¿De verdad necesitan los recién nacidos tantas cosas?

Un bebé.

En casa.

Dudas apelotonándose en tu cabeza…

¿Estará bien?

¿Qué necesita?

¿Será poco? ¿Insuficientemente bueno?

El bebé trae consigo tanta incertidumbre como felicidad ¿o no?

Un recién nacido, especialmente si es el primero, nos cambia desde el mismo momento del embarazo en muchos aspectos. Uno de ellos son los infinitos miedos y dudas que empezamos a tener sobre todo.

No queremos fallarle al bebé, ni que le pase nada y empezamos a pensar que todo es imprescindible o que no estará bien si no tenemos esto o lo otro. No queremos ser ratas con nuestro peque.

Error.

Paranoia de primerizos.

Yo la tuve. ¿Alguien no?

Casi todo es prescindible, a decir verdad, aunque es cierto que hay un montón de productos para bebé que nos facilitan mucho la vida.

Digo nos facilitan porque el recién nacido no se entera de mucho. Somos quienes lo cuidamos los que la vida se nos ha puesto un poco patas arriba y las ayudas siempre son buenas. Os contaba en el post Qué cosas no necesita un recién nacido que el mueble cambiador es prescindible pero en nuestro caso nos hizo la vida mucho mejor.

Qué debemos comprar para un recién nacido que sea imprescindible

Comprar, lo que se dice comprar, muy poco por no decir nada, como decía arriba.

Si tenéis un presupuesto ajustado lo mejor es que preguntéis a familiares y amigos y lo más seguro es que os presten casi de todo.

Quizá hasta tengan pañales de tela que se pueden usar desde recién nacido hasta que no necesiten más.

Preguntad y comprobad que tenéis antes de empezar a comprar nada.

Cuando somos primerizos pensamos que “nuevo siempre es mejor”. ¿O no?

Nos pasa a casi todos.

También pensamos que más es mejor. No queremos arriesgarnos a quedarnos cortos, ¡cómo si las tiendas fueran a desaparecer de repente!

Después vemos que el gasto no ha valido la pena. Muchas cosas de recién nacido duran apenas unas semanas. Otras un par de meses o tres.

Lo que menos dura es la ropa desde bebé recién nacido hasta casi un año. ¡Crecen rapidísimo! Casi toda se queda nueva y alguna no llegarán ni a estrenarla. Lo peor es que es en esa ropita en la que picamos más.

¿Y cómo es que los nuevos padres no ven esto y siguen comprando? Pues porque compramos por la ilusión que nos hace, porque hay cosas monísimas hechas para que los papis ilusionados piquemos.

Y picamos, claro. Que tampoco es un problema si no tienes otra cosa que hacer con el dinero, pero a la mayoría no nos sobra el dinero. Lo peor es cuando picamos en cosas que se quedan sin estrenar y después, como hemos gastado bastante ya, ahorramos en cosas que sí son muy importantes como la silla a contramarcha.

Detrás de esto, hay un negocio inmenso donde se vende mucho humo pero también hay cosas que salvan vidas como una silla de coche o una cuna segura. Depende de nosotros que la ilusión y el márquetin no nos cieguen y pongamos el dinero en el sitio equivocado.

Cómo decido que va mejor a mi familia

Hay una cosa que es fundamental a la hora de decidir que va mejor y que no: el estilo de vida de la familia del bebé, vuestro estilo de vida. Compra según las necesidades de tu familia y no solo porque alguien lo tiene y le gusta.

Lo que funciona en una familia puede ser un trasto inútil en la tuya y al revés.

Muchas veces eso que nos parecía “lo mejor” resulta ser incómodo o hasta innecesario. Un trasto, vamos.

Mi consejo es siempre que antes de comprar valoréis bies si necesitáis el producto o no. Comparad y comprobad hasta que edad (peso), si es el caso, puede usarse.

Os pongo un par de ejemplos de cosas que nos suele parece que tenemos que comprar pero resulta que no:

  1. Sobre el carrito del bebé. Cuando me preguntan, siempre recomiendo NO comprarlo con la silla del coche (conocidos por el nombre de una marca, Maxi Cosi) por dos motivos:
    1. La silla de coche incluida con el carrito dura unos pocos meses. Para eso es mejor que nos gastemos ese dinero una silla para el coche que le dure más tiempo y que sea lo más segura posible. Una silla a contramarcha desde el nacimiento hasta los cuatro años es más cara pero nos ahorramos una compra doble. Además, es la forma más segura de viajar para el bebé hasta los cuatro años.
    2. NO sirve para dejarle dormir. La otra razón que doy para no comprar este accesorio para el carrito del bebé es que normalmente la idea que tenemos en la cabeza es que si se duerme en el coche, lo podamos sacar sin que se despierte. Parece una buena idea pero es peligroso. Hay algo que se llama asfixia postural y por eso el bebé no debe estar en este tipo de sillitas más de hora y media. El problema es que cuando nos enteramos de esto ya tenemos el bebé y el carro con todos los complementos habidos y por haber. Tendremos que comprar otra silla para el coche así que nos hemos gastado el dinero en dos sillas para el coche (y tenemos un trasto más). Sin duda, mejor invierte en una buena y segura que en dos reguleras.
  2. Collar de ámbar para los dientes. Nos dicen que es la pera y todo el mundo lo lleva. Se vende incluso en farmacias. Si preguntáis a cualquier pediatra o miráis en Internet veréis que el collar no solo no ayuda para nada con los dientes si no que además es una guarrada y tiene peligro de muerte para el bebé. Si te paras un poco a pensar, te darás cuenta que tan barato no pude ser auténtico ámbar y que aunque lo fuera ¿cómo van a pasar sus supuestas propiedades calmantes al bebé?

Grandes consejos de familias, bebés, niños, casa, vida.

Cuando nos juntamos un montón de padres y madres salen cosas súper interesantes. Cada familia con sus peculiaridades desarrolla unas soluciones a unos problemas que a otros no se nos hubieran ocurrido.

La pena es que muchas veces nos enteramos cuando ya se nos ha pasado ese problema.

Hablar entre padres y madres de forma colaborativa es de lo mejor de la maternidad. Sin competencia, sin mejores y peores, escuchar y compartir enriqueciéndonos unos a otros. ¡Hay progenitores que tienes ocurrencias buenísimas!

El algunos pueblos se organizan pequeños grupos de padres y madres en los que simplemente se juntan a hablar. Muchos de esos padres regalan, vende o intercambian lo que ya no necesitan. ¿Has comprobado si hay alguno en tu zona?

Por dónde puedes empezar con el ajuar de tu recién nacido

Aquí te dejo una lista de posts con cosas que te ayudarán a tener una idea de lo más básico pero recuerda que imprescindible no hay más que el amor y el alimento. Adapta todo a vuestro estilo de vida familiar y al clima de donde vivas. Por último, mi consejo es que en caso de duda NO compres, siempre puedes hacerlo más adelante si de verdad lo necesitas.

¿Qué es lo que no te esperabas que necesitaría un bebé y que es lo más inútil que has comprado o te han regalado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *