Saltar al contenido
Portada » Organización casa » Tips para organizar la ropa de los niños

Tips para organizar la ropa de los niños

Nuestros peques suelen escoger y guardar su ropa ellos mismos desde más o menos los tres años. Os doy algunos truquitos y consejos que nos han ayudado a conseguirlo. Fomentar su autonomía tiene muchas ventajas para los peques pero también nos quita mucho trabajo y estrés a la larga.

Lo primero es entender que esto es gradual y que hay que empezar por lo más simple que suele ser emparejar calcetines. Según van dominando una tarea les enseñamos otras poco a poco.

Lo siguiente es que tenemos que simplificar la forma de guardar la ropa para adaptarla a sus habilidades. Un peque de tres o cuatro años doblando camisetas en tres pasos puede tener dificultades pero si solo la dobla a la mitad no le costará tanto y es un comienzo para hacer cosas más complicadas con el tiempo.

Organizar la ropa de los peques para fomentar su autonomía

Tener una casa organizada es el sueño de todos los padres. La mejor forma de conseguirlo es que ellos participen en las tareas.

Que recojan sus juguetes o ayudar a recoger la mesa suele ser lo primero que les enseñamos pero organizar su propia ropa desde pequeños les da mucha independencia, refuerza su autoestima (se les ve lo orgullosos que están de hacerlo solitos) y nos quita mucho trabajo de encima a medio y largo plazo (yuhu!!).

Claro que primero tenemos que dedicarle tiempo pero a la larga compensa mucho.

Antes de empezar con la ropa, veamos lo que tenemos que tener en cuenta:

  • Respetar sus ritmos. Cada peque va a su ritmo, a unos le cuestan más una cosas y a otros otras. No comparar ni presionar.
  • Aprender las tareas de una en una. Cuando dominen una, pasamos a la siguiente. Todos nos aturrullamos cuando nos enseñan muchas cosas juntas.
  • Mínimos pasos. O sea, simplificar las tareas. No se trata de que lo hagan como tú. Habrá que adaptar algunas cositas.
  • Complementos. No hace falta gastar mucho pero van bien cajitas, valen de zapatos o similar, y también cestas de colgar bajo los estantes, algunos colgadores a su alcance y un espejo.
  • Todo a su alcance. Usar la parte baja de armarios y cómodas para que lleguen sin problemas.
  • Solo la ropa en uso. Nosotros aprovechamos la parte alta del armario para poner la ropa que les queda aún grande. También la ropa que no es de temporada. Menos ropa, mejor acceso. Así es más cómodo colocar y escoger la ropa y, por lo tanto, lo hacen de mejor gana y aprenden más rápido. Con torres de ropa que se desmoronan o cajones donde va todo a presión, les será muy difícil realizar las tareas.
  • Tipos de ropa. La ropa de niño suele ser más simple sin lazos, volantes, volúmenes extras y similares. Por mucho que queramos que sean iguales y que hagan lo mismo, lo mismo no va a ser y hay prendas bastante complicadas de guardar. O simplificamos al comprar, o es mejor que los adultos guardemos lo complicado.
  • Gustos y clima. Nosotros les decimos el tiempo que va a hacer y les acompañamos al escoger la ropa. Respetamos sus preferencia pero les damos unas pautas respecto a tiempo que va a hacer.
  • Readaptar con la edad. Ellos crecen y su ropa es más grande, practican deporte y actividades nuevas… Lo que nos funciona ahora, puede que no funcione en uno o dos años. Es un proceso de cambio y adaptación continuos.

Os cuento cómo está organizada la ropa de nuestros peques para que os sirva como idea en vuestro caso. Organización por tipo de ropa:

  • Calcetines. Los meten unos dentro de otros. Tiene una cajitas para los cortos y otra para los largos.
  • Bragas, calzoncillos y bóxers. En una cajita apilados. Así, después de lavarlos, es solo que los cojan, estiren y pongan encima de los otros.
  • Camisetas interiores, ropa baño, gorros y bufandas. También van en cajas y las reubicamos según la sesión. Siempre saben donde tienen todo desde que lo hacemos así.
  • Pijamas. Otra cajita, doblados a la mitad pero el pantalón va en medio de la parte de arriba.
  • Ropa de diario. Va apilada por prendas: una pila de pantalones cortos, otra de largos, otra de camisetas de manga corta, otra para las de manga larga y otra para sudaderas, jerséis y chaquetas. Todo se dobla una sóla vez a la mitad menos la ropa de manga larga que primero se estira cada manga hacia la otra manga por la espalda y luego ya sí se doblan a la mitad.
  • Vestidos y faldas. La ropa de niña es más variada. Por una lado tenemos los vestidos que siempre colgamos en perchas (ponerlas a su altura o ayudadles). Para las faldas lo que mejor nos va tras varios intentos es una cesta bajo uno de los estantes.
  • Ropa sucia, rota, que no nos sirve y calcetines solteros. La ropa sucia se va directa a la cesta de la colada. La rota la tiran (preguntan siempre) y lo mismo con los calcetines que llevan varias semanas sin pareja. Por último tenemos en casa una bolsa de ropa para donar que es donde ponemos todo lo que no nos sirve.
  • Ropa de abrigo. La colgamos en perchas.
  • Zapatos. Debajo de la cama, además cada uno tiene una zona asignada en el zapatero de la entrada para el calzado que más usan (en casa vamos descalzos por eso necesitamos zapatero en la entrada).
  • Ropa mojada como trajes de nieve, chubasqueros, toallas… En todas las habitaciones tenemos un colgador entre el armario y la pared. Tenemos colgadores bastante altos pero también a la altura de los peques. Van genial para dejar ropa a secar que no se usa todos los días y así no saturar el colgador de la entrada.

Consejo extra: la ropa se escoge el día antes y se deja preparada. Así nos evitamos prisas mañaneras. Nosotros también escogemos con antelación la ropa para eventos especiales y así nos aseguramos de que está lavada. Resumiendo, anticipa para evitar dramas ;D.

¿Qué os funciona y qué no en la organización de la ropa de los peques? ¿Se lo dáis hecho o les enseñáis a hacerlo?

Gracias a Zippy Online por confiar en trucosdefamilia.com y hacer posible su continuidad patrocinando este post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.