Saltar al contenido
Portada » Crianza » Pantallas y niños: cómo usarlas bien

Pantallas y niños: cómo usarlas bien

En esta casa la tele pasa semanas e incluso meses sin encenderse. Además, reventamos los mínimos de horas de juego libre, actividad física y aire libre.

Aún así, demonizar las pantallas me parece absurdo.

Son geniales si las usamos bien.

Muchos adultos tienen serios problemas de adicción a las pantallas pero, aunque todos pensamos que «controlamos», quién no ha pasado por esto: niño a la espera mientras vemos cualquier chorrada en una red social o página web.

Ojo, digo chorrada, algo que no influye ni aporta nada a nuestra vida, y no cosas importantes o trabajo.

Las prioridades las tenemos claras: los niños primero.

Otra cosa es lo que hacemos en la práctica.

Si nosotros no controlamos ¿cómo van a controlar los niños?

Aprendiendo nosotros y enseñándoles a ellos. Cuidado aquí con exigirles más a ellos que a nosotros mismos.

Las pantallas son una herramienta igual que lo son cuchillo, un alicates o una tijera. El peligro depende del uso que hagamos de estas herramientas y no de la herramienta en si.

Hasta cierta edad, los dispositivos electrónicos no tienen sentido en la vida de los niños, tal como pasa con un cuchillo. El límite de esa edad depende del desarrollo de cada niño. No existe una edad a la que decidamos ponerle el cuchillo en la mano, lo que hacemos es ver cuando está preparado (a veces los que no estamos preparados somos los adultos y retrasamos el momento pero ese es otro tema).

Con los dispositivos electrónicos pasa lo mismo hay que ver cuando los peques están preparados.

Por cierto, retrasarlo hasta que son preadolescentes no me parece la mejor idea. A esa edad ya tienen bastante con sus propios cambios y además están menos receptivos a lo que les enseñamos. Mejor que cuando entren esa fase ya sepan lo que se van a encontrar: postureo, el acoso, montajes, fake news, productos milagro, spam…

Cómo usar los dispositivos electrónicos

Para empezar todos deberíamos restringir el uso pasivo de dispositivos electrónicos. Por ejemplo, juguetes de apretar un botón y quedarse mirando o ver redes sociales como zombis.

No digo que haya que eliminar el uso lúdico completamente, ver una peli de cuando en cuando está genial. Lo que digo es que, para cualquier edad, tenemos que evitar la zombificación, embobamiento o como lo queráis llamar.

Pero a día de hoy evitar las pantallas y las nuevas tecnologías en los niños a partir de cierta edad es una temeridad. Van a ser parte de su vida lo queramos o no, igual que unos zapatos o lavarse los dientes. Es inevitable.

Lo que podemos hacer en vez de evitarlos es enseñarles a usarlos bien. Ciertos aprendizajes les protegen también de creerse todo lo que ven.

Básicamente se trata de saber hacer un uso activo y consciente de estos dispositivos.

Desde bastante pequeños, basándome en mi experiencia, estas ideas van bien para empezar a usar las pantallas como herramientas de forma consciente:

  • Aprender. Vídeos explicativos para preguntas complicadas (nosotros tenemos una lista de preguntas para aclarar), diccionario, traductores… Esto se puede hacer desde que saben hablar.
  • Editar fotos. No hay que irse a Photoshop, basta incluso con filtros básicos las cámaras de los móviles. Un nivel más: mostrarles fotos de las redes y preguntarles si piensan que han sido retocadas o son 100% reales. Otro ejercicio, es hacer fotos chulis preparadas cuando el resto de la casa está medio en caos para que se den cuenta de como lo que nos muestran las redes puede estar también manipulado.
  • Editar vídeos. Vale incluso con reels o similar. Igual que con las fotos aprenden que el video final no tiene que ser lo real ya que podemos cortar y montar como nos de la gana. Les enseño a contar historias con vídeos simples inicio-desarrollo-final.
  • Biblioteca. Aprender a ver cuando caducan los libros, extender el tiempo de préstamo, reservar…
  • Comparar precios. Cuando ya saben sumar, pueden ayudar a hacer compras según presupuesto marcado, escoger muebles…
  • Comunicarnos. Mensajes, llamadas y video llamadas.

Además, les insisto que en el mundo online aplican las mismas reglas de respeto y autoprotección que en el mundo real. Como tengo un blog y un canal de YouTube, a veces les enseño mensajes poco amables y les pregunto que qué piensan de la persona que hay detrás, cómo piensan ellos que se siente una persona que escribe así. De esta forma, sienten compasión en vez de rabia por esa persona.

Por último, les explico el funcionamiento básico de los algoritmos y porque vemos lo que vemos. También como contrarrestar ese efecto de encasillamiento para no tener una visión tan sesgada del mundo.

¿Os habéis planteado usar de forma más consciente los dispositivos electrónicos?¿Y enseñarle a usarlo a vuestros peques?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.