02 Oct

El mejor regalo para mamás y papás recientes

Si ya eres mamá, sabrás bien de lo que te hablo.

Amor puro.

Estrés puro.

La vida con un recién nacido es así de intensa.

No es solo por el bebé.

El cuerpo se tiene que recuperar del embarazo y el parto. Las hormonas, por si no fuera ya suficiente, siguen haciendo estragos y la mamá está extremadamente sensible.

El mejor regalo para mamás y papás recientes por trucosdefamilia.com

Con la mejor de las intenciones, vas de visita a llevarle ese regalo tan monísimo que le has comprado al bebé de tu amiga y/o a ella. Hablaréis mucho y tomaréis el té tranquilamente.

O no.

Puede que el bebé no pare de berrear  y no tengáis ni idea de por qué ni de cómo calmarlo. O puede, con un poco de suerte, que se pase la tarde enganchado al pecho de su mami. Ahí al menos no llorará.

Ella, tan maja como siempre, te preparará los cafés, tés y aperitivos que quieras con la mano que le queda libre. Es tan maja, que se disculpara cien mil millones de veces por el desorden, la falta de limpieza o por no tener algo mejor que ofrecerte que esas galletas medio rancias. 

Ahora que te fijas la notas un pelín cansada y efectivamente la casa está un poco patas arriba. Por no hablar de que va con el pelo supersucio y en pijama. Pero mejor esto no se lo digas.

Mejor escucha, escucha…

¿Qué no ha dormido más de tres horas seguidas desde que ha nacido el bebé? ¿Qué no puede ni comer tranquila? ¿Qué se va a poner a llorar? ¿Qué el bebé llora durante horas y no sabe por qué? ¿Qué tiene miedo de estar haciendo algo mal?

¡Oh, oh!

Amiga en crisis.

¿Podrás hacer algo para ayudarla?

Sí, sí que puedes.

Hazles un regalo que no se compra en ninguna tienda y que ni ella ni el nuevo papá olvidarán. Les ayudará más que un par de pijamas o unos zapatitos monos para su bebé.

Arremángate que empezamos con los regalos más guays que se le pueden dar a unos papás recientes.

Regalos buenos de verdad para mamás (y papás) recientes

  1. Prepara comida en tu casa para que puedan guardar en la nevera o el congelador. Qué sólo necesiten calentarla.
  2. Pídele que te de una lista y sal a hacer la compra.
  3. Limpia los baños. Para la mayoría de nosotras es lo más urgente en la limpieza. ¿Quién puede disfrutar de una ducha con un baño sucio?
  4. Limpia los cristales, espejos y ventanas. Que entre la luz y alegre la casa.
  5. Haz la colada en tu casa o en la suya, según prefiera.
  6. Llévate la ropa limpia y tráesela planchada.
  7. Aspira. Claro que si vas bien de presupuesto libra a la familia de aspirar para siempre regalándole un robot aspirador. El Taurus Striker Mini solo cuesta 83,51€ y aspira y pasa la mopa. Asegúrate antes de que la familia no tiene uno ya.
  8. Lleva a los otros hijos al parque siempre que puedas para que mamá haga siesta con el bebé, se duche o haga lo que sea.
  9. Quédate con el bebé y los otros hijos para que se duche tranquila o haga una siesta. Si el bebé no duerme no podrá hacer nada si alguien no lo cuida.
  10. Llévale algún dulce hecho en casa sano que pueda tomar en cualquier momento y que le dé energía pero sin ser puro azúcar como este pan de plátano y avena o este brownie de avena y ciruelas.
  11. Escúchala. Sin críticas, sin juzgar. Déjala que se desahogue. Mientras las escuchas puedes cocinar o barrer, ya que estás ;D.
  12. Ayúdale a clasificar y organizar la ropa y regalos del bebé. Yo siempre estaré agradecida pero mucho, mucho a la bendita amiga que me ayudó con esto. Parece una chorrada pero aquella montaña de ropa y cosas para el bebé me parecía un imposible.
  13. Cortar el césped.
  14. Arreglar el jardín, la terraza o el balcón. Es genial comer o tomar el té  y sobretodo dar de mamar al bebé en la terraza si están limpios y bonitos. Levanta el ánimo a cualquiera ¿no?

¿Ya sabes lo que quieres hacer por ella? Vale, pero espera un momento.

Por mucha confianza que tengas, no podrás entrar en su casa y ponerte a limpiar el baño o coger la cesta de la ropa sucia.

Sigue estos consejitos para que tu iniciativa termine bien para todos:

  • Presta atención cuando hables con ella y obtén pistas de lo que necesita. Si la mamá no da pistas, interroga al padre o hermanas. No falla.
  • Antes de hacer nada, comunícaselo y pregúntale por sus preferencias.
  • Puedes organizarte con el padre para que ellos vayan a pasear un ratito, a comprar algo que necesiten mientras tu aspiras o lo que sea que has acordado hacer.
  • No hagas preguntas generales tipo ¿Qué quieres que haga? La respuesta será Nada.
  • Así pues, sé concreta:
    • Limpio el baño mientras amamantas y después, si quieres, podemos salir a pasear.
    • Te he traído comida para que congeles y no tengas que cocinar. Solo tienes que calentarla. ¿Quieres que te ayude a guardarla?
    • Plancho mientras hablamos. ¿Dónde están la plancha y la ropa para planchar?
    • Cojo al bebé mientras te duchas.
    • ¿Pongo la lavadora mientras nos tomamos el café?
    • Mientras haces la siesta con el bebé me llevo a los peques al parque y meriendan en mi casa.
  • Se delicada. A las mamás, especialmente las primerizas, nos cuesta aceptar ayuda. Creemos, cosas de la maldita sociedad machista, que tenemos que hacerlo todo. Puede que lo consigamos a costa de nuestro descanso, tiempo libre y, a menudo, de nuestra salud. Por encima la hipersensibilidad postparto… Lo dicho: delicadeza y amor, mucho amor. Eso nos encanta.

Con un pequeño esfuerzo podemos conseguir aliviar la carga de unos nuevos papás y sé por experiencia propia que lo agradecerán si lo hacemos con respeto.

Cómo ves el mejor regalo que puedes hacer a mamás y papás recientes es TIEMPO.

¡Lo bien que sienta que te pongan la comida en la mesa o que la cesta de la ropa sucia aparezca vacía después de una siesta!

¿Has hecho algo así alguna vez o lo han hecho por ti?

 

28 Sep

Mamá no te disculpes por…

Cuando estás embarazada por primera vez todos te dicen mil cosas, te dan mil consejos, opinan de todo pero nadie te dice que a partir de que nazca tu bebé te sentirás culpable muy a menudo.

O te harán sentir culpable.

Cuidar a un bebé es un trabajo de 24 horas, créeme. Todo lo que demás es un extra que harás cuando puedas y como puedas. Si es que puedes.

¿Cuántas cosas a la vez tienes que hacer en un trabajo normal? Una.

¿En cuantos trabajos estás 24 horas al día sin saber cuando vas a dormir, comer, ducharte o hacer pis todos los días del año? Legalmente, en ninguno.

¿Entonces quién demonios ha dicho que las mamás tenemos que hacerlo todo y por encima bien?

La gente es muy ligera hablando. Culpar a la madre es lo más fácil porque la ignorancia dice que todos, pero todos los bebés son iguales así que lo mínimo que haga fuera de tiempo o lugar tiene que ser culpa de la madre.

No, no y no. Ólvidate, chica.

¿Qué se creé la gente que hacemos las mamás en casa? ¿La manicura, ver fútbol?

Mamá no te disculpes por

Cada bebé es distinto y sus necesidades son distintas. ¿Tu tienes la misma sed y al mismo tiempo que tu marido o tu madre o tu hermana? ¿Por qué iba a ser distinto con los bebés?

Dan mucho trabajo que sumado al trabajo de la casa y a tu trabajo remunerado cuando te reincorpores se te harán cuesta arriba. Una cuesta muy inclinada y de la que no se ve el final.

Por supuesto que hay niños muy tranquilos pero aún así dan trabajo. De los que son más intensos no te quiero ni contar.

Tú y tu pareja  tomaréis decisiones con las que no todo el mundo estará de acuerdo. ¿Y qué? Todos hacemos lo que podemos y tomamos las decisiones que creemos más acertadas. Podemos equivocarnos pero debemos respetar las decisiones de los demás y exigir que respeten las nuestras.

Respeto y tolerancia.

No tienes que contentar a toda la humanidad ni darles explicaciones siquiera. Tampoco eres responsable de todo lo que les pase y hagan tus hijos. Solo faltaba.

Las mamás NO tenemos que disculparnos por…

  1. Por dar el pecho a tu bebé.
  2. Por no dar el pecho a tu bebé.
  3. Por darle papillas a tu bebé.
  4. Por elegir el BLW (20 alimentos fantásticos para empezar aquí)
  5. Porque la limpieza de tu casa no sea muy buena últimamente.
  6. Por ir despeinada.
  7. Por llevar la ropa sin planchar.
  8. Por la hipersensibilidad emocional. Las hormonas te la jugarán más de una vez, aprovecha y desahógate.
  9. Por estar cansada.
  10. Porque se te olviden las cosas. Para las despistadas habituales esto de dormir poco nos viene hasta bien como excusa.
  11. Por no dar abasto. Reduce mejor tu lista de quehaceres.
  12. Porque tu peque se haya manchado.
  13. Porque tu seas la manchada u otra persona.
  14. Por que el bebé interrumpa las conversaciones.
  15. Por no tener una vida social como antes o ninguna vida social.
  16. Por preferir dormir a cualquier cosa.
  17. Por querer recuperar tu figura pre-embarazo o porque no te importe demasiado no recuperarla.
  18. Por no querer aún o nunca más hijos o por quererlos ya.
  19. Por querer respetar los horarios y ritmos de tus hijos.
  20. Por no agujerear las orejas de tu niña o por hacerlo.
  21. Por no ponerle zapatos a tu bebé. Es lo recomendado.
  22. Por como van vestidos tus hijos.
  23. Por no querer taparlo más o menos.
  24. Por tener que cambiarle el pañal en cualquier momento o lugar a tu bebé.
  25. Por que se enfermen.
  26. Por que rían y jueguen.
  27. Por besarlos y abrazarlos.
  28. Por no pasar de ellos.
  29. Por jugar y reír con ellos.
  30. Por disfrutar de ellos.
  31. Por preferir estar con ellos a vuestro rollo.
  32. Por las siestas con ellos.
  33. Por hacer planes solo con ellos y papá.
  34. Porque las comidas últimamente no sean de lo mejor que has hecho (sin sal, con demasiada sal, medio crudo, pasado…).
  35. Porque la comida esté tarde o no esté siquiera. ¡Qué vivan los bocadillos y la fruta!
  36. Por dejar a los peques con papá o los abuelos e irte a tomar un café con tus amigas, hacer la compra tu solita, correr, pasear…
  37. Por pasar de la gente.
  38. Por volver al trabajo.
  39. Por dejar tu trabajo para criarme.
  40. Por criarme como crees que es mejor.
  41. Por portearme cerquita.
  42. Por llevarme en carrito.

Se realista y desconecta un poco de lo que el mundo quiera o diga. Son tus hijos y es tu vida. Tú (y tu pareja) no tenéis que dar explicaciones a nadie.

Piensa que quién te dice algo demuestra poco respeto y confianza en vuestras decisiones (o quizá es en las suyas en las que no confía y ataca para disimular, ¡típico!). Díselo. También hay gente muy intolerante con los demás que no merecen ni una pizca de tu tiempo.

Criar a los hijos de los demás es muy fácil…de boquilla.

Pero tu peor enemiga serás tú y tu autoexigencia. ¿Limpiar o jugar, amamantar, mecer… a tu peque? La porquería no se irá. Lo se. Jajajaja.

¿No eres perfecta? ¿No puedes controlarlo todo?

Bienvenida al club.

Ahora que lo tienes claro, lo dicho: disfruta.

¿Por qué te has sentido o te han hecho sentir culpable en tu maternidad?

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar