Cómo empezar un trabajo en casa

trabajar en casa

Dejé de trabajar por cuenta ajena para cuidar a mi bebé. Meses después monté este blog con el objetivo de pagar el seguro médico de mi bebé y cada año me da más beneficios.

Fue una buena decisión.

Muchos tomamos esta decisión porque conciliar era imposible.

Pero en los últimos meses mucha gente simplemente no quiere volver al trabajo que tenía.

La vida pasa y han decidido cambiar cómo la vivían.

¿Y qué alternativas hay?

Una de las mejores es ser tu propia jefa o jefe.

¿Y si sale mal?

Bueno, pues intentas otra cosa pero ¿y si sale bien?

A día de hoy son muchas las actividades que podemos realizar con sede en nuestra casa. Lo único que tenemos que hacer es empezar. Incluso con poco presupuesto podemos empezar nuestro propio negocio.

Por dónde empezar un trabajo en casa

Para empezar nuestro propio negocio tenemos que tener claro qué es lo que vamos a hacer y también todas las responsabilidades legales, fiscales y económicas que hay detrás de esa actividad.

Hay que empezar pero NO a lo loco. Pensar, organizar, calcular y planificar marca la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Vamos por partes:

  1. Trabajos que podrías hacer. Quizá ya tienes claro lo que quieres hacer y quizá no, en cualquier caso empieza por crear una lista con el o los trabajos que podrías hacer. Apunta bien para cada uno:
    • qué necesitarías para realizar cada uno de esos trabajos y qué tienes ya,
    • dónde conseguirías tus clientes,
    • cuándo empezarías a cobrar,
    • cuántas horas tendrías que dedicarle y
    • si es algo que te gustaría realizar a medio largo plazo.
  2. Muévete. Pensando y deseando NO se cambia nada. Tienes que hacerlo. Si surgen problemas en tu cabeza, busca alternativa. A veces esos problemas son excusas porque nos da un pelín de miedo hacerlo de verdad. Céntrate en buscar soluciones y sigue.
  3. Gestoría. Busca profesionales que te asesoren sobre las obligaciones legales y fiscales que tienes y si lo que quieres hacer necesita algún permiso o formación especial. Entérate cómo emitir facturas y que te va a desgravar. Así te evitas sorpresas desde el principio.
  4. Calcula.
    • ¿Cuánto dinero vas a necesitar para arrancar? Ten en cuenta la inversión inicial de los materiales pero también cuotas de autónomos, seguros, gestoría y demás gastos.
    • ¿Cuánto podrías ganar? Con cifras claras sabrás si vale la pena o no seguir con esa idea o pensar en otra cosa. Hay ideas muy chulas pero que no van a generar el dinero suficiente ni para cubrir los gastos. En otros casos, quizá tengas que esperar demasiado hasta tener ingresos y lo que necesitas es que de algo de dinero cuanto antes. Ten todo en cuenta.
  5. Responsabilidades. Cada trabajo tiene sus riesgos y es bueno saber como hacer frente a lo que pueda pasar. Primero entérate si el seguro de tu casa cubre los posibles daños ocasionados por la actividad que vas a realizar o necesitas otro seguro. Por ejemplo:
    • Pones una lavandería para hacer la colada diaria de otras personas. Compras un par de lavadoras y una secadora. Si una tormenta las estropea ¿lo cubre el seguro de tu casa? Estás de alquiler y una lavadora se rompe y estropea el suelo y la pintura ¿lo paga el seguro de tu casa? ¿Y si unas prendas se estropean?
    • Haces comidas por encargo. Ha habido una intoxicación ¿cómo le harás frente a las posibles indemnizaciones?
    • Eres fisioterapeuta y un cliente se lastimó por algo en mal estado ¿y si te denuncia?

Directamente mi consejo es que te enteres de que es un seguro de responsabilidad civil y que coberturas vas a necesitar según tu negocio.

Tener un seguro de responsabilidad civil para pequeños autónomos significa muchas veces evitar la ruina familiar si algo pasa. En caso de no tener experiencia previa con un negocio es casi más importante porque quizá somos menos conscientes de lo que puede llegar a pasar y lo que nos puede llegar a costar.

Un seguro de responsabilidad civil nos cubre tanto en daños a terceros ocasionados por la actividad que realizamos como en los posibles gastos judiciales. Además suelen tener unos servicios de asesoría jurídica bastante buenos.

Ojo, los seguros de responsabilidad civil pueden ser también personales o familiares pero los hay específicos para profesionales. En este caso, además pregunta en la gestoría si desgrava ;D.

trabajar en casa

Algunos trabajos para hacer en casa incluso sin experiencia

En realidad, hay infinitas posibilidades pero tenemos que tener en cuenta que para algunos vamos a necesitar una formación específica e incluso permisos especiales.

En cambio, hay otros muchos para los que no necesitamos ni formación ni experiencia.

En cualquier caso, tenemos que decidir si preferimos hacer algo online o montar una consulta, despacho o taller presencial en casa. Si no tenemos el espacio y no queremos alquilar otro local, debemos tenerlo en cuenta a la hora de decantarnos por unas actividades u otras.

Algunos ejemplos para que os inspiréis.

Trabajos profesionales que requieren formación

Esta es una lista general pero quizá puedas adaptarlo a lo que has estudiado tú. Muchas pueden online o puedes hacerte tu consulta o despacho en casa. Online es más barato para empezar y tantear el terreno.

  • Clases online de materias específicas. Ingenierías, por ejemplo, fontanería, electricidad, corte y confección. No necesitas experiencia dando clases, sólo controlar las materias y preparar las clases y el material.
  • Clases online de fitness. Yoga, pesas, gimnasia para embarazadas… No lo hagas sin la formación adecuada ya que te podría traer serios problemas.
  • Entrenamiento postural. Normalmente lo hacen fisioterapeutas o similar. Asesoran a personas particulares e incluso empresas sobre cómo hacer su trabajo o cualquier actividad en el día a día para mantener nuestro cuerpo sano. También dan ejercicios para mejorar ciertas zonas del cuerpo.
  • Contabilidad. Mi vecina le lleva la contabilidad a otros pequeños autónomos y se gana bastante bien la vida.
  • Asesoría nutricional. Los que son realistas y se basan en productos locales están bastante demandados. No me refiero al los que se limitan a imprimir un menú con muchos platos. Estos analizan contigo lo que has comido y te dan alternativas de mercado local incluso para familias.

Trabajos que no necesitan formación previa

Hay muchas más posibilidades de las que pensamos. Por ejemplo:

  • Cocinar para otros. En general, según donde vivas vas a necesitar el carnet de manipulador de alimentos pero eso se hace en poco tiempo.
  • Organizar fiestas. Aquí hay gente que prepara todo el material en su casa y después se lo recogen o cobran un extra por ir a hacer la decoración al sitio. Otros te consiguen los presupuestos de varios restaurantes o locales para eventos y te dan a escoger.
  • Hacer tartas especiales. Tienes que ser muy manitas.
  • Tener un blog, un canal de YouTube o Redes Sociales. Es mi caso. El inconveniente es que necesitas aprender mucho al principio y que no sabes cuándo llegarán los beneficios. La ventaja es que cualquiera puede hacerlo.
  • Hacer la colada para otros. También existe la opción de solo planchado. Aquí es bastante habitual.
  • Conversar como nativo. Si tu nivel en algún idioma es alto, puedes cobrar simplemente por conversar con alguien que quiera aprender el idioma.

Podría poner muchos otros ejemplos pero lo importante es tener claro que el autoempleo es una opción para todos y todo es ponerse. Eso sí, infórmate bien de todo lo que necesitas antes de empezar.

¿Te has planteado montar tu propio negocio?¿Cómo te decidiste a hacerlo?

Gracias a mi espónsor por confiar en trucosdefamilia.com y hacer posible su continuidad patrocinando este post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *