Cómo dormir cuando el bebé duerme fatal

recién nacido durmiendo en brazos

Cuando nace tu pequeñín es un momento mágico.

Lo mejor del mundo.

Con diferencia.

(Ok, a veces no).

Vives para adorar a tu bebé.

Al principio te da igual no dormir mucho.

Lo normal, según dicen, con un recién nacido.

Cólicos, gases o, como nos pasó a nosotros, dermatitis atópica son algunos de los sospechosos habituales causantes del mal dormir.

Por otro lado, están los ritmos de sueño de los peques que NO son como los nuestros.

Pasan los días, pasan las semanas y muchos bebés siguen con ritmos de sueño que, básicamente, revientan tu propio ritmo de sueño incluso sin tener ningún problema de salud detrás.

Cuando el bebé no duerme más de un par de horas seguidas durante meses es extenuante.

Extenuante.

Da igual que te digan que es normal. Eso no te hará sentir más descansada (o descansado).

Da igual que nos haya pasado a muchos padres antes y que te digamos que ya pasará.

Da igual.

Necesitas dormir.

Es una etapa de una exigencia física y mental terrible que ahora estás atravesando .

Por encima la cosa puede ser aún peor.

Si es el primero no vayas a pensar que es por falta de experiencia o porque haces algo mal (aunque muchos adultos trataran de convencerte de que es TU culpa).

No, no es tu culpa, es su ritmo de sueño y sus necesidades. Poco puedes hacer para que la situación mejore drásticamente.

Con los siguientes hijos, la cosa puede complicarse más: tus pequeños pueden tener horarios de sueño distintos.

Tu cuerpo y mente estarán al límite.

No busques métodos milagrosos para que el bebé duerma toda la noche: no existen. Hacerles la puñeta dejándolos llorar es malo para su desarrollo y las consecuencias irreversibles.

Los adultos no somos iguales. Los bebés y los niños tampoco aunque te cansarás de oír lo contrario.

Hay bebés que duermen genial, algunos en mi propia familia, y otros que no. Los dos casos son normales y la gran diferencia es que los padres de los que no duermen están bastante más hechos polvo.

Os puedo decir de una madre que se quejaba de lo aburrido que era su bebé que dormía tanto. ¡Y dormía! Es un niño completamente sano y sigue durmiendo un motón.

Ya me hubiera gustado a mí tener peques aburridos aunque solo fuera una noche o dos de vez en cuando, jeje.

Cómo afecta dormir poco y mal

Hay estudios sobre las consecuencias físicas y mentales de dormir poco y mal pero os voy a poner una pequeña lista de como me afectaba a mí como madre.

Según pasan las semanas la cosa va a peor.

  • Cansada y después más cansada.
  • Más despistada.
  • Mal humor. Saltar por cualquier chorrada.
  • Estrés por pensar que tus despistes y cansancio puedan afectar de alguna forma al bebé.
  • Pasota. Empecé a comer cualquier cosa, me daba un poco igual, lo que afectó a mi salud.
  • Problemas para concentrarme. A ciertas horas, intentar hablar conmigo era tiempo perdido.
  • Vida zombi, como autómata día tras día solo pensando en que los niños duerman para poder dormir un poco.
  • Poco ánimo para hacer nada (que no sea dormir).
  • Paranoia porque las demás pueden y yo no. Esto se me pasó hablando con esas mamás y estaban más o menos como yo: tiraban como podían.

Eso teniendo en cuenta que yo tengo un montón de energía y no estaba en mala forma física.

Cuando empecé a dormir más estaba eufórica y el mundo me parecía hermoso y la vida maravillosa todo el tiempo, jajaja.

Qué hacer cuando el bebé no duerme

Nosotros tenemos un máster en niños que duermen poco muy a nuestro pesar.

Lo peor fue cuando nació el segundo.

Tenían horarios alternos para dormir.

Y la maldita dermatitis atópica.

Horror.

Uno se dormía y el otro se despertaba, así 12 meses.

¿Qué pasó a los 12 meses? Que cambió el ritmo de sueño del más pequeño, se empezó a acoplar con el de la mayor y superó su peor brote de dermatitis.

El cambió fue bastante repentino y hasta fuimos al médico porque pensamos que estaba enfermo.

Pasé de dormir un máximo de cuatro horas diarias NO consecutivas a unas cinco horas seguidas cada noche y subiendo mes a mes.

El cambio en mi calidad de vida fue espectacular.

Consejos para dormir un poquito más

Los bebés no es que no duerman, en realidad, es que sus horarios de sueño revientan nuestro propio horario de sueño.

Pero ¿qué porras hacemos si no podemos dormir? Os doy 5 consejos muy simples siempre entendiendo que hablamos de niños sanos.

Sin milagros pero algo ayudan ;D.

  1. No busques técnicas milagro porque no existen. Pasa de todo lo que NO sea respetuoso con el bebé.
  2. Infórmate sobre los ciclos de sueño en los recién nacidos y bebés. Saber que su sueño no es como el nuestro no hace que durmamos más pero rompe la desesperación por pensar que hacemos algo mal o que el bebé está enfermo. El libro Dormir sin lágrimas es uno de los que nos ayudó a entender lo que estaba pasando.
  3. Elimina tareas e intenta dormir cualquier ratito que tengas. Ten presente que ES UNA FASE. Saber que algún día mejorará nos hará disfrutar un poquito más de esos momentos de desvelo con nuestro bebé.
  4. Intenta averiguar si el bebé tiene algún problema como hambre, está sucio, demasiado cansado, problemas de estómago, si su piel está muy seca (dermatitis = picor intenso)… Igual se despierta porque tiene algo. Consultar a la pediatra posibles causas no está demás.
  5. Tener unos horarios fijos TODOS los días y una habitación fresca y tranquila. Así poco a poco irá cogiendo una rutina y facilitaremos que sus horarios de sueños se acoplen a los nuestros.

TIP EXTRA: Con mi niña, colechando y manteniéndola a la teta alargué un poco mis horas de sueño.

TIP EXTRA 2: Con el peque lo anterior no funcionó. Como no lloraba seguí el consejo del médico: ponte cerca de él en un sitio seguro y duerme todo lo que te deje. Un corral grande de madera es un sitio seguro o una cuna que aguante tu peso, la única pega es que no puedes estirar las piernas pero ¿qué más da? Te preguntas por mi marido ¿no? Se levantaba un poco antes de las 4 de la mañana para ir a trabajar. No, tampoco él dormía mucho.

Dormir es un lujo que descubrimos con la paternidad y la maternidad.

Si has leído este post hasta aquí solo me queda desearte que los horarios de tu hermoso bebé confluyan con los tuyos pronto.

No desesperes (aunque yo he estado muy desesperada ;D).

Hasta entonces, mucho ánimo.

¿Qué es lo peor de no dormir para ti?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *