Trucos fáciles para pasear con peques o bebés [sin desesperar]

pasear con bebé y peques

Pasear con nuestros bebés es algo idílico en nuestra cabeza. Después está la realidad que es la que es. A veces nos va bien pero otras nos causa más estrés que otra cosa y acabamos por no queriendo salir a pasear.

Pasear tiene muchos beneficios mentales y físicos para todos los miembros de la familia (preguntad a vuestras doctoras ;D si dudáis) pero si vamos con peques no podemos salir así sin más en cualquier momento.

Necesitamos tener sus necesidades, que son unas cuantas, en cuenta. Nuestras necesidades, habrá que acoplarlas a las suyas lo mejor que podamos.

Para que sea más divertido o relajado (en la fase en la que no duermen de noche el paseo relax era mi salvación) hay algunas cosas que podemos hacer y que a nosotros nos funcionaron bien.

No digo que no vaya a haber rabietas o bebés cagados o hambrientos repentinamente pero se puede llevar mejor la situación si vamos preparados.

Lo bueno de las rabietas es que a esa edad ya pueden hablar un poquito y sabemos por donde van los tiros. Lo malo es que son impredecibles pero sabemos que es una fase que deben superar poco a poco.

pasear bebés y peques

Con los bebés más pequeños a veces es complicado distinguir si tienen caquita, les duele la tripa, tienen hambre o si simplemente están demasiado cansados pero eso lo vamos entendiendo poco a poco y con paciencia.

Para mí una ventaja de la fase rabieta sobre la fase bebé es que nos pueden decir si les duele algo o no. Personalmente saber que no están malos y que no se han hecho daño me da cierta tranquilidad.

Hasta cierto punto casi siempre podemos anticipar lo que puede incomodar a los peques en el paseo y podemos tomar medidas. Lo que más influye es intentar entender al pequeño e ir adaptándonos a las distintas etapas de su crecimiento.

Consejos para pasear con bebés y niños pequeños sin desesperar

  1. Rutina flexible. Sal todos los días más o menos a la hora pero ten en cuenta que con los bebés las siestas van cambiado y tendrás que ir adelantando o atrasando esas horas en base a sus sueños o comidas. Al año y pico es bastante más fácil saber a que hora les va mejor ir a pasear. Otra cosa importante es tener en cuenta el calor que hará y evitar exponer a los peques al solazo. Con el frío no hay problema si tienen la ropa adecuada.
  2. Agua, sombrero o gorro. Llévalos siempre también para ti así evitaréis cortar un paseo (llorera) por el sol, la sed o un viento frío. Aprovecha siempre para estar fuera todo lo que puedas ;D.
  3. Planifica la ruta. ¿Qué puede haber que le guste o qué os puede incomodar en el paseo? A veces, si tenéis más tiempo podéis ir por sitios donde se entretenga más y si es para dormir puedes escoger una ruta más aburrida y con poca o ninguna distracción. Si tu carrito solo va bien en terrenos lisos y eso es un problema en tus paseos, aquí hablamos de las sillas de paseo todoterreno como la nuestra y hay opciones económicas muy prácticas.
  4. Piensa en tiempo no en distancia. Con los niños nunca sabes el tiempo que te llevará recorrer una distancia. El camino que ayer te llevó diez minutos hoy puede llevarte cuarenta. Piensa de cuanto tiempo dispones y a la mitad empieza a caminar hacia a casa para evitar volver metiéndole prisa. Es mejor recorrer menos distancia y dejarles que se entretengan con lo que encuentren. Sus cerebros tienen mucho que descubrir.
  5. Juguetes o materiales para llevar.
  6. Carrito o fular (en este post tienes algunos vídeos que explican como es la forma segura de portear para el bebé y quien lo lleva). Algunos peques prefieren claramente una cosa o la otra y algunos van por rachas. En el caso del fular puede funcionarte llevar el carrito para la vuelta o ir en carrito y volver en el fular para no cargar al peque tanto tiempo. Tu cuerpo se merece un descanso también. Cuando ya caminan a veces también es mejor llevar el carrito para cuando se cansan o si quieres que duerma a la vuelta. NO te aconsejo no llevar el carrito pensando que así se agotará y dormirá mejor porque te tocará cargarlo a ti. Además cuando están muy muy cansados suele pasar que no consigan dormirse (aquí se dice que están pasados de rosca, jajajaja) y que después duerman inquietos. ¡A mí me pasa eso también!
  7. Evita el móvil. Tus pequeños te observan e imitan. Si pasas de ellos y estás todo el tiempo con el móvil eso mismo harán ellos. Como forma de desconectar por experiencia te digo que es mejor respirar profundo y mirar el paisaje. Yo lo llamo meditar en marcha ;D. Otra cosa es que seas influenciadora de alguna red social y que el sustento familiar dependa de lo que vas sacando pero aún así date respiros, los mereces.
  8. Déjales hacer. Hay veces que se quedan jugando con cualquier cosa durante un buen rato. Si no tienes que ir a ningún lado, déjales y disfruta. Lo dicho, respira. Puedes aprovechar para hacer unos estiramientos, una minisesión de yoga o meditar (con los ojos bien abiertos, eso sí).

Después de aplicar todo lo anterior, te la pueden liar parda igualmente nada más salir de casa, no te creas pero aumentas tus posibilidades de éxito enormemente.

Espero que estos consejos te ayuden a disfrutar de muchos paseos. A veces, lo mejor es quedarse quietos y dejarlos jugar con lo que hayan encontrado por el camino. Para mí son los mejores momentos, bien porque me encanta observarlos o bien para tomarme un descanso mental de cuidadora.

¿Cúal es tu truco para hacer del paseo algo NO estresante? ¡Buen paseo!

1 comentario en «Trucos fáciles para pasear con peques o bebés [sin desesperar]»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *