28 Ago

Lactancia materna: claves para fracasar estrepitosamente

Si la lactancia materna es lo mejor para el bebé sin duda y con mucha diferencia, ¿cómo puede ser que muchas mujeres teniendo intención de hacerlo no consigan llevarla a cabo ni siquiera un mes?

Está más que demostrado que es lo mejor para el bebé, tiene múltiples ventajas para la salud de la madre y por encima dar el pecho al bebé es gratis. Es cómodo porque siempre está preparado con la cantidad que necesite el bebé sea cual sea, no tienes que tirar lo que sobra, ni lavar, ni esterilizar. La temperatura es la ideal y no te tienes que preocupar de que se enfríe o, peor, de que el bebé se queme. Su composición se va adaptando a las necesidades del bebé. Es perfecto.

¿Qué falla entonces?

Dar el pecho o el biberón es una decisión muy importante para una madre. Para tomar esa decisión lo ideal es que la madre tuviera toda la información posible y que personal sanitario especializado la asesorara si lo necesitara. Una vez tomada todos deberíamos respetar esa decisión y apoyarla. Pero esto sería lo ideal no lo que en realidad sucede.

Qué la lactancia materna fracase es desgraciadamente muy frecuente.

Factores clave en el fracaso de la lactancia materna

  1. . Estás decidida a amamantar ya que te han dicho que es lo mejor. Fin. Amamantar a un bebé plantea ciertos retos para los que debes estar preparada. Esta preparación es información, saber a lo que te enfrentas, que puede pasar y como afrontarlo. Hay muy buena información en internet y también puedes ir a un grupo de apoyo a la lactancia local para que te cuenten como va. En este post tienes unos estupendos enlaces con los que empezar.
  2. Presión social. Segundo y último factor. Puede que tú estés completamente convencida de que quieres amamantar a tu bebé pero el entrono te presiona para que dejes de hacerlo y te hace sentir mal. Pero mal, mal. El bebé llora y pide pecho a todas horas y esa gente te hace sentir culpable, que no lo haces bien y que no sabes cuidar a tu bebé. ¿Quién ejerce esta presión social? Resumiendo, doña ignoracia y doña falta de respeto. ¿Crees que lo que digo es duro? Más duros son quienes las representan contra ti sin piedad y sin pudor y que por encima son de quien esperabas apoyo y ayuda:
    • Madre y suegra: tus enemigos number one. Crueles e implacables si no vas por donde quieren o tus mejores aliadas. Con estás no suele haber medias tintas.
    • Tu marido: puede que no quiera que amamantes por el que dirán o para tenerte más disponible. Hoy en día creo que estos maridos tan egoístas son escasos.
    • El pediatra. Si te empuja a pasarte a leche de fórmula incluso regalándote botes pide un cambio de pediatra y pon una reclamación en atención al paciente. No olvides mencionar la marca de leche que te recomienda. Huele a chamusquina y a comisiones lo que está totalmente prohibido en España (y muchos otros países). Los médicos de la Seguridad Social tienen un sueldo pagado con tus impuestos.
    • Resto del personal sanitario. Lo mismo que con el médico, pon una queja formal. Con mucha quejas, el cambio que hay en la teoría se hará práctico.
    • Amigas, hermanas, primas y resto del mundo. Puede se que ellas no hayan amamantado y atacan tu lactancia por no ser como ellas (eres mejor a sus ojos, créeme) o por que no tienen hijos y no lo entienden. Máchacalas con datos de estadísticas científicas, verás como callan. Aprende de memoria tres o cuatro datos o, si no recuerdas ninguno en ese momento, invéntatelo. Si total, hablan por hablar, si estuvieran mínimamente enteradas te apoyarían.

Ahora ya sabes donde están las claves para el fracaso y sabes que la información es la forma de prevenir tus miedos y de combatir a quién te quiera fastidiar el momento.

Todas estas personas pueden fastidiarte o ser un apoyo maravilloso. La lactancia materna es bella y la mayoría querrá que la disfrutes si es lo que tú quieres y se lo dejas claro desde el principio.

Una última cosa. Respeto. Hagas lo que tú hagas respeta la decisión de otras madres aunque ellas te hayan atacado en algún momento. ¿Que ganarías? Nada o quizá perder a una amiga. Criar a un bebé siempre es duro con pecho o sin pecho.

Este es el cuarto post que escribo este mes sobre lactancia materna. Escribí estos post para la iniciativa #ProyectoK de Acción Contra el Hambre  en la que también colabora Madresfera. En los otros post te hablé de las sorpresas de la lactancia materna, los miedos que tenemos las madres respecto a a la lactancia materna y te di algunos buenos enlaces para empezar a informarte sobre la lactancia materna.

¿A que tuviste que enfrentarte para que no fracasará tu lactancia materna o, a tu pesar, finalmente fracasó?

 

21 Ago

Lactancia materna: miedos de mamás

A ver, una cosa es la teoría y los estudios científicos y otra tú y tu bebé. Por supuesto que están genial todos esos estudios que demuestran los infinitos beneficios de la lactancia materna pero ¿qué pasa con mamá? ¿lo podrás hacer? ¿es muy difícil? ¿duele? ¿cómo sabrás que ha comido suficiente?

Estos miedos son naturales, no te lo digo por ningún estudio, que seguro que los habrá, te lo digo por que yo los tuve. Tuve miedo y tuve dudas. Muchas dudas.

Un bebé ¡ madre mía!

¡Pues claro que asusta!

Una vida, un ser tan frágil depende de ti ¿y si metes la pata?Lactancia Materna-miedos de mamás

Estos eran mis miedos, los miedos de mis amigas, los miedos de mis compañeras de trabajo, los de las matronas, los de las doctoras que me atendieron…

¡Bienvenida al club «Quiero ser una buena mamá y me asusta fallar»!

 

MIEDOS sobre la LACTANCIA MATERNA

La alimentación es una de las partes más importantes en la vida del bebé y básicamente los miedos que tendrás dando el pecho son:

  • no comerá lo suficiente
  • no tendré leche suficiente
  • la leche no será buena
  • uno más: me dolerá y no podré seguir

Estos miedos los tendrás debido a que:

  1. No puedes medir cuanto le das, en realidad al principio no sabrás si ha mamado algo o no.
    • SOLUCIÓN: En realidad, no importa mucho. ¿Tú bebés siempre lo mismo? Relajate y amamanta, no tiene fallo.
  2. Pide pecho muy frecuentemente y a ti te habían dicho que cada dos o tres horas que si no se malacostumbraba (jajajajajaja).
    • SOLUCIÓN: la lactancia materna es a demanda, no existe un patrón regular de tomas. Cuando el bebé pida. Antes les decían a las madres que cada cuatro horas. Ahora te dirán que los primeros días nunca le dejes más de cuatro horas sin mamar o entrarán en hipoglucemía. Vamos que antes los mataban de hambre. Lo que habrán sufrido esos niños y esas madres con sus bebés todo el día llorando.
  3. No quiere soltarte, se tira tiempo y tiempo al pecho y si lo apartas llora.
    • SOLUCIÓN: Paciencia. La teta no es solo alimento es consuelo, inductora de sueño, amor, refugio,… Dar amor, no es malcriar.
  4. No come lo mismo que los otros bebés de tu familia o amigas.
    • SOLUCIÓN: ¿Tú comes lo mismo que todos tus vecinos? No compares.
  5. No crece/engorda tanto como otros bebés.
    • SOLUCIÓN: Lo dicho. No compares. Tu bebé es único.
  6. Crees que tu leche le sienta mal ya que hace caca cada vez que mama y es muy fluida.
    • SOLUCIÓN: Puede hacer caca tras cada toma o pasar varios días sin hacer caca. Normal.
  7. Al pasar los meses tus pechos están más blandos y crees que se te ha acabado la leche.
    • SOLUCIÓN: pasadas las semanas el pecho produce leche cuando el bebé mama y se queda más blando.
  8. Tu leche no es buena por que no se ve como la leche de vaca (o eso te dice tu madre/suegra/…)
    • SOLUCIÓN: Tu no eres una vaca y tu bebé no es una ternera.
  9. Has oído mil historias sobre lo dolorosa que es la lactancia y que muchas mujeres lo han dejado por el dolor.
    • SOLUCIÓN: el bebé tiene que estar colocado y agarrado de forma adecuada y no de cualquier manera para evitar heridas en los pezones.

Como ves gran parte del problema viene dado por que todo lo comparamos y todo lo queremos medir. 

Otro problema que se suma al miedo que ya tenemos son los bocazas. Sí, bocazas. Todos esos que creen y dicen saber más que tú, no confían en ti como madre, no valoran tus esfuerzos y eso fastidia un huevo. Te pueden hundir si les haces caso.

Si das el pecho, te critican. Si dejas de dar el pecho, te critican. Y si le das bibe también te critican.

Pasa de ellos.

Busca gente que de verdad sepa y te quiera ayudar. Pregunta a tu matrona o busca algún grupo de apoyo a la lactancia en tu zona. En Internet también encontrarás apoyo de gente que de verdad controla el tema.

Estar bien informados y saber lo que se hace es la mejor vacuna contra las críticas. En este post tienes unos enlaces muy buenos por los que empezar a ampliar tus conocimientos sobre la lactancia y en este otro post te cuento en que me sorprendió la lactancia materna.

Según avances exitosamente con la lactancia tus miedos se diluirán y vendrán otros. Miedos de mamás (y papás, créeme).

¿Qué es lo que más te asusta o te asustaba sobre la lactancia materna?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar