Hacer cuadernos de viaje o diarios para peques [recuerdos de vida]

Una forma estupenda de que los peques se entretengan y de paso practiquen sus habilidades manuales es con un diario o con un cuaderno de viaje. Son ideales para que se entretengan cuando hace mal tiempo. Con el tiempo, será fantástico recordar sus propias historias y vivencias y tal y como ellos las veían y plasmaban.

Es una manualidad que disfrutarán creando pero también años después ojeando el cuaderno que han hecho. Os lo garantizo, se parten de risa y se asombran de su mundo pasado. Pensad, que los recuerdos, los pensamientos, los miedos, las obsesiones de cuando somos muy pequeños los perdemos al ir creciendo y poder recordarlo así es emocionante. Es reconectar con el peque que fueron. Se emocionan mucho.

Además, hacer estos cuadernos tiene una ventaja con las que muchas manualidades no cuentan: es fácil de guardar. No neguemos que esto es un detalle muy de agradecer porque ¿cuántas manualidades se van a la papelera? La mayoría, ¿o no?

Personalmente, no les marcamos si lo que tienen que poner en el cuaderno tiene que ser algo que les ha pasado de verdad o se pueden crear sus historias. Lo mezclan y me parece fantástico. En cualquier caso, es fascinante volver a cogerlos y recordar lo que les gustaban, pensaban, temían o inventaban años atrás.

Sobra decir que cuando los terminan y ya no les hacen mucho caso, los tenemos que guardar.

Ojo, esto no es su libreta de garabatear, de esas que en cinco minutos ya la han terminado haciendo una raya o dos en cada página. Esto es algo más elaborado requiere cierta planificación e intención por parte de ellos.

De hecho, es una forma genial de tener un álbum de fotos personalizado o como cuaderno de viaje también para adultos.

Cómo usar los cuadernos de viaje o diarios para peques

  • Para empezar, decidir si solo va a ser para viajes, excursiones, eventos o similar o si van a usarlo cualquier día que les parezca.
  • Pueden dibujar o pegar fotos, flores, hierbas recortes… o cualquier cosa que les parezca pero tiene que estar limpia y seca. Además tiene que ser más bien plano, con cosas voluminosas después es complicado seguir escribiendo en las demás páginas.
  • Se puede usar cualquier tipo de libreta pero os propongo tres que podrán aprovechar bien:
    • Una página de rayas y otra en blanco. En la de rayas escriben su historia o vivencia si ya saben o se lo escribimos nosotros y en la blanca pegan o dibujan. No hay muchos pero he encontrado este cuaderno de arcoíris precioso y este de dinosaurios. Las rayas van ideales para cuando empiezan a escribir y parece que se animan más.
    • Cuadernos punteados tipo Bullet Journal. Los puntos sirven de guía tanto para escribir como para dibujar. También como guía para pegar fotos. Estos me gustan más para los muy peques o para los que ya saben escribir. Para los que empiezan a escribir, van mejor los de arriba con rayas. Para los adultos son los que más me gustan ya que dan mucho juego para pegar fotos y comentar al lado.
    • Cómic en blanco. Pueden hacer sus historias tipo cómic, por supuesto, pero también pegado y escribiendo. A mí me gustan los cuadernos que tienen divisiones rectas y sin los bocadillos de hablar de los personajes. Me parece que da mucho más juego para lo que aquí buscamos que otro tipo de divisiones.
  • Necesitaréis además colores, pegamento, tijeras o lo que consideréis para cada actividad.
  • En nuestro caso, el único límite es que se mantenga la integridad y usabilidad del cuaderno. Es decir, que no se estropee con lo que hagamos o que nos dificulte su uso posterior.

Cuaderno de vida según la edad

Los míos los tienen desde que son muy pequeños. Os cuento las fases por las que pasamos pero primero os quiero aclarar que tiene que ser un cuaderno por niño:

  • Los más pequeñitos. Ojean cualquier revista o catálogo y los mayores recortamos lo que les guste. Le enseñamos a pegar y ponemos la fecha y lo que nos apetezca al lado.
  • Preescolares. Con el tiempo ellos van aprendiendo a cortar y nosotros solo tenemos que escribir lo que nos piden.
  • Escolares. Ya dibujan, recortan y pegan solos. También a veces traen ellos algún recorte, hoja o flor que les ha gustado y han encontrado. Al principio les tenemos que ayudar a escribir pero poco a poco lo van haciendo solos aunque sea con faltas. Les vamos enseñando a poner fechas.

Cuando crecen, ellos mismos deciden si quieren seguir o no y está bien que tengan su espacio y vuelquen sus ideas sin que nos las enseñen (aunque nos duela ;D).

La fecha es algo que os animo mucho a poner porque en unos años, agradeceréis saber en que momento hicieron cada cosa.

¿Hacéis este tipo de diarios con los peques?

* Si pinchas en alguno de los enlaces de afiliados de este blog, recibiré una comisión sin coste extra para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *