Saltar al contenido
Portada » Miscelánea » Reflexiones » Encasillados por los algoritmos

Encasillados por los algoritmos

La mayoría de nosotros no tiene ni siquiera idea de si IA (inteligencia artificial), data science o machine learning son lo mismo o no. Pensamos que son cosas complicadas que nos pillan muy lejos.

Del deep learning ni hablemos.

Error.

Nosotros trabajamos en estos campos.

Gratis.

¿¿Quéééé??

Todos hemos oído hablar de los algoritmos sobre todo en el campo de las redes sociales y unos pocos hasta de las redes neuronales.

Sin entrar en tecnicismos os voy a explicar, sencillito, cuál es nuestro trabajo en el desarrollo de esos algoritmos y cómo eso nos perjudica.

Cuando interactuamos con las redes sociales, con un buscador tipo Google o con muchas otras páginas y aplicaciones (prácticamente todas) les estamos dando mucha información básicamente lo que nos interesa y lo que no.

Pongamos por caso YouTube, TikTok o Instagram.

  • ¿Qué les interesa? Que estemos el máximo tiempo posible en su aplicación. Cuanto más tiempo, más anuncios muestran más dinero consiguen.
  • ¿Cómo lo consiguen? Mostrándonos cosas que nos mantengan dentro de su aplicación, que veamos y nos hagan ver más.
  • ¿Cómo saben lo que nos gusta/interesa? Se lo decimos nosotros.

Genial, ¿no? Así siempre vemos lo que nos interesa. Total, los anuncios no son tan molestos y no nos cuestan nada.

Error.

Lo que pasa al final es que ves siempre lo mismo, pierdes capacidad de elegir contenido y de ver opiniones diferentes a la tuya. Te encasillas y estancas. Te conviertes en un ser pasivo total pegado a una pantalla sin aprender nada ni hacer nada.

O peor: comiéndote el coco.

Pocos nos damos cuenta de que esto refuerza también sesgos de opinión: acabamos viendo solo aquello que pensamos que es cierto, con lo que tenemos afinidad o lo que nos hace sentir débiles y perdemos la capacidad de ver otros puntos de vista.

Sin otros puntos de vista, sin otras formas de pensar y hacer diferentes a la nuestra no avanzamos.

Os voy a explicar así por encima las dos partes que hacen posible que nos encasillemos así:

  • Por un lado, estamos nosotros que le decimos qué nos interesa, qué llama nuestra atención. Olvidad los Me gusta. A estas alturas lo que cuenta es lo que ves, el hecho de verlo. Incluso si le das a No me gusta te lo mostrará si lo has visto. Si lo ves, te interesa. Incluso cuando marcamos no ver un tipo de contenido, muchas veces sigue mostrándonos ese tipo de contenido aunque en menor medida si lo hemos visto mucho en el pasado. El fin es tenerte pegad@ a la pantalla.
  • Por otro lado, a veces las redes sociales nos muestran contenido que nunca habíamos visto porque interasa a gente que ve contenido similar al que tú ves. Es decir, introducen pequeñas variantes de contenido según lo que ven personas con gustos afines para que sigas viendo más y sigas en la aplicación.

Cómo ves, estás trabajando gratis para que te muestren más de lo mismo y mantenerte pegad@ a la pantalla y también para saber que sugerir a otra gente y también tenerla pegada a la pantalla.

Somos parte activa del negocio pero ese no es el problema gordo.

El problema gordo es que con nuestros hábitos contribuimos a ampliar el alcance e impacto en la salud mental y física de muchas personas.

Y en la nuestra propia.

Además nos creamos un mundo burbuja y no podemos ver más allá.

Las noticias falsas que se viralizan son por gente que las ve, se las cree sin contrastar la información y las comparte.

Las redes nos muestran contenido que nos afecta psicológicamente porque nosotros lo vemos una y otra vez.

Nos acabamos pensando que nuestro partido político es fantástico y los otros todos pura corrupción porque vemos solo las noticias buenas del partido al que somos afines y las malas de los otros.

Creamos un mundo sesgado y nos lo creemos. Confundimos lo que vemos, que es solo una parte, con la realidad.

Nos encasillamos nosotros mismos y parece que no todo el mundo se da cuenta de lo dramático que eso puede ser.

Internet es fantástico pero lo usamos fatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.