26 Jun

Cómo escoger el sombrero perfecto para toda la familia

Ha llegado el sol intenso, intensísimo, y toca protegerse. Si bien es cierto que a los más peques les ponemos siempre sombrerito, de los niños no tan peques y de nosotros mismos solemos restarle imporntacia y lo dejamos pasar. En una encuesta que hice en mi Instagram solo el 21% de las y los votantes usamos sombrero. ¡Me parece poquísimo! Sobretodo en las que pasamos mucho tiempo fuera con los peques.

No sé ni cuando empecé a usar sombrero pero en cuanto sube la temperatura no salgo sin él. Va con las gafas de sol, es ya un gesto automático. Los peques tienen los suyos en una caja junto a la puerta y ellos mismos escogen el que quieren llevar cuando salen sin decirles nada. Tener dos es suficiente si uno es neutro y va con todo, con el otro podemos arriesgarnos más.

Tanto para pasear como para pasar la tarde en el parque, playa o piscina, mantener la cabeza tapadita del sol es algo que nuestra salud va agradecer. Por no hablar de lo bien que tapan un buen despeinado o un pelo regulín de limpio ;D.

El sombrero nos puede evitar quemaduras, dolor de cabeza y muchas arrugas. La clave es elegir un modelo que nos resulte cómodo y nos guste, así nos lo pondremos seguro.

Claves para escoger sombrero

El objetivo de los sombreros es mantener la cabeza más fresca y proteger la piel de la cara, orejas y nuca de la acción del sol. De paso, si vamos monos, pues mejor.

  1. Talla correcta: si aprieta nos dolerá y nos hará sudar y si es muy grande se caerá y no se mantendrá en su sitio. Para saber la talla tenéis que medir la frente por encima de las cejas. En Internet encontraréis muchas tablas para saber que talla os corresponde según vuestro país.
  2. Material: para el verano debe ser ligero tela o paja, por ejemplo. Nada de sombreros de plástico o piel gruesa o se os achicharrará el cerebro (quizá eso no pero puede contribuir a un golpe de calor o dolor de cabeza).
  3. Color: los colores claros reflejan la luz del sol y nos ayudan a tener la cabeza más fresquita. Con los oscuros pasaréis mucha más calor, dejadlos para entretiempo. Por otro lado, los colores neutros son más fáciles de combinar ;D.
  4. Bisera o sombrero: la bisera tiene la desventaja de que no tapa la nuca ni las orejas pero la ventaja de que la puedes meter en cualquier bolso.
  5. Protección solar: para los bebés existen gorras con factor solar muy alto chulísimas que cubren la nuca y las orejas. Pero si sudan mucho, veréis que aguantarán mejor un sombrerito porque les da más el aire por la nuca (esto nos pasó a nosotros con el peque).
  6. Tamaño del ala: un pamelón puede ser muy mono pero es imposible de llevar si hace algo de viento, tienes que pegar una carrera detrás de un peque o hay mucha gente. Para estar en tu terracita o jardín leyendo es ideal, también para paseos tranquilos sin viento y queda mono en eventos (incómodo, vas chocando con todo el mundo). Si aún así quieres pamela elige ala no muy ancha y flexible que son más ponibles. Los de ala más corta son más cómodos. Si estás en zona de mucho viento, añádele un cordón y listo.
  7. Completos o sin la parte de arriba: sin la parte de arriba van bien para entretiempo pero con sol intenso mejor completo.
  8. Estilo: Busca y rebusca, seguro que encuentras algo que va ideal contigo. Pasa de supermega moda del momento, si no es lo tuyo. Para los hombres también los hay ideales aunque solo los más estilosos dejan las biseras y se los ponen a diario ( ¿o no?). Con los niños es cuestión de acostumbrarles de pequeños y dejarles escoger cuando son un poco más mayores aunque será difícil obligarles si no quieren.

Pues ya sabéis como escoger un sombrerito. A mí me toca comprar uno o dos porque solo tengo uno que han espachurrado en la mudanza.

TIP: en invierno dejadlos con un chal o algo dentro para que no pierdan la forma y os durarán varias temporadas.

¿Cuál es el sombrero de tu vida?

29 Ago

Cómo extraer y almacenar leche materna de forma cómoda y práctica

Extraer y almacenar leche materna es un tema que interesa mucho a las mamás que volvemos a trabajar y queremos que nuestro bebé siga tomando exclusivamente leche materna.

Pero también a todas las mamás que quieran tener una pequeña reserva de leche materna para cuando van a estar unas horas alejadas del bebé por el motivo que sea.

Como extraer y almacenar leche materna de forma práctica cómoda y práctica

Yo estoy en los dos grupos.

Por un lado, quiero que el bebé siga tomando exclusivamente leche materna cuando yo vuelva al trabajo.

Por otro lado, esa reserva nos está ya haciendo la vida más fácil en casa. Si voy al médico, hacer la compra, a depilarme o a donde sea sea, mi marido se queda tranquilamente con el bebé porque sabe que si le entra hambre no tiene más que abrir el congelador coger una bolsita de leche, descongelarla y calentarla en una taza con agua del grifo.

Extraerse y almacenar leche materna es muy fácil si disponemos de buena información. Os cuento como lo hago yo y abajo os dejo unos enlaces a páginas especializadas en este tema con información clara y precisa.

Material para extraer y almacenar la leche materna

CONSEJOS

Primero me gustaría indicar lo que en mi opinión va mejor en cada caso y luego os cuento mis fallos por si estáis en dudas y os aclaran algo.

Para las que quieren un poco de leche en reserva para algún día suelto cada mucho lo mejor(más barato) sería probar a sacártelo manualmente o usar un sacaleches manual.

Si vas necesitar leche con cierta frecuencia, un par de veces a la semana, por ejemplo, yo me haría con un extractor manual o uno eléctrico simple .

En los dos casos los puedes almacenar en botellas o vasos que puedes lavar y volver a usar todo lo que quieras. Los vasos como los de Avent los puedes reutilizar luego con las papillas. Si es algo previsto lo puedes dejar preparado en la nevera después de extraerlo (máximo 24 horas).

Si necesitas una reserva mayor y después  te vas  sacar en el trabajo, te recomiendo un sacaleches eléctrico simple o doble.

Para almacenar mucha cantidad las bolsas van perfectas. Las pones a congelar extendidas horizontalmente para que ocupen menos y se descongele rapidito.

MI ELECCIÓN Y POR QUE FUE UN ERROR

Con mi primer bebé dejé mi empleo. Tenía un extractor manual de Avent que me regalaron y apenas usé. Error. Debería haber hecho una reservita de leche congelada con lo que hubiera tenido bastante menos estrés cada vez que tenía una cita o me iba a algún lado sin ella.

Esta vez vuelvo a mi trabajo fuera de casa así que compré este extractor de Kinyo. Funciona bien pero para mí tiene dos problemas:

  1. No consulté el tamaño del embudo antes de comprar. Error gordo.Consulté al proveedor y me dijo que lamentablemente no tienen otra talla. Los embudos no son talla única y pueden provocar problemas en pezones y pecho si no son el tamaño adecuado. Por favor, medid vuestros pezones e informaros de la talla que necesitáis. Evitaréis problemas de salud y al final ahorraréis. El sacaleches de Medela es mucho más caro pero tiene embudos de varias tallas aunque hay que comprarlos aparte (trae uno talla M). Yo me compré el Kinyo y creo tendré que comprarme el Medela más el embudo de mi talla.
  2. Lo cogí simple. Error engorroso. Volviendo trabajar, compensa el gasto de cogerlo doble. No me sobra el tiempo ni en el trabajo ni en casa.

MATERIAL NECESARIO PARA EXTRAER Y ALMACENAR LA LECHE MATERNA

Pues dicho lo anterior ya tienes una idea más o menos de lo que te puede venir mejor o eso espero :D.

Para extraer y almacenar necesitas:

  1. Sacaleches. Arriba te contaba cual creo que va mejor según la situación pero cada una debe valorar la suya propia y decidir. No olvides consultar que talla de embudo necesitas.
  2. Bolsas o botellas para almacenar la leche materna. Si necesitas almacenar mucha cantidad yo te recomiendo las bolsas. Yo uso las de Lansinoh que tienen doble cierre y muy buen precio (una caja de 50 bolsas unos 11 euros). Para una pequeña reserva puedes usar botellas aunque salen más caras pero puedes lavarlas y usarlas una y otra vez. Los botes de Avent, como decía antes, puedes reutilizarlos para las papillas, aunque las botellas con una cuchara larga supongo que también ;D.
  3. Cepillos, esponja y jabón lavaplatos para limpiar después de cada uso. Algunos sacaleches por lo visto traen ya cepillo. Yo tuve que comprarlos y tengo uno grande y otro pequeñito para teninas y huequecitos del sacaleches.
  4. Biberones y tetinas, jeringas o vasito para darle la leche al peque. Los sacaleches suelen traer un biberón que también sirve de botella de extracción. La tetina viene incluida. Con el tiempo necesitarás comprar nuevas tetinas y biberones. Hay packs con varios biberones, tetina y cepillos y sale mucho más  barato que comprar por separado.

No pongo nada de esterilizador porque se puede hacer con agua hirviendo en una olla. Hay unas bolsas para el micro que dicen que son comodísimas pero yo no las he probado.

Esterilizo una vez a la semana en agua hirviendo con un chorrito de vinagre tal y como me dijeron en el hospital.

Cómo extraer y almacenar leche materna de forma cómoda y práctica

Extraerme leche me ha resultado siempre incómodo, no engaño a nadie. Os cuento lo que mejor me va.

Por la noche le doy de un pecho al bebé y reservo al otro para extraer la leche por la mañana. O no le doy del pecho de reserva o, si es necesario, le doy un poco.

Por la mañana, me extraigo la leche del «pecho reserva». Al principio lo hacía con el bebé en el otro pecho y es como mejor me iba pero ya se mueve demasiado y es imposible.

Para tener más leche lo que hice cuando empecé fue ponerme el extractor unos cinco minutos o menos en cada pecho varias veces al día. Es un poco rollo pero en dos o tres días ya podía sacarme 100 ml por la mañana sin esfuerzo del «pecho de reserva». Sin esfuerzo me refiero a que tardo unos ocho  o diez minutos y dos son del programa de masaje del extractor. Además sigo teniendo toda la leche que necesite el bebé. Con lo poco que me gusta sacarme leche reconozco que así me va genial :D.

Almacenar leche materna

SACARSE LA LECHE Y ALMACENARLA

  1. Me lavo las manos.
  2. Monto el sacaleches.
  3. Me saco la leche.
  4. Cojo una bolsita y apunto la fecha y la cantidad. Guardo en bolsas de 100-110 ml o de 50-60 ml.
  5. Meto la leche en la bolsa y cierro.
  6. (Ver foto) Coloco la bolsa de leche congelada del día anterior en posición vertical en el lugar que le corresponde por fecha y mililitros. En un cajón pongo las bolsas de unos 100 ml ordenadas por fecha y en otro las de más o menos 50 ml. Así es muy fácil coger una bolsa según la cantidad que necesitemos y asegurándonos de que es la más antigua.
  7. Pongo la bolsa con la leche fresca tumbada en el congelador.
  8. Lavo con agua caliente y lavavajillas las piezas del sacaleches lavables y la botella y las dejo a secar.

Aquí están las dos páginas de las que os hablaba:

  • Albalactanciamaterna.org .  En Lactancia, el tema tres es Manejo de la leche materna  tiene un apartado de como extraerla y otro de como almacenarla.
  • La liga de la leche España. En su apartado de Lactancia Materna enconatrás los tiempos y temperaturas de almacenamiento, como descongelar, como juntar leche de varias extraciones…

Lo ideal es tener algún grupo de apoyo a la lactancia que os ayude cerca, asesora de lactancia, ginecólog@ y/o matrona puestos en el tema (que algunos tienen tan poco interés que saben menos que yo) pero a veces esto es complicado.

¿Extraer leche materna y almacenarla es más fácil o más difícil de lo que pensabais? ¿Cuál es el punto más complicado? ¿Algún truquito? ¿Os disgusta como a mí o lo lleváis bien?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar