acelerar el proceso. El sabor de la levadura cuando nos pasamos no es nada agradable.

Preparación

  1. Pon la levadura en el agua templada y remueve. Déjala 4 o 5 minutos. Comprueba que el agua no está demasiado caliente o te cargarás la levadura.
  2. Pon la harina en una fuente honda y añade la sal. Mezcla.
  3. Remueve el agua de la levadura, haz un hueco en la harina y echa en él el agua. En este punto os aconsejo poner en esa misma taza un poco más de agua por si no fuera suficiente.
  4. Remueve bien primero con un tenedor o cuchara y después con una espátula o lengua para recoger toda la harina.
  5. Si toda la harina está integrada, ya está la masa. Si no consigues que la harina se integre añade un poquito de agua y remueve.
  6. Tapa la masa y deja reposar mínimo dos horas. Cuanto más tiempo, mejor sabor. Puedes dejarla cuatro, cinco, seis horas o toda la noche si quieres. Para taparla puedes usar un plato y encima un trapo para evitar que pierda humedad.
  7. Pasado el tiempo de reposo, prepara una bandeja con papel de hornear o espolvoréala con harina.
  8. Espolvorea harina sobre la encimera donde vayas a trabajar la masa.
  9. Pon la masa en la encimera sobre la harina.
  10. Con una espátula o similar, ve haciendo una especie de bola cogiendo la masa de abajo a arriba. No hace falta que trabajes la masa amasándola, solo intenta hacer una especie de bola (ver vídeo).
  11. Divide la masa. Nosotros hacemos ocho panecillos pero también puedes hacer seis. Puedes ver en el vídeo como dividimos la masa sin esfuerzo. Para mí la forma más fácil es usando un cuchillo grande y presionando la masa hacia abajo.
  12. Si la masa está muy húmeda, espolvorea más harina y dale a los bollos la forma que más te guste. Ve colocándolos sobre la bandeja que has preparado.
  13. Tapa con un trapo. Deja reposar entre 15 y 25 minutos.
  14. Pon el horno a precalentar a 235 grados centígrados. No metas los panecillos hasta que el hornos tenga esa temperatura.
  15. Pon una fuente con agua en el fondo del horno.
  16. Hornea 21 minutos a 235 grados centígrados. Si los quieres más crujientes pon un minuto o dos más. Menos crujientes, a los 15 minutos (más o menos, depende un poco del horno) baja a 190 grados la temperatura.
  17. Deja enfríar un buen rato. Sí, para nosotros esta también es la parte difícil.

¡Qué aproveche!