Saltar al contenido
Trucos de Familia

Vacaciones familiares en la Polinesia

Vacaciones Familia en la Polinesia

Nosotros buscamos destinos vacacionales futuros.

Siempre.

No nos da la vida para todo lo que nos gustaría.

Ni el presupuesto ni los días de vacaciones, para que nos vamos a engañar.

Por tanto debemos ser selectivos tanto con los destinos como con los alojamientos.

No viajamos por viajar. Cada viaje es una experiencia que disfrutamos y que nos enriquece. Cada viaje nos aporta un montón de cosas incluso cuando las cosas no salen como esperábamos.

Tenemos unas metas en cada viaje y para cada alojamiento. Ajustamos lo que queremos a lo que el presupuesto nos permite y solemos disfrutar bastante.

En casa nos pensamos los viajes entre todos. Cada uno aporta algo bien sea algo que le gustaría o algo que prefiere evitar y tenemos en cuenta todo.

Incluimos a los niños desde pequenitos en este tipo de planes y decisiones y aunque empezó como un juego me doy cuenta del gran acierto que fue y que es. Participar supone un reconocimiento en el momento pero a la hora de hacer el viaje lo hacen también de una forma más consciente.

Es decir, están al viaje y no solo se dejan llevar (o arrastrar).

Nuestra planificación empieza con dos pregutas básicas: ¿A dónde vamos? ¿Qué nos apetece?

Algo importante es que la distancia depende de los días de vacaciones. No vamos a viajar 6 horas de ida y 6 de vuelta para pasar una noche fuera. Ni dos.

Sobre el mapa les enseño a los peques los posibles destinos y algo van entendiendo. El mapa también me sirve para explicarles porque descartamos algún sitio aunque nos haya gustado mucho.

Otra cosa que les explicamos es que tenemos un presupuesto y que tenemos que encajar el viaje en el presupuesto. Curiosamente les parece lógico del todo.

Algún día os contaré con detalle como organizamos alguna de nuestras escapadas de fin de semana para que nos gusten a todos pero ahora voy a hablaros de viajes grandes, de uno paradisíaco.

No tenemos ya ningún bebé en casa, los peques crecen y las experiencias en familia evolucionan. Nos apetece un viaje grande, lejos, un sitio distinto, una aventura.

Queremos naturaleza distinta a la que tenemos aquí, buen comer, seguridad (siempre) y que sea no solo apto para familias sino también recomendable.

Porque apto y recomendable no son lo mismo, ojo.

Pues hablando con un colaborador online, César, me dijo que la Polinesia Francesa nos iba a encantar.

Gogleé un poco.

¡Sí, nos va a encantar!

Algún día, no sé cuando pero me parece un viaje familiar (y no familiar) increíble.

Interrogué un poco más a César y resulta que es especialista en viajes a estas islas. Así que lo interrogué más.

Quería saber algunas cosas que me interesan como viajera y como mamá.

Con su autorización publico las preguntas que le hice y sus respuestas, copiadas tal cual de mi mail. Las fotos, que veis me las dio él también.

Aviso que os van a dar muchas ganas de viajar a la Tahití o Bora Bora. Casi no tiene pegas.

vacaciones familiares Polinesia Francesa

Viajar a la Polinesia Francesa en familia

¿Es muy caro comer?

En general es un sitio muy agradable para ir con la familia porque hay un montón de roulottes (o furgonetas que venden comida) a precios bastante asequibles. Unos diez euros por persona. Luego los restaurantes tienen precios algo mayores pero que no suelen superar los 15 euros. La comida más habitual es la local, sobre todo pescado fresco.

¿A que aeropuertos podemos ir?

Hay dos islas con aeropuertos internacionales: Tahití y Bora Bora. Luego las islas más pequeñas, muchas de ellas suelen tener pequeños aeródromos para vuelos locales entre islas. Por lo que es fácil moverse entre ellas. Sin embargo no hay vuelos todos los días a todas las islas.

¿Destinos a evitar con niños?

Ninguno. Son islas muy seguras y las que en cualquier rincón se puede disfrutar con ellos. Desde la playa a la montaña. Como advertencia sí diría que es fundamental llevar agua y también evitaría las rutas que se adentran mucho en las montañas porque el desnivel es considerable. Sin embargo, hay rutas muy cómodas para hacer en familia.

¿Qué ropa y calzado llevamos?

Como recomendación, ropa de verano: pantalón corto, camisetas y si es posible zapato deportivo y escarpines para algunas zonas de playa. Y por supuesto, tubo y gafas de bucear.

¿Qué vacunas necesitamos y con que antelación nos las tenemos que poner?

No es necesario ningún tipo de vacuna. Además, hay un sistema sanitario bastante bueno para encontrarse en medio del Océano Pacífico.

¿Hay excursiones que se puedan hacer con los peques o es peligroso para ellos?

Hay infinidad de excursiones que se pueden hacer con los peques. Por ejemplo, ver defines en libertad, tiburones, peces y arrecifes de coral por lo que apenas es necesario saber nada. La fauna acuática es sobrecogedora. Además, es posible bañarse en cascadas o recorrer la selva porque no hay animales peligrosos de ningún tipo más allá de los inconvenientes que puedan crear los mosquitos. Ya sabes un poco de lo básico para una familia con peques.

Bueno, con esta información nosotros ya nos hemos hecho una idea ahora tenemos que calcular gastos y ver si de adapta a nuestro presupuesto.

Por lo demás, ¡nos encanta la idea de viajar a la Polinesia Francesa! A todos, nos queremos ir ya pero toca esperar.

¿Os parece un ideón o una locura hacer semejante viaje con peques?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debes leer y aceptar la política de tratamiento de datos.
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.