Dermatitis atópica en bebés y peques bajo control

La dermatitis atópica es la causante de muchas de mis noches en vela.

Un horror.

A nuestro peque le empezó cuando tenía muy pocas semanas de vida.

No siempre son los gases los que provocan las lloreras y despertares nocturnos, créeme. La dermatitis pica mucho.

Si a tu bebé le tiene la piel seca y le sale una erupción, llama al pediatra cuanto antes.

En general, si se confirma que es dermatitis atópica, a parte del tratamiento, te darán varios jabones y cremas a elegir.

Si no tienes ni idea de cual será mejor, pregunta en la farmacia.

Puedes preguntar en una farmacia online que tienen la ventaja de que puedes comparar los precios. En este caso, ten en cuenta:

  • Que tenga farmacéuticos detrás. En otro caso, no será legal.
  • Que tenga un número de teléfono y horario de atención bien visible. Significa que están ahí para atenderte de verdad.
  • Que sea una farmacia de tu país ya que no en todos los países hay disponibles los mismos productos.
  • Forma de pago y gastos de envío claros. Si cumplen lo anterior, van a ser igual de serios en este punto pero, de todas formas, tenlo en cuenta.

Controlar la dermatitis atópica

Te voy a contar el cambio en el tratamiento para la dermatitis atópica que nos cambió la vida.

Con ese cambio, mi hijo no se despierta para rascarse NUNCA. De hecho, apenas se rasca y te digo que ha llegado a tener llagas del tamaño de mi mano y la piel abierta durante semanas en la parte interna de codos y rodillas.

Por supuesto, haz lo que diga vuestro pediatra pero te dejo esto aquí para que compares si os va mal la terapia actual. Quizá os convenga cambiar de pediatra.

Jamás de los jamases uses medicamentos que te ha dado alguien: sólo los que le receten al peque.

El gran cambio con respecto a otras terapias de otros médicos fue la crema de cortisona. No la marca sino la aplicación.

Tres pediatras, todos estupendos en lo demás pero con la dermatitis atópica, no. Te cuento:

  1. El primero: cero cortisona. Sólo hidratantes. La piel cada vez peor hasta la llegada del buen tiempo. Sangre, picor, infecciones, dolor, semanas sin dormir y de mal humor, erupciones por todo el cuerpo con la extensión cada ver mayor. Fatal. Sufrimiento absoluto.
  2. La segunda: cortisona solo sobre el los ronchones muy poco tiempo. Mejoraba un poco pero al parar el tratamiento el brote se reactivaba pero además iba saliendo en otras zonas. Como mucho, frenaba el empeoramiento un tiempo. Mal.
  3. La tercera: tratamiento de choque con cortisona más mantenimiento con cortisona durante semanas. Cortisona mezclada con la hidratante en todas las zonas resecas y directamente en las zonas con erupción. Resultado: ¡piel sana de forma casi continua! Se tratan las erupciones y al aplicar en zonas secas no va a mayores en zonas que aún no tienen erupción o heridas. El mantenimiento hace que no se reactive, de hecho ya no llega ni a tener zonas muy resecas y ni siquiera le pica. ¡A penas se ha rascado en todo el invierno!

Lo curioso es que esta es la terapia que dan por sistema en el cantón de Zürich para la dermatitis atópica o eczema en bebés y niños pequeños.

Choca que los otros médicos fueran tan restrictivos con la cortisona cuando se sabe que es segura y eficaz con el daño y con el sufrimiento que eso provocaba al peque.

Otra parte de la terapia son los antihistamínicos para los picores y el antibiótico si hay infección.

En nuestro caso, ya no necesita antibiótico y apenas antihistamínico porque con esta terapia los brotes son escasos, menos extensos y duran mucho menos.

Las otras pautas de la terapia sí son comunes a lo que nos habían dicho otros médicos. Son una combinación de limpiar, rehidratar, sellar y proteger la piel:

  • Baño diario en agua templada de 5 a 10 minutos. Con unas gotas de aceite en el agua o los geles especiales que os recomendará el pediatra.
  • No usar agua caliente ni muy fría.
  • Hidratante por la mañana y por la noche de las que te indiquen los médicos.
  • Crema protectora para la cara antes de salir a pasear. Nosotros aquí usamos una de Isdin que le va genial, Isdin Nutratopic Crema Facial Piel Atopica.
  • Protector solar.

Si no te dan una lista de cremas y geles, como te decía, pregunta en la farmacia y te aconsejarán según la edad del peque.

Cosas que pueden empeorar la dermatitis atópica o provocar un brote

Igual de importante que todo lo anterior es evitar lo que le produce los brotes de dermatitis atópica o le reseca la piel.

  • Mucho frío.
  • Pasar calor.
  • Variaciones grandes de temperatura en poco tiempo.
  • Suavizantes y detergentes fuertes.
  • Ropa que rasque, plasticosa, apretada, que le haga sudar o le roce. Mi hijo odiaba el fular portabebés en verano, porque al ir apretado y con calor le picaba más la piel.
  • La piscina. En nuestro caso, la tolera en verano pero no en invierno.
  • Viento. Para esto van muy bien las cremas protectoras de cara.
  • Geles y jabones de baño «normales». Incluso los especiales para bebés le resecarán la piel.
  • Algunas cremas.
  • Pinturas para la piel. Con crema protectora debajo a mi hijo le va bien. Para eliminarla, no frotes. Nos funciona usar gel de agua micelar y aclarar muy bien. Si varios niños usan las pinturas pueden ser un foco de infección.
  • Nada de remedios caseros. Pepino, polenta, ajo, aloe vera, limón… Ni estando desifectadísimo le pongas eso en la erupción por más que el vecino os jure y perjure que le ha ido bien para no sé qué. Difícilmente podrás hacer un mejunje con el Ph adecuado.
  • Rascarse con la uñas sucias. Cortitas y limpias (misión imposible, lo sé) para evitar infecciones feas. Lo mejor para que no se rasque es que el tratamiento funcione, antihistamínico cuando arranca el brote, y atacar el brote lo antes posible.
  • Esponja. Frotar no es buena idea pero además es un nido de bacterias y hongos.
  • Tititas y esparadrapo normales. Puede ser que le de alergia pero, aunque no sea el caso, al arrancarlos sufren menos con los que son para piel sensible.
  • Cualquier cosa que veas que le reseque la piel.

Más consejos generales

  • Llamar al pediatra inmediatamente si tiene fiebre, ampollas o alrededor de alguna llaga se pone rojo y caliente.
  • Sigue el tratamiento como diga el pediatra, aunque el brote mejore, no lo dejes.
  • Buenos hábitos todo el año. Mantener la piel bien es más fácil que tratar el brote además los brotes no serán tan malos.
  • No desesperes. Dimos con esta doctora cuando cerraron la clínica pediatrica a la que íbamos. Ni siquiera estábamos allí por la dermatítis pero ella tiene mucha experiencia y cuando resolvió el tema por el que estábamos allí nos dio la terapia.
  • Observa que es lo que le puede ir mal y evítalo. No a todos les va mal lo mismo.
  • Entiende la enfermedad. La dermatitis atópica no se cura, es recurrente, los brotes van y vienen, por eso hay no hay que bajar la guardia.
  • En cuanto se rasca mucho, ataca. Cuanto más empeore, más cuesta sanar la piel. Con este terapia he entendido la importancia de centrarme en toda la piel y no solo donde ya ha salido la erupción. También que en cuanto se rasca, el brote ya ha empezado. Pica antes de que veas ningún sarpullido.

¿Tuvisteis suerte con la primera terapia de dermatitis atópica? ¿Alguna crema que os funcione mejor?

**Gracias a Vistafarma por confiar en mí y patrocinar este post. Todo lo que cuento es real y la crema de la cara de la que hablo la usamos y nos va bien.

2 comentarios en «Dermatitis atópica en bebés y peques bajo control»

  1. Yo llevo con dermatitis atópica desde que nací y ahora tengo 31 (y una niña de 6 meses que espero no la haya heredado). Con la dermatitis hay que tener mucha paciencia (las madres y los padres porque los pobres niños ya tienen bastante). A mí ahora sólo me da guerra con el estrés o si descuido la hidratación diaria. Por lo demás hago vida totalmente normal, incluso me ha mejorado el asma. Ánimo a tod@s que sufren de alguna manera la detmatitis atópica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *