Saltar al contenido
Portada » Crianza » Gestionar celos y peleas entre hermanos

Gestionar celos y peleas entre hermanos

peleas celos hermanos

Desde que soy madre lo que peor llevo, con mucha diferencia, son las peleas entre hermanos. Cuando los peques se pelean, mi estrés se dispara, se me cruzan todos los cables y me cuesta mucho no acabar gritando (y empeorando en el problema).

He estado bastante fastidiada con este tema pero he ido buscando y encontrando formar de gestionarlo.

Algo que me ha ayudado mucho es saber que las peleas de hermanos son buenas para su desarrollo siempre y cuando no traspasen ciertos límites.

Pero aún sabiendo esto, a última hora de la tarde esta casa es un polvorín.

A ver, es que cuando se pelean por pelear, en plan chorradas y me meten a mí para que elija ganador de la discusión, me dan ganas de salirme de la maternidad al menos un par de horas.

Las peleas absurdas típicas:

  • Querer lo que el otro tiene en la mano aunque sea un trozo de servilleta usada. Es un clásico.
  • Cuantos primos/primas/tíos… tiene no sé quien. Para empezar, uno de mis niños ni siquiera tiene claro lo que son los primos como para ponerse con parentescos de niños con los que juegan.
  • Quién ha dicho qué. A menudo, uno no estaba presente cuando sucedieron los hechos y se limita a llevar la contraria.

Pues así, unas cuatro mil variantes. Obviamente, siempre que están en modo discusión absurda dan por hecho que yo voy a elegir ganador. La atención de mamá no está disponible para esto.

peleas hermanos

Tenemos una norma hace algún tiempo que es que cuando discutan cosas sin sentido se tienen que amañar entre ellos. Yo no quiero ni oírlo a ser posible.

No cumplen la norma.

Además, siempre vienen con estas discusiones cuando estoy haciendo algo que requiere toda mi atención.

Y, sí, mi atención suele ser el premio gordo. Lo sé y soy feliz sabiendo que mis hijos me adoran así pero esas discusiones sin sentido me desquician.

En nuestro caso, no hubo celos al nacer el segundo, empezó años después porque el peque le deshacía los juegos de la mayor y porque cuando empezó a hablar el peque, la mayor no le dejaba. No lo hacía apropósito, es que hasta ese momento, todas sus preguntas tenían respuesta casi inmediata y, de repente, tenía que esperar a que acabara de hablar con el nuevo.

Un error que yo cometí fue intentar mediar y evitar el conflicto. No tenía ni idea de que las peleas de hermanos eran una buena enseñanza (siempre y cuando no subieran de nivel hasta insultarse o pegarse). Ahora practico la NO intervención a no ser que la cosa se ponga fea.

Ellos siguen volviendo a que yo haga de árbitro pero me mantengo firme y les dejo que lo resuelvan solos.

Es curioso lo que hice porque yo misma he sido siempre consciente de las ventajas que tengo por ser familia numerosa. Jamás en la vida he tenido con nadie discusiones ni al 50% del nivel de las que tenía con mis hermanas y hermano (todos enérgicos y espabilados).

Hemos peleado tanto, tanto y tan fuerte por cosas tan tontas que cuando alguien viene a discutir chorradas conmigo, me quedo igual y cuando me ven la cara de tranquilidad se desinflan bastante pronto. Soy impermeable a las discusiones solo por ver quien es más chulo.

Por otro lado, cuando la discusión es por un tema serio, sé mantenerme firme y escuchar al otro.

Aún así, intenté evitar que se pelearan hasta que supe que era un error.

Ahora lo que procuro es no empeorar el problema, no echar más leña al fuego ni hacer de juez. Los hermanos se pelean y tienen celos en algún momento y eso resulta que no es malo para ellos.

A los padres nos pone de los nervios, sí, pero es algo que como adultos también tenemos que aprender a gestionar en vez de evitarlo.

Recursos para gestionar los celos y las peleas entre hermanos

Por suerte, a día de hoy tenemos un montón de información para saber un poco que hacer y que no.

Os dejo un podcast que escucho de cuando en cuando para refrescar mi memoria. Me ayuda mucho entenderlos a ellos en sus peleas y saber como actuar. Este es el podcast sobre peleas y celos entre hermanos. También lo tenéis en YouTube.

Aquí otro podcast también con Amaya de Miguel pero entrevistada por Carmen Osorio . La parte en que dice que le dice a los padres que no escuchemos para mí fue como ver la luz. Lo aplico y tengo la mitad de estrés. Cuando estoy más tranquila se nota mucho y ellos acaban rebajando el tono también. Otra parte de este podcast que me gusta es cuando hablan de la crianza antes y de la de ahora y de los recursos que tenían nuestros padres y de los que tenemos nosotros. Totalmente de acuerdo, si tenemos esos recursos, usémoslos.

Lo he comentado otras veces pero lo repito aquí. El programa que uso para escuchar los podcast es el Google Podcast que funciona tanto en el ordenador como en el móvil.

¿Evitáis las peleas entre hermanos o dejáis que fluyan naturalmente? ¿Os desquician tanto como a mí? ¿Hay hermanos sin celos o simplemente no los manifiestan o no lo vemos nosotros?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.