Saltar al contenido
Trucos de Familia

Ollas eléctricas: ¿Cuál necesitas?

La primera vez que vayas a comprar una de estas ollas eléctricas vas a alucinar por colores. Es más difícil escoger una que el carrito del bebé ¡pero mucho más! Hay tantas y tanta diferencia de precios que no sabes ni por cual empezar a mirar.

Por encima, como es la primera, no tienes ni idea de cual te puede ir mejor porque no sabes que hace cada una.

Antes de nada ya te digo que esto no es un trasto que se usa muy de vez en cuando tipo yogurtera. A una olla de estas, en cuanto le cojas en tranquillo, no dejarás de usarla.

Ahora centrémonos en elegir la que nos conviene a cada uno y no la mejor del mercado. Como tengo dos bastante distintas y las uso casi cada día, te puedo orientar para que sepas que te interesa más que tenga tu futura olla eléctrica.

Esto no es un post objetivo tipo venta comercial de solo datos.

No, no, no.

Lo que vas a leer son consejos subjetivos, basados en mi vida y experiencia.

¿Por qué?

Por que según sea tu vida, te va interesar una u otra olla.

Te voy a contar que es lo que más te ayudará, lo que no ayuda tanto y lo que tienes que seleccionar en base al uso que le vas a dar.

Ollas eléctricas con inicio diferido

Se le llama cocción o inicio diferido a programar cuando queremos que acabe de cocinar. Es lo más importante que tienes que decidir: si quieres poder programar la hora de acabado o no.

Cuando lo tengas claro, ya nos vamos a otros temas.

Que sea programable la hora de finalización de la cocción cambia completamente el uso que le puedes dar al aparato.

No te asustes, su precio no varía mucho por esto.

¿Qué tienen las ollas eléctricas programables con inicio diferido?

Comodidad y más comodidad.

Con esta función puedes programar la hora a la que quieres que acabe de cocinar y ella cocina solita sin tener que estar pendiente.

Esto significa que no empieza a cocinar cuando la programas si no que retrasa el inicio de la cocción el tiempo necesario para que acabe cuando a ti te interesa.

Para que lo entendáis os voy a explicar como hago unas lentejitas o un pollo asado con patatas y verduras en la mía con inicio diferido.

  1. Preparo todos los ingredientes y los meto en la olla.
  2. Programo cuanto tiempo y a que temperatura deben ser cocinados. Imagínate, una hora a 140 grados, por ejemplo.
  3. Programo la hora a la que tiene que estar la comida y me olvido de la olla.

Listo.

Me puedo ir a trabajar, duchar, al médico, comprar, al parque con los niños… A donde me dé la gana.

En mi caso suelo dejar la olla programada con la comida del medio día sobre las ocho de la mañana.

¿Y si te retrasas? Calma, no comerás frío, casi todas tienen la función de mantener caliente un buen rato que se activa cuando acaba el tiempo de cocinado.

Si solo cocina, sin el inicio diferido, da mucho menos juego en el día a día.

Te repito que lo que más va a afectar al uso que le des a las ollas eléctricas es que tenga la posibilidad de decirle cuando debe acabar y que te puedas olvidar de ella.

¿Pero que pasa si no tiene inicio diferido? Pues imagínate que lo que cocinas necesita una hora de cocción. Lo pones a las 8 antes de ir a trabajar. Pero a las 9 ya estaría terminado. No tendría sentido ni siquiera mantenerlo caliente hasta la una o dos que llegues de trabajar. Tantas horas acabaría afectando a la textura de la comida.

Estas son ollas eléctricas con inicio diferido de las que yo llamo normales (las otras serían express y cocción lenta, lo aclaro más abajo), como la que tengo yo. Llevo cuatro años con ella y puedes ver que el precio es muy económico (la mía es la primera de las de abajo). Tiene un montón de programas en plan arroz, comida de bebé, porridge, yogurt, fermentado de masa… pero casi no los uso. Uso el sistema manual que me permite seleccionar temperatura y el tiempo de cocción. Trae un libro de instrucciones bastate completo.

Huid de las superbaratas. Es un aparato eléctrico y debe tener un mínimo de calidad por seguridad.

Partes de una olla eléctrica y consejo de uso

Las ollas eléctricas constan de dos partes: lo que es la parte eléctrica y una cazuela dentro que es donde van los ingredientes y es independiente, es decir, se puede sacar completamente y la puedes meter bajo el grifo o en el lavavajillas.

CONSEJO: Cuando se que voy a tener una mañana de mucho lio, meto los ingredientes en la parte de la olla que se saca la noche antes y lo dejo en la nevera. Por la mañana, solo tengo que colocar la cazuela con los ingredientes en la parte eléctrica y programar la cocción y la hora.

Cuando os recomiendo las ollas programables con inicio diferido

Si es la primera, siempre recomiendo comprar una con inicio diferido. Así, si quieres la programas para que acabe a la hora y si no, pues no. Pero te da una libertad tremenda y ya has visto arriba que los precios son asequibles del todo.

Ya tenemos el primer punto claro. ¿En que más nos tenemos que fijar?

Qué necesitas y qué puedes tener

Aquí tienes las características básicas de las ollas eléctricas. Según tus necesidades puedes ir descartando unas ollas u otras.

  • Capacidad: Es lo siguiente más importante, saber de cuantos litros la necesitas. Si no te enteras de que tamaño necesitas por los litros, coge una olla normal que tengas en casa y mira de cuantos litros es. Lo suele poner en el culete de la olla por afuera. Esa será tu referencia para saber cuantos litros te interesa que tenga la olla que quieres comprar.
  • Precio: en general las puedes encontrar por debajo de los cien euros. La capacidad y la forma aumentan el precio inevitablemente pero hay ollas que son bastante caras por ser más nuevas (último modelo) o por un par de características extra. Estudia si te compensa pagar más.
  • Cocción lenta /rápida / normal / todo en una: Aquí están los tipos de los que hablaba arriba y es una forma mía de clasificarlas. Si es la primera y la quieres con buen precio, compra una normal (la mía la puedo usar como lenta). Con la olla de cocción lenta (slow cooker) el cambio de como quedan los alimentos es grande. A mí me encanta pero cocina lento, lento y no suelen tener inicio diferido. Mínimo una receta necesita tres horas y media. A veces solo te quedan dos horas para la comida, te tienes que ir de improviso y esta olla no te soluciona la papeleta. Por eso creo que va mejor una normal . Si es para programar tampoco necesitas que sea rápida (express/a presión/turbo). El lío te puede venir en que algunas pueden hacerlo todo. Pues no te líes, si puedes pagarla compra una que de las que lo tienen todo y pueden cocinar lento, normal o en modo turbo. En eso sí compensa el precio y no te llevará más de un par de semanas cogerle el truco y en un mes la dominarás porque no dejarás de usarla. Se diferencian de las normales por el modo express/turbo.
  • Forma. La mayoría son redondas pero las podéis encontrar ovales lo que os permitirá meter piezas enteras de pescado o tiras de carne más largas.
  • Olla interior apta para el horno. Creo que casi todas lo son pero es un punto a tener en cuenta porque igual te ahorras comprar otra cazuela para el horno.

Si tienes estos puntos claros tendrás ya enfocado el tipo de olla que quieres.

Dentro de las que lo pueden todo están las ollas GM pero estas empezaron como ollas eléctricas a presión así que comprobad las funciones que tienen.

Crockpot, que es la marca de referencia de ollas eléctricas de cocción lenta, también ha sacado las todo en una.

¿Cómo usar una olla de cocción lenta sin inicio diferido?

Estas ollas aunque no son programables son bastante prácticas porque necesitan mucho tiempo de cocción. Se que parece contradictorio pero como necesitan tanto tiempo, puedes olvidarla y hacer muchas cosas, incluso ir a trabajar, mientras cocina.

Para que os hagáis una idea, tienen las opciones temperatura ALTA y BAJA. Pues una receta en alta te llevará mínimo tres horas, tres horas y media y en baja a partir de siete horas. Como le lleva tanto tiempo la pones antes de ir a trabajar y habrá acabado para cuando vuelvas. También suelen tener la función de mantener caliente por si te retrasas. Al final del post te dejo un vídeo en el que explico como funciona la mía y como preparo un par de recetas fáciles que se preparan en menos de 10 minutos.

La comida queda riquísima. Me gusta especialmente para carne, guisos y sopas. También la uso para hacer puré porque la mía es de cerámica y puedo usar directamente la batidora en ella.

La Crock Pot es la marca más conocida de ollas de cocción lenta (slow cooker) pero hay otras marcas.

Estos modelos son de solo cocción lenta y se les puede programar el tiempo de cocción pero no la hora exacta en que quieres que acabe (no tienen inicio diferido). Ojo, el primero remueve cada media hora y el segundo podéis usarlo como una sartén sobre la cocina.

Aquí está el vídeo donde explico como es y un par de recetas que requieren muy poca preparación.

Última actualización el 2020-11-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debes leer y aceptar la política de tratamiento de datos.
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.