Saltar al contenido
Portada » Cocina » 2 menús familiares económicos completos y sencillos

2 menús familiares económicos completos y sencillos

Os subo dos menús semanales familiares económicos tal y como los hago yo.

La semana pasada os contaba que lo barato para unos puede ser caro para otros y que por eso es mejor aprender a hacer nuestros propios menús económicos. En vez de intentar hacer los menús semanales de otra gente da mejor resultado usarlos como inspiración para hacer los nuestro.

De todas formas, una vez que tenemos una lista con las recetas que nos resultan prácticas, entran en nuestro presupuesto y además gustan en casa, hacer los menús resulta sencillísimo.

Por cierto, reutilizo los menús que mejor me han funcionado y me resulta muy útil apuntar algunas notas en la parte de abajo y por la parte de atrás como:

  • Cantidades. Tanto cuando he dado con la medida justa como cuando me he pasado o quedado corta.
  • Recetas y agenda. Si la receta no encajaba en la agenda. Normalmente esto me pasa cuando llevan más tiempo del que yo contaba.
  • Combinaciones de sobras. Lo típico que tienes sobras, pones algo más y, sin contar, te sale una cena estupenda. Pues lo apunto para repetir.
  • Desayuno cole. Lo suelen decidir ellos entre varias cosas que les doy a escoger y lo dejo apuntado para toda la semana. Me ahorra no romperme la cabeza pensando en que ponerles y además es una forma de mantenernos en el presupuesto ya que no dejamos nada fuera. Si lleváis comida al trabajo, haced lo mismo.

Otro dato. Uso * cuando quiero hacer más doble cantidad de una comida y uso = cuando voy a usar el extra de esa receta doblada.

Estos dos menús en Suiza me saldrían bastante económicos, están buenos y son bastante saludables. Os comento varias cosas en cada uno por si os sirven a la hora de hacer vuestros menús.

En cualquier otro mes, me basta hacer 2 menús de este estilo para todo el mes. Después es tan fácil como alternarlos. Realmente lo que hago es el menú para dos semanas y repito. Si quiero modificar algo, lo modifico sobre el menú y listo.

Digo en cualquier otro mes porque en enero lo que hago la primera semana es sobre todo aprovechar las sobras de las fiestas de Navidad y fin de año. A veces para ahorrar, basta con no gastar sin necesidad y eso se consigue con algo tan básico como NO tirar comida.

Aquí está el primer menú económico familiar. Debajo tenéis el enlace por si os lo queréis descargar y si preferís la plantilla totalmente en blanco la podéis descargar en este post.

Varias cosas en este menú:

  • Ensalada/salteado de verduras: Aquí no se refleja si tengo algo en la nevera fresco para utilizar o no. Si lo tuviera, perfectamente podría ser parte de las ensaladas de la cena del lunes y el martes. Otra opción sería sustituir esa ensalada por un salteado de verduras.
  • Frutas de temporada. Lo que he apuntado en el menú son las que encuentro en los supermercados de aquí pero cada uno debe ver lo que hay en su zona para conseguir mejor precio pero también mejor calidad.
  • Crumble de frutos rojos. Tenéis la receta con vídeo aquí. Podéis usar las frutas que queráis y que os salga a precio. En mi caso compré ruibarbo congelado a muy buen precio y los frutos rojos que uso también son congelados. Frescos me costarían cinco veces más.
  • Ahorro de tiempo y energía. Como véis, duplico a menudo las recetas para poder comer dos veces. No solo ahorro en la factura eléctrica si no que además, ahorro un montón de tiempo. Además uso la olla de cocción lenta que es meter dentro, programar y olvidarme. Tengo muy en cuenta la agenda cuando hago el menú y para seguir teniendo una comida sana y rica aunque NO haya cocinado nadie. Aquí os daba dos recetas para la olla de cocción lenta que solo lleva unos minutos preparar. Ya os imagináis como va el pollo con judías ;D.
  • Müesli. Buscad una avena a buen precio y que os guste de sabor. A mí me sale un quilo a un franco con cincuenta lo que ya nos da una idea de lo barata que es. Podéis ver cómo hago muesli facilito en este vídeo. La versión más barata pero muy rica: Avena, leche o agua, compota o manzanas trituradas y un par de cucharadas de coco rallado. Cocinar hasta que hierva en olla o micro y listo. Si tenéis frutos rojos congelados, ponedle un par de cucharadas pero sin ellos también está bueno.

Este menú en mi caso saldría más barato que el otro. Por otro lado, perdería más tiempo cocinando al no usar en ningún momento la olla de cocción lenta.

Notas interesantes:

  • Avena en vez de muesli. Fue una forma de distinguir que lleva menos cosas y, por lo tanto, es más barato. Os lo contaba arriba, solo con cocinar la avena con compota o manzanas trituradas ya está rica. Podéis usar agua, leche o combinarlos y hacerlo tanto al micro como en una olla. Aunque se ve mucho en redes sociales, la avena debe cocinarse siempre. Basta que hierva y la dejéis reposar unos minutos. Nosotros la hacemos siempre la noche antes y ración suficiente para dos desayunos.
  • Pasta y salsa de bote. Os contaba cómo hacer una salsa de carne buenísima en este vídeo, bastante saludable porque lleva mucha hortaliza y perfecta para congelar. Pero también está la opción de comprarla aunque no sea tan sana. Aquí puedo conseguir un quilo de pasta por 1 franco y cada bote de salsa en el Lidl me sale a 0,89. Si para un quilo de pasta uso cuatro botes tengo dos comidas por menos de 4 francos suizos. Más barato imposible. En casa tengo algunos de estos botes de salsa para apuros de tiempo y combino de carne y verduras (aquí cuestan lo mismo). Estos mismos botes de salsa los podríais usar para hacer lasaña.
  • Tortilla de calabacín. Aquí los calabacines salen muy bien de precio. La ventaja con las patatas es que se pueden comer crudos. Lo que hago es picar el calabacín con en la picadora (lo podéis rallar), saltearlo en un poco de aceite de oliva uno o dos minutos y echarle ya los huevos encima. En menos de 10 minutos la tortilla está lista para servir y es mucho más ligera que una tortilla de patata.
  • Bizcocho de manzana. La receta es esta aunque ahora uso menos azúcar y la mitad de harina integral. Los frutos rojos son opcionales. Una vez que encendemos el horno, nos compensa hacer más y tener para desayunar o merendar días extra.
  • Albóndigas caseras. Podéis usar la carne que queráis y para reducir el coste añadid zanahorias y calabacín triturados. Más sanas y más baratas. Si tenéis congelador, haced el triple y congelad.

Pues estos serían dos menús baratos pero nutritivos. Además, cómo véis, tengo en cuenta la agenda en todo momento para que aunque nadie pueda cocinar por horarios, haya comida igual.

Espero que os sirvan de inspiración para hacer vuestros propios menús. Estos dos menús con las respectivas listas de la compra, previa revisión de nevera y despensa, me lleva hacerlos como 10 minutos. Sólo hay que practicar ;D.

¿Qué receta es la más barata en tu zona? ¿Y la más cara?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.