Saltar al contenido
Portada » Crianza » Qué meter en la mochila de los peques para ir a la playa

Qué meter en la mochila de los peques para ir a la playa

Os voy a contar algo que hacemos en casa en tiempo de playeo que a nivel organizativo nos quita bastante estrés. Tenemos siempre la mochila para ir a la playa o lago preparada.

Sí, así de simple.

Parece una chorrada pero tener la mochila ya preparada tiene dos ventajas importantes. La primera es que todo lo que necesitamos está ya dentro, no se nos va a olvidar nada con las prisas. La segunda es que como la mochila está preparada, incluso teniendo solo una hora, nos vamos a la playa porque lo único que tenemos que hacer es agarrar la mochila e irnos.

A nivel de bienestar familiar y personal una hora de playa hace maravillas.

Algo muy importante para agilizar, es meter lo necesario y no media casa. Incluso si vamos toda una tarde llevamos la misma mochila y a mayores juguetes, la nevera con comida y la balsa hinchable si se puede usar donde vayamos.

Qué meter en la mochila de los peques para ir a la playa

Para pasarlo bien, no se necesita nada, la verdad, estar juntos y listo. Pero hay cuatro cosas que nos hacen la vida más cómoda.

Si os digo que uso una mochila para ir a la playa para los cuatro ¿qué os parece? Normalita, eh, no os penséis que es una de esas grandotas.

Y esto es lo que va dentro:

  • Toallas. Nosotros tenemos de esas delgaditas que ahora hay por todas partes. Ocupan muy poco y se secan en un plis. Os recomiendo en tamaño grande también para los peques. Al ocupar tan poco y por la poca diferencia de precio, compensa comprarlas grandes y que los cubran bien.
  • Bañadores infantiles. Lo suelen llevar puesto de casa pero siempre hay uno en la mochila preparado por si tenemos prisa por salir para evitar atascos o hemos quedado, por ejemplo. Para los niños a mí me gustan más tipo bóxer pero si vuestros peques tienen problemas de roces, mejor tipo bermuda que suelen ser más largos. Para las niñas, me gustan más los bañadores ya que no se le van cayendo. Por otro lado los bikinis son más prácticos para ir al baño.
  • Ropa interior. Para volver a casa, lo mejor es ir sequitos. También si vamos a pasear para evitar rozaduras con el bañador mojado.
  • Crema de sol. La solemos poner en casa pero, lo dicho, si hay que salir pitando, estamos preparados ;D.
  • Paquete de pañuelos. Normalmente llevamos dos (y a veces volvemos sin ninguno). Es llegar al agua y soltarse la moquera, que sigue un buen rato después de salir del agua. Si no queréis toallas llenas de mocos, no los olvidéis.
  • Botella de agua. Esta la tenemos que coger y llena, claro, pero es lo único que no está dentro antes.
  • Una bolsa de plástico. Para meter los bañadores mojados. Creo que llevamos dos años con la misma, jajaja.

Además junto a la mochila está preparada una manta de picnic que se puede llevar colgada al hombro, de las ligeras que casi no pesan nada.

Y eso es todo.

Vamos muy ligeros y podemos estar fuera de casa en dos minutos que es el tiempo que nos lleva calzarnos y llenar la botella de agua.

Normalmente, mientras se llena la botella suelo coger un paquete de mango o albaricoques secos y pan tostado integral o palitos. Jugar tanto en la playa como en el lago les da un hambre tremenda. Me lleva unos segundos porque tenemos una caja con frutas desecadas y otra con paquetes de pan tostado, palitos, crackers y alimentos por el estilo. Vamos que es estirar la mano y listo.

Cuando eran bebés sí que teníamos que llevar una bolsa más grande y unas cuantas cosas más pero en cuanto dejan la fase bebé hace falta muy poquito.

Durante un tiempo, metíamos un libro papi y otro yo. Ya no nos autoengañamos. Los libros se quedan en casa. Con jugar, vigilar, limpiar mocos, limpiar pupitas, dar mimos y escuchar todo lo que nos cuentan si tenemos un minuto libre, miramos al infinito y listo.

Cuando llegamos a casa ponemos las toallas y la manta a secar en el balcón. Si están sucias se ponen ya para lavar. Mientras se duchan los peques, lavamos los bañadores en el lavabo y los ponemos a secar en un colgador que tenemos en la ducha. Le damos la vuelta a la bolsa de plástico y la ponemos a secar también.

En cuanto las toallas y la manta están secas, normalmente esa misma noche o a la mañana siguiente mi marido o yo preparamos la mochila y ya estamos listos para cuando haga falta.

Cero estrés al hacerla, cero olvido y muchas horas de playa o lago.

¿Tenéis la mochila para la playa preparada de antemano o la preparáis justo cuando váis a salir? ¿Qué no puede faltar en vuestra mochila?

Gracias a mi espónsor por confiar en trucosdefamilia.com y hacer posible su continuidad patrocinando este post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.