Saltar al contenido
Trucos de Familia

Cómo se queda la barriga tras el parto

Es lo de menos, claro, pero ninguna queremos quedarnos con un barrigón.

Reconozco que yo no lo pensé mucho pero tras mi primer parto me asombré de la cantidad de conversaciones sobre barrigas post niños que se podían tener.

Lejos de ser un tema frívolo me parece algo de lo más delicado. Afecta a la autoestima de una forma que jamás me habría imaginado. Incluso la piel sobrante o las estrías.

Albergar vida es lo más y no deberían importarnos los cambios en nuestro cuerpo pero lo hacen. Nos avergonzamos en vez de estar agradecidas o a pesar de estar agradecidas.

Nos comparamos. ¡A mí han llegado a tocarme en busca de faja!

Ni se lo tomé a mal porque ella solo quería librarse de su barriga y no sabía como.

¿Cómo se queda la barriga tras el parto? ¿Qué es lo normal?

Bueno, el tamaño parece que depende de cada una pero en lo que todas coincidimos es en que se queda más flácida.

Entre mis allegadas y no tan allegadas he visto y oído muchas cosas sobre sus barrigas. Se incluyen mujeres con cesárea, partos vaginales, partos a término, prematuros, gemelares y mi propia experiencia y estas son mis conclusiones.

Tipos de barrigas postparto inmediato y días posteriores

  • Barriga plana. Empiezo por la polémica, ya que se dice que las mujeres que quedan planas es por que se operaron en el parto. Pues que sepáis que algunas mujeres sí salen planas, no parece que hayan estado embarazadas. Parece ser que es cuestión de genética. En mi primer parto fui una de ella. Los músculos estaban blandengues las primeras semanas como es lógico y la piel se quedó un poco de sobrante. NO hice nada especial. Con el segundo me quedó una minibarriguilla.
  • Barriga de embarazada. Hay mujeres que dicen que estaban igual que si cuando el bebé estaba en la barriga.
  • Barriga intermedia. Pues ni plana ni casi como embarazada. La mayoría dicen que se quedan así.

No digo lo de la edad porque he visto barrigones en chicas y barriguillas en mujeres que rondaban los cuarenta.

También he visto mujeres delgadas con la misma barriga tras dar a luz que tenía a los 7 meses de embarazo.

Conclusión: quede grande o pequeña, tu barriga es normal.

El embarazo no nos afecta a todas igual. Somos únicas.

Pero hay otra cosa a tener en cuenta: la recuperación.

Entrar en la ropa preembarazo

Es como la prueba del algodón. Tiene un punto de crueldad, admitámoslo.

Pero aquí hay otro tema: nuestra edad, los años que vamos acumulando en nuestros cuerpos. ¿Todas las mujeres del mundo tendrían la misma talla a los 40 que a los 18 si no hubieran tenido hijos?

Los años, como los hijos, tienen efectos en nuestro cuerpo y el estilo de vida que llevemos afecta tanto o más que los niños. ¿Si o no?

Sigamos con el postparto y la ropa pero sin presiones ¿vale?

En mi caso, entré en la ropa preembarazo como dos o tres días después del primer parto y un par de meses después del segundo.

Otras madres me dicen que nunca volvieron a poder ponerse su ropa y otras que tardaron un año o más.

¿Qué afecta en esto? No hace falta ser médica para ver algunos factores que definitivamente ralentizan o imposibilitan la recuperación de la talla (lo del cuerpo preembarazo me parece de risa):

  • Los quilos que hemos cogido durante el embarazo. No es lo mismo adelgazar 10 quilos que 20, claramente.
  • Si nos ha quedado mini barriga o barrigón justo después del parto. El tamaño sí importa.
  • Que la cadera se haya ensanchado (y se quede así). La mía es más ancha después del segundo bebé. Hasta me salió un miniculete y todo (fui culiplana toda mi vida y soy feliz con mi pandero nuevo ;D).
  • Estilo de vida. Y esto último es por lo que la mayoría no entran más en su ropa preniños. No solo no se pierden los quilos que se han cogido sino que se siguen acumulando en nuestro cuerpo a lo largo de lo que nos queda de vida. O en otros casos nos quedamos como en el post parto.

Simplifico pero no hay duda que existen otros factores (enfermedades, revolución hormonal, diástasis abdominal…) que nos pueden complicar el tema de los quilos aún más.

Con niños pequeños a veces llevar una vida sana es complicado. No hablo de comer bien, que eso es relativamente fácil desde que se venden garbanzos en bote y ensaladas ya lavadas, hablo de mover nuestro cuerpo para fortalecerlo. Cuando estás exhausta, entrenar no apetece nada de nada.

¿Qué hice yo para recuperar la barriga tras el segundo embarazo?

Tras el primer parto, como dije, no me esforcé nada de nada y me recuperé en muy poco tiempo.

En el segundo hubo un momento en que mi cuerpo se estancó. Lo peor no eran los quilos, era que me sentía débil y en muy baja forma. Dos niños pequeños queman mucho.

Los cambios que hice fue por iniciativa de los médicos, por mi salud. Tuve algún problema en el embarazo y me aconsejaron dedicar algunos minutos al día a fortalecerme.

Más fuerte, más sana y al final un poco más delgada (nunca he sido ni estado gorda, en realidad).

El plan fue muy sencillo:

  • Nada de ultraprocesados.
  • Nada de azúcar añadido a nada.
  • Más ensalada, toda la que me diera la gana. Podía llevar hojas verdes crudas, fruta, zanahorias, frutos secos, frutas desecadas, … de aliño solo vinagre normal(no de los que llevan azúcar, glucosa, jarabe de no se qué, miel…) o limón y aceite de oliva.
  • Más fruta.
  • Carne baja en grasas.
  • De beber solo agua.
  • Caminar MÍNIMO 45 minutos al día a paso ligero (me llevaba a los peques).
  • Hacer en casa ejercicios para mejorar el core (por el suelo pélvico) indicados por una fisioterapeuta más pesas con botellas de agua. Con 10 o 15 minutos al día, o 10 minutos dos veces al día se nota bastante al cabo de un tiempo. Lento pero seguro.

No os podéis imaginar el cambio. En un par de semanas me sentía con mucha más energía y al mes había perdido la talla que no me dejaba respirar en mis viejos pantalones. ¡Y tenía músculos! Bueno, musculitos pero lo de recuperar la fuerza juega un papel importante sobre todo a nivel anímico: vas menos a rastras, todo cuesta menos.

Cuando empecé con los ejercicios no podía ni acabarme las series, os hacéis una idea de mi pésimo estado físico. Tened en cuenta que de siempre he sido fuerte y activa pero lo de los dos peques me desconfiguró la vida y olvidé mi cuerpo. ¡Y la falta que nos hace a las madres (y padres) estar en forma! Lo necesitamos para cuidar a nuestros peques pero también por nuestra salud. La espalda sufre, el suelo pélvico sufre, los quilos no ayudan y a esto le sumamos no dormir.

Es organizarse y pensar más en cuidarnos desde el punto de vista de la salud. Al estar en forma, sí se va a reflejar en la estética pero estar bonitas no es estar sanas.

Los ejercicios en casa se pueden hacer con los peques por ahí aunque no salgan perfectos. Lo de pasear les sentará también bien a ellos y comer sano es algo que debemos tomar como norma y no como algo puntual. Ayudará a toda la familia.

Espero que mi experiencia te sirva.

¿Me cuentas como te fue a ti? ¿Salud o estética? ¿Por qué la barriga nos afecta tanto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Debes leer y aceptar la política de tratamiento de datos.
Este formulario recopila tu nombre, correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Comentarios (2)

Efectivamente, todo es normal. Yo si apenas tenía barriga ya de antes… Pues enseguida me quedaba como si nada de nuevo… Y eso que yo el ejercicio lo llevo mal y no hice gran cosa. Con la peque un poco más, porque me lo incluía el seguro de salud alemán. XD

Responder

¡Normalísimo! La pena es la presión que hay que soportar sobre nuestro físico. Si queda barriga, para adelgazar y si no queda tener que escuchar que te has hecho de todo y hasta que digan que mientes.

Responder