¿Cuna, cuna de colecho, minicuna o moisés? ¿Cuál es mejor?

Cuna

Necesitas algo para que el bebé duerma solito (a veces, al menos).

Fácil.

Una cuna.

Te pones a mirar y ves modelos y más modelos.

Serán lo mismo… ¿o no?

No.

Entre una minicuna y una cuna hay una pequeña gran diferencia. Nos conviene entenderla para no llevarnos un chasco y acabar gastando el dinero dos veces sin necesidad.

A ver, que yo no había oído la palabra minicuna hasta que me la regalaron. Con el primer bebé te sientes como haciendo un máster en «cosas para bebés». Cosas que no sabes ni que existen ¿cómo sabes cúal os irá mejor?

Tranqui, que todos los primerizos y primerizas hemos estado ahí.

Y sobrevivimos .

Sigamos con las cunas.

Los tipos de cunas serían:

  • Cunas de viaje. En principio, prescindibles pero también pueden ser muy útiles, depende del caso.
  • Moisés. No son ni una cuna. Es como un cesto para que el bebé duerma en cualquier lado. Duran semanas.
  • Minicunas. Duran solo unos meses (SOLO UNOS MESES, ojo). En cuanto se ponen de pie, fuera. Las hay también de colecho.
  • Cunas normales. Duran más de unos meses ;D. Aquí podríamos incluir las cunas convertibles en cama (años) y cunas de colecho.

¿Y cuál es mejor?

Depende.

Personalmente creo que es mejor siempre que duren lo máximo posible. Así, una cuna convertible en cama es la opción más práctica y económica a la larga.

Pero es que a lo mejor en la habitación de los papás no hay sitio y hay que buscar algo más pequeño. Si no cabe, no cabe.

Qué debemos mirar en una cuna

A parte de las medidas que cada familia necesite, hay una serie de cosas que tenemos que mirar en una cuna:

  • Estabilidad y calidad: un recién nacido no se mueve mucho pero un día será un peque movido que se cuelgue de la barandilla y salte sin parar así que más vale que la cuna sea robusta. También es muy importante que entre los barrotes no pase la cabeza del bebé.
  • Colchón: debe encajar perfectamente para que el bebé no se quede atrapado entre el colchón y la cuna (riesgo de asfixia). También tiene que ser bastante rígido, es decir, que no se hunda con el peso.
  • Varios niveles: Las cunas tienen un nivel más alto para cuando son recién nacidos (tu espalda te lo agradecerá) y uno más bajo para evitar que se caigan al suelo cuando ya se ponen de pie.
  • Barandillas fijas: Antes uno de los laterales solía ser de subir y bajar para sacar al bebé con mayor comodidad. Eso tenía el riesgo de que podía bajarse accidentalmente y herir al bebé. En teoría, ya no encontraréis este tipo de cunas pero no está de más tenerlo en cuenta.
  • Edad / peso hasta el que se puede usar: las minicunas son muy monas pero solo duran unos meses. A nosotros nos regalaron una preciosa, muy cómoda de mover a cualquier lado que duraba hasta los trece kilos. Tuvimos que cambiarla en cuanto la peque se empezó a poner de pie, por el riesgo de caída mucho antes de los trece kilos (pocos meses). Hay cunas se convierten en cama y que se pueden usar muchos años. La que usa mi hijo ahora, por ejemplo, va hasta los 35 kilos y creo que tiene 1,60 metros de largo. Os tenéis que fijar en el peso máximo que soportan y no en las dimensiones. Puede ser grande pero no aguantar mucho peso. Ese peso máximo puede variar según el nivel (altura) al que tengáis el colchón en las cunas convertibles en cama o de varios niveles.
  • Colecho: tanto para cunas como para minicunas las tenéis que se acoplan de forma segura a la cama de los papás para colechar de forma más segura y cómoda (sí, agradecerás el espacio extra aunque solo sea un ratito. Abajo os dejo varias para que veáis los precios y si os compensa o no.
  • Tamaño de la cuna: como os decía, tened en cuenta las dimensiones de la cuna para ver que tengáis espacio suficiente en la habitación.

Cunas convertibles en cama y de colecho

Para mí, si tenéis espacio, estas cunas son la mejor opción sin duda ya que duran años.

Os dejo un montón de cunas para que comparéis precios. Tened en cuenta si incluyen el colchón o no.

Las cunas más simples sin niveles y no convertibles en cama no las pongo porque, sinceramente, por la diferencia de precio creo que no compensan.

Tenéis que tener en cuenta las medidas del colchón (comprobad si la cuna lo incluye al comprarla) para comprar las sábanas.

Minicunas, minicunas de colecho y moisés

Tienen dos ventajas claras: necesitan muy poco espacio y son fáciles de mover.

La gran desventaja es que apenas sirven durante unos meses.

Los moisés son una monería y muy prácticos para mover por la casa e incluso ir de visita. Por lo demás, no suelen durar más allá de los nueve kilos. En teoría, porque en la práctica en cuanto el peque se empiezan a mover dejan de ser seguros.

Os dejo una pequeña selección para que veáis precios.

Cunas de viaje

Son prescindibles pero van bien para tener en una segunda residencia a la que vais mucho o en casa de los abuelos si también los visitáis mucho.

Para un viaje puntual, creo que no compensa el gasto (y el trasto).

Por último, os dejo un vídeo en el que explico algunas cosas muy importantes que aprendí durante mi primer embarazo para que el bebé duerma seguro.

**En este post encontrarás enlaces afiliados de productos que creo que son interesantes. Puedes usarlos para comparar precios antes de hacer tu compra definitiva.
Si finalmente compras a través de esos enlaces, recibiré un pequeño porcentaje sin que tú pagues más así que contribuyes al mantenimiento de este blog. Hagas lo que hagas, gracias.

Última actualización el 2021-04-16 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *