Sexo posparto: la sexóloga nos aclara dudas

Tras un parto el sexo no es la prioridad número uno.

Seguro.

Pero todas en algún momento nos hacemos preguntas.

Nuestras parejas probablemente también tendrán dudas aunque no lo digan.

¿Dolerá?

¿Podré?

¿Tras la cuarentena ya todo será como antes?

¿Le gustaré?

¿Me gustará?

¿A dónde ha ido mi libido?

Por no hablar del factor anti-sexy que tiene el parto, los loquios, nuestros músculos aún distendidos… Nuestro cuerpo nos parece un cuerpo extraño que no conocemos. Inseguridad.

Posparto y cuarentena

La cuarentena o puerperio son las 6 semanas posteriores al parto. La recomendación de no tener sexo es para evitar posibles infecciones o complicaciones pero el periodo de recuperación varía en cada una de nosotras y cada mujer, cada cuerpo y cada historia marcarán el ritmo de la recuperación.

Lo que nos podemos encontrar en el posparto:

  • Heridas que tienen que sanar: cesárea, episiotomía, un pequeño desgarro…
  • El útero y todo lo demás volviendo a su sitio.
  • Los loquios nos van a afectar seguro a todas, un sangrado que dura semanas ya sea por cesárea o parto vaginal. Lo que va a variar es la duración. Si sangras mucho pasados los primeros días o huelen muy mal, pitando al hospital.
  • Las primeras veces que vas al baño pueden ser complicadas. O no.
  • Las hormonas entran en acción, otra vez y de muchas maneras.
  • Cansancio. Mucho. Cansancio.
  • Un bebé o más completamente dependiente al que tienes que adaptar tu vida.
  • Un angelito en el cielo. Si el cuerpo tarda en curar, el alma puede tardar aún más. Te mando un abrazo enorme y te acompaño en tu duelo si es tu caso.
  • Diástasis abdominal, problemas en el suelo pélvico, dolor de espalda, anemia u otras complicaciones que nos pueden dar la lata bastante tiempo. Pide ayuda profesional, NO tienes que sufrir.
  • Traumas relacionados con el embarazo o el parto.

Vamos que si no estas para tirar cohetes semanas, incluso meses, después del parto, ¡es normal!

Y si estás para tirar cohetes, también es normal. Cada cuerpo se recupera a un ritmo.

Yo solo quería ducharme y dormir en los ratitos que tenía libres. Organizamos alguna cita romántica en el balcón pero los bostezos no cesaban, jajaja. Así que nos dimos más tiempo.

Relaciones íntimas tras un embarazo

Silvia Tevar sexóloga y psicóloga que trabaja para Vivesexshop nos contesta a unas cuantas dudas que muchas tenemos.

  1. ¿Mi vagina se va a quedar «floja» para siempre?

La vagina es un músculo que se contrae y dilata según sea necesario. Después del parto, dado que la dilatación alcanza un grado bastante alto, las paredes vaginales pueden perder tono, pero no significa que sea para siempre. 

El ejercicio físico, salvo los deportes de alto impacto, favorecen la tonificación del suelo pélvico y las paredes vaginales, así como ejercicios especializados en el fortalecimiento de las paredes pélvicas. Siempre hay que acudir a un especialista para que nos guíe y adapte los ejercicios a las necesidades de cada persona. Así los resultados serán mucho mejores y evitaremos inconvenientes.

  1. ¿Justo el día después de acabar la cuarentena ya voy a estar lista para tener sexo? Es que no me apetece…

Cada cuerpo es diferente, durante el período de lactancia la pérdida del apetito sexual es muy frecuente ya que nuestro cuerpo tiene otra misión que es la de cuidar y amamantar a nuestro hijo o hija. No hay que forzar nada, debemos escuchar a nuestro cuerpo, dejarnos llevar y hacer sólo lo que realmente nos apetezca. Hay muchas formas de mantener relaciones más allá de la penetración.

  1. ¿Me va a doler? ¿Me tendré que aguantar porque es normal?

El momento del parto podemos decir que es un punto de inflexión en la vida de una mujer. Se pueden experimentar ciertos traumas o aparecer ciertos miedos a raíz de él y que eso nos lleve a sentir rechazo o miedo a la penetración. El sexo, si todo está correctamente, no duele por lo que si experimentas cierto dolor debes ponerte en manos de un especialista. Puedes acudir a un sexólogo especializado en postparto, quien podrá recomendarte, aconsejarte y te ayudará en esta nueva etapa de tu vida.

  1. He tenido cesárea pero mi vagina está muy seca y noto «flojera». ¿Por qué?

La cesárea, a priori, no tiene por qué influir en la zona vaginal. No obstante, en estos casos siempre recomendamos consultarlo con el ginecólogo que haya llevado nuestro caso para que nos pueda guiar e indicar que hacer. 

Por otro lado, la sequedad vaginal después de un parto, vaginal o por cesárea, se debe a la bajada de estrógenos. Para evitar molestias en la relaciones sexuales se puede usar un lubricante de calidad, respetuoso con el ph vaginal, que calme e hidrate. Si usamos preservativos tenemos que usar asegurarnos de que el lubricante es compatible con los mismos.

Lo mejor es consultarlo con quien nos esté llevando para evitar que vaya a más y haya complicaciones mayores.

  1. Me he meado teniendo sexo…¿me mearé para siempre? Me da vergüenza.

Durante el sexo, las mujeres podemos experimentar lo que se conoce como “squirting” la sensación es muy, muy ,muy similar a la que notamos cuando nos orinamos, pero no es orina sino eyaculación femenina. 

Es un líquido compuesto principalmente por agua y no todas las mujeres llegan de la misma forma, expulsan la misma cantidad, incluso no todas pueden llegar.

Pero después del parto puede que realmente sí nos orinemos porque los músculos están débiles y no pueden retener la orina.

La incontinencia urinaria puede producirse en distintas situaciones además de durante el sexo como, por ejemplo, al hacer algún esfuerzo, estornudar, toser… Si nos pasa debemos consultarlo con quien nos esté llevando para que nos indique que terapia seguir para fortalecer el suelo pélvico.

  1. Mi libido se ha esfumado ¿me pasa algo?¿debo tener sexo sin ganas?

Son muchos los factores que influyen en la libido, el estrés del trabajo o de la vida en general no es buen amigo del deseo sexual, al igual que la monotonía. También hay que entender que las relaciones tienen diferentes etapas, por ejemplo al comienzo de las relaciones se suele tener más ganas de tener sexo que cuando llevas ya más años, eso se debe al fase enamoramiento, quieres pasar el máximo tiempo con tu pareja y además es algo nuevo y lo nuevo siempre atrae. 

Esto quiere decir que si tengo menos ganas de hacer el amor con mi pareja ya va a ser así para siempre, claro que no, está en vuestra mano cambiar la situación. Por ejemplo, podéis probar a hacer cosas diferentes al menos una vez a la semana, sorprenderos de vez en cuando, probar cosas nuevas en el sexo, no siempre hacer las mismas posturas, como hemos dicho antes, la novedad atrae.

  1. ¿Las bolas chinas ayudan a fortalecer el suelo pélvico o es un bulo comercial?

Las bolas chinas usadas correctamente y bajo las indicaciones de un profesional ayudan a fortalecer el suelo pélvico, pero hay que ser constantes sino no servirá de nada.

Lo que si es un bulo es aguantar la orina, es decir, expulsar una cierta cantidad, aguantar, volver a expulsarla. Este “ejercicio” lejos de ayudar provoca o puede provocar infecciones vaginales.

  1. ¿Cuándo puedo volver a usar juguetes sexuales y qué precauciones debo tener?

Cada cuerpo es diferente, pero después de la cuarentena la mayoría de los cuerpos están preparados para volver a la actividad sexual. No obstante, es muy importante ir poco a poco, probando, viendo que tal reacciona nuestro cuerpo y nunca forzarlo.

  1. ¿Mejor suelo pélvico, mejores orgasmos? ¿Es cierto que los orgasmos ayudan a fortalecer el suelo pélvico? En ese caso son la combinación perfecta ¿no?

El tono del suelo pélvico está estrechamente relacionado con los orgasmos, cuanto más tonificado lo tengamos más intensos serán los orgasmos. 

Sí, es cierto que los orgasmos contribuyen a fortalecer el suelo pélvico. Cuando tenemos un orgasmos, las paredes vaginales se contraen varias veces, este movimiento de contracción-relajación es el mismo que se hace para fortalecer el suelo pélvico, por lo que es muy bueno tener orgasmos.

  1. ¿Cuándo debería acudir al médico? ¿Alguna señal que pueda indicar que algo no va cómo debería?

Todas las mujeres debemos acudir al menos una vez al año al ginecólogo para un chequeo rutinario, pero sobre todo si notamos algo diferente, molestias, picores, notamos que el flujo se ha tornado de un color más amarillento o que huele más fuerte, debemos ir al médico para que puedan observarnos.

Desde luego, los niños cambian nuestra vida al completo y las relaciones íntimas no se salvan de la revolución. Parece que tomarlo con calma es lo más conveniente y si estás preparada, disfruta ;D.

Estoy totalmente en sintonía con lo que dice la sexóloga: en caso de dudas o complicaciones, hablarlo con la ginecóloga o matrona que nos lleve. Nos puede ahorrar mucho malestar y problemas largo plazo.

Gracias a mi sponsor por confiar en trucosdefamilia.com y hacer posible su continuidad patrocinando este post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *