Saltar al contenido
Portada » Cocina » Galletas de avena integrales [sin huevo ni mantequilla]

Galletas de avena integrales [sin huevo ni mantequilla]

galletas de avena integrales

Se me ha dado estos días por hacer galletas de avena integrales. Y, de paso, por comérmelas. Me pasa cuando tenemos muchos días de temperaturas negativas y la nieve y el hielo complican lo de dar paseos. Son las primeras galletas de avena sin huevo que he hecho en mi vida ¡y nos encantan!

La receta de galletas de avena integrales de hoy se me ocurrió como una variación de mis pastas preferidas (que son estas galletas integrales de almendra). Salen unas galletas ricas, ricas, no muy secas y se hacen en un plis. En un plis plas si incluyes el tiempo de horneado.

Llenan un montón seguramente por los cereales integrales que llevan. Es que puestos a comer galletas que nutran lo más posible, ¿no? Además estas galletas de almendra son más saludables que la mayoría porque llevan poco azúcar.

***Mira en este vídeo como me quedan adaptadas con menos azúcar y ¡están buenísimas!

Reconozco que antes de ser mamá esto no me importaba tanto. Pero no es plan de no dejarle a la peque comer galletas porque ‘eso no es alimento’ y ponerte a comértelas tú.

El ejemplo es el mejor maestro.

Estas galletas son un comienzo genial si te has propuesto cocinar más sano este año. El azúcar es integral y los cereales también. Empezar con pequeñas variaciones es la mejor forma de cambiar a una alimentación más nutritiva y con menos calorías vacías. Y con recetas ricas, claro, eso lo hace todo más fácil.

Galletas de avena integrales

Aquí va la receta.

Galletas de avena integrales

Ingredientes

  • 1 taza de harina integral. He usado de trigo porque es la que más fácil consigo. Para mi gusto, con la de espelta las galletas de avena están más ricas que con la de trigo normal (pero suele ser más cara).
  • 1/2 taza de copos de avena integral (de los del desayuno).
  • 1/2 taza de aceite de girasol. Tengo pendiente probar con el de oliva, a ver que sale.
  • 1/3 taza de azúcar moreno, el integral bueno no el blanco teñido; puedes usar del blanco pero el sabor no queda igual, tienen como otro aroma.
  • 1 trocito de jengibre o 1 cucharadita rasa de jengibre en polvo.
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada o 1/4 cucharadita de cardamomo o ralladura de naranja (son opcionales). Es por cambiar de la canela y la vainilla. No te pases con estas especias o serán demasiado fuertes para los niños. En caso de duda, pon ralladura de naranja que esa no pica seguro. Yo pongo una pizquita de las dos especias.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo (levadura química).
  • Pizquita de sal.
  • Entre dos y cinco cucharadas de leche (o más si queda muy seca la masa).

Elaboración

  1. Pon el horno a precalentar con calor arriba y abajo a 180 grados. El ventilador las deja demasiado secas, para mi gusto.
  2. Mezcla  el azúcar, la pizca de sal y el aceite muy bien. Puedes usar las barillas de la batidora o las manuales.
  3. Añade la avena y el trocito de jengibre. Si es en polvo mejor que lo añadas después. Tritura con la batidora.
  4. Añade la harina integral, la levadura y las especias en polvo. Mezcla bien con una cuchara, tenedor o con las manos.
  5. Añade las dos cucharadas de leche y amasa. Si queda muy seca añade una cucharada más (esto depende de la harina y del tamaño de tus tazas).
  6. Haz una bola y deja reposar un ratito. En unos 10-15 minutos la masa es más manejable.
  7. Haz las galletas como más te guste. No es una masa fácil para estirar y usar cortapastas así que yo hago formas redondas o cuadradas a mano. Me gustan sobre 1 centímetro de grosor porque quedan más jugosas pero las puedes hacer más delgadas.
  8. Colócalas sobre una bandeja con papel para hornear.
  9. Hornea 12-15 minutos según el grosor.
  10. Deja enfriar un ratito o te quemarás la lengua. A mi aún me duele.

NOTAS:

  • Puedes hacerlas sin ninguna especia y quedan estupendas igualmente.
  • Yo uso 1/4 de azúcar moreno en vez de un tercio y un poco menos de aceite pero esto es cuestión de gusto. Puedes ir rebajando el azúcar para que resulten menos calóricas ;D.
  • Llenan un montón. Así que van genial para atajar el hambre entre horas.
  • Que todo lo que lleven sea integral las hace más sabrosas aunque tendamos a pensar lo contrario. El azúcar integral de caña da un sabor que no se consigue con el refinado.

En 20 minutos tienes las galletas listas. A mi me rechiflan. Si hay que picotear, se picotea pero que por lo menos una tenga una buena dosis de nutrientes.

Mi peque se come una de las gordotas y ya no puede más. Fíjate lo que llenan. Es una buena forma de que no se convierta en el «monstruo de las galletas». Que convertirse es fácil pero «desconvertirse» es IM-PO-SI-BLE.

¿Haces galletas de avena integrales en casa o aún no te has pasado al «lado oscuro» en la cocina?

35 comentarios en «Galletas de avena integrales [sin huevo ni mantequilla]»

  1. Las acabo de hacer y son sabrosas, pero no me terminan de encantar… Quedan como muy aceitosas y arenosas. No creo que las vuelva a preparar.

  2. Hola. Yo las hice con aceite de oliva y mo lograba unir la masa. Le agregue un huevo y dos cucharadas mas de harina integral. Quedaron deliciosas. Ah….use azucar blanca

    1. Muy buena la receta, quedan muy blandas hasta el otro día, me encantaron , reemplacé la azúcar por miel y quedaron fabulosas, no quedan aceitosas. Muchas gracias por la receta, primera vez que hago unas galletas con harina integral que queden tan blandas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.