Saltar al contenido
Portada » Economía doméstica » Cómo hacer un menú semanal familiar económico [fácil]

Cómo hacer un menú semanal familiar económico [fácil]

Un menú semanal familiar económico puede hacer una gran diferencia en la economía y el bienestar familiar. Nos va a ahorrar tiempo, dinero, dolores de cabeza y posiblemente comamos más saludable que antes.

Reflexionemos primero sobre lo que es un menú económico.

  • Para empezar, los productos que son baratos en una región pueden ser caros en otra y es por ello que un menú económico para mí puede ser caro en otro lado y viceversa.
  • Por otro lado, caro o barato varía según la economía de cada familia.
  • También influye que tengamos un huerto propio ya que todo lo que saquemos de él nos parecerá barato. Para una familia sin huerto esa misma cantidad de frutas y verduras frescas les puede parecer casi un lujo.

Por todo ello, tenemos que aprender a hacer nuestros propios menús ya que copiar menús de otros no suele funcionar aunque los podemos usar para inspirarnos. En este post os contaba los errores más frecuentes al hacer los menús semanales y si nunca habéis hecho un menú semanal o no han funcionado, os recomiendo echarle un vistazo.

Cómo crear un menú semanal familiar económico

Antes de empezar tenemos que pensar el objetivo y la duración de economizar en el menú. Pueden pasar dos cosas:

  • Que sea algo puntual porque por un imprevisto se nos ha complicado mucho el presupuesto del mes. Estamos en un apuro, vamos. En este caso lo mejor es ajustar al extremo durante las semanas que nos haga falta para conseguir comer bien todos los días hasta salir del apuro. Si el apuro es muy gordo, no dudes en buscar ayuda en los bancos de alimentos, el ayuntamiento o las asociaciones benéficas que trabajen en tu zona.
  • A largo plazo. Para mejorar la situación financiera general de la familia, para ahorrar para comprar una casa, para no ir de paga en paga y contar con un colchón de ahorros, crear un fondo de emergencia… En este caso no hace falta ajustar al extremo. Bastará calcular bien el presupuesto del menú y ajustarnos a él de forma que además sea fácil mantenerlo mes tras mes durante años.

Una vez que ya tenemos claro si queremos ajustar al extremo o conseguir economizar en la compra semanal a largo plazo podemos empezar a armar nuestros menús semanales familiares.

Necesitas una libreta o folios y un bolígrafo o un lápiz. Apuntar es imprescindible para organizarte bien.

Antes de empezar a hacer el menú económico

  1. Marca tu presupuesto semanal. Escribe exactamente cuánto quieres (y puedes gastar a la semana). Si no tienes experiencia con esto, no te preocupes, podrás reajustarlo con el tiempo hasta saber cuál es tu límite. Si no estás en una apuro gordo pero quieres ajustar lo máximo posible empieza con 15 o 20 euros por persona y semana, si te es posible y ahí ves si puedes recortar más o es demasiado poco.
  2. Lista de alimentos más económicos de tu zona. Pasta, arroz, verduras, avena, harina, lentejas, garbanzos, huevos y fruta de temporada suelen ser lo más económico casi en todas partes y, por fortuna, con eso ya podríamos alimentarnos bien. La carne y el pescado tendremos que mirar en nuestra zona que se ajusta a nuestro presupuesto y cuantas veces nos lo podemos permitir a la semana. Algunas salsas para pasta y conservas económicas, pueden servirnos para completar una comida o cena. Revisa las frutas y verduras congeladas como espinacas, coles de bruselas, fresas, guisantes… Puede que su precio sea mejor que frescos y son muy prácticos para cocinar.
  3. Compara precios entre supermercados. La diferencia de un kilo de arroz o pasta de un supermercado a otro puede ser bastante grande. Si en cada alimento de tu cesta ahorras 10 o 20 céntimos, la diferencia a final de mes puede ser muy grande.
  4. Haz una lista de recetas con los alimentos que mejor te salen de precio. Divide en desayunos, comidas, cenas y tentempiés. Puedes calcular el precio aproximado por receta mirando los precios de los ingredientes online. IMPORTANTE: de esta lista depende lo saludable que va a ser tu menú.
  5. Método de cocinar. Si necesitas gastar lo menos posible, tienes que ver cómo gastar menos energía al cocinar. Por ejemplo, cocinar algo pequeño al horno es gastar demasiada energía para muy poco. Usa otra forma de cocinar o haz mucha cantidad para que llegue para más días.
  6. Lista de recetas de sobras. Piensa cómo puedes usar las sobras del futuro. Apunta algunas ideas baratas para acompañar esas sobras o para aprovecharlas.
  7. Reajustar. Todas las semanas o meses puedes revisar y reajustar presupuesto, alimentos, precios de los supermercados, recetas que mejor os van y las que nos os gustan y las ideas para reaprovechar las sobras. Estos reajuste te llevarán unos 10 o 15 minutos pero verás como te facilitan la vida.

Crea tu menú semanal familiar económico

Lo primero es que tengas en cuenta que no hace falta variar todos los desayunos, comidas y cenas para que sea un menú bueno nutricionalmente hablando. Ahorrarás bastante en energía y tiempo si siempre cocinas doble o si incluso triplicas y congelas una ración.

Puedes dibujar tu menú semanal en cualquier hoja o si quieres aquí os dejo unas plantillas de menú semanal en blanco para imprimir (gratis, claro).

  1. Revisa tu nevera. Esos alimentos deben estar en tu menú los primeros días de la semana. Tirar comida es tirar dinero.
  2. Revisa congeladores y despensa. Usa lo que va a caducar en las recetas de la semana. Puede que incluso no necesites hacer la compra. El objetivo no es vaciar la despensa si no usarla bien. Mi consejo es que siempre tengas una reserva de conservas, pasta, arroz y otros alimentos de larga duración para un apuro. Lo mismo con el congelador va siempre genial tener a mano verduras congeladas, albóndigas y salsas caseras, pescado. El congelador es un aliado estupendo para ahorrar ya que nos permite aprovechar buenas ofertas de productos frescos. Almacenar sí pero con sentido.
  3. Elige las recetas más económicas para completar el resto del menú. Escogiendo las recetas más económicas conseguimos mantener nuestro presupuesto desde el principio. Si sobra algo de dinero esa semana, lo podemos usar la semana siguiente para comprar más cantidad de algún alimento NO perecedero que esté de oferta como arroz, pasta, legumbres o conservas. Así tendremos más alimentos por menos dinero y cada vez iremos más holgados con el mismo presupuesto.
  4. Duplica la cantidad de alguna de esas recetas para comer dos días. Muchas recetas van genial para hacer más cantidad y comer dos días seguidos. Nos ahorramos electricidad y tiempo cocinando. Coloca las recetas en los sitios libres del menú donde veas que mejor encajan. Marca cuales son dobles y pon una señal en el día siguiente. Según tu agenda, lo conveniente es que cocines cuando vas mejor de tiempo y que comáis lo de ayer cuando váis más apurados. Lo mismo pasa si tienes ollas de cocción lenta o programables: úsalas cuando más te convenga según la agenda. Parece una tontería pero ese ahorro de tiempo de duplicar recetas baja nuestro estrés diario de forma muy notable.
  5. Sobras. Si os suele sobrar comida, marca una noche o dos o la semana para coméroslas. Las puedes acompañar simplemente de una ensalada, unas tostas o unos huevos y en unos minutos tenéis una rica cena montada.
  6. Haz la lista de la compra con lo que te falte para hacer los menús. Si no se ajusta al presupuesto, revisa a ver que puedes eliminar o que receta puedes sustituir por otra más económica. Revisa también si tu pre
  7. Revisa y anota. Apunta que ha funcionado y qué no en el menú de la semana, apunta también los errores o aciertos en las recetas y GUÁRDALO así te servirá como guía para los menús semanales futuros y cada vez te saldrán mejor. Reutiliza los menús semanales que mejor te hayan funcionado.
  8. Revisa la lista de recetas. Elimina las que no os gusten u os funcionen mal y añade las nuevas ideas que hayáis tenido.
  9. Reajusta el presupuesto si procede.

En el siguiente post os dejaré un par de menús supereconómicos de ejemplo con snacks y todo. Tened en cuenta que yo hago los menús hace años y tengo la despensa y el congelador totalmente bajo control.

También estoy haciendo un post con ideas de recetas muy económicas y otro con lo que va bien tener en la despensa como reserva. Esa reserva se puede hacer a base de ir aprovechando ofertas sin necesidad de salirse del presupuesto, os lo contaré también en ese post.

¿Un menú semanal familiar puede ser sano y económico? ¿Cuál es tu receta más barata?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.