27 Jul

Tips e ideas: piscina hinchable para bebés [y cía]

No es una gran ocurrencia poner una pequeña piscina hinchable para bebés y que jueguen y estén fresquitos.

No, no lo es.

Pero a mí no se me había pasado por la cabeza…hasta la primera ola de calor.

Normalmente vamos al lago una horita o algo más cuatro o cinco veces a la semana. La verdad es que nos encanta y por eso no me había planteado antes hacernos una piscina hinchable.

Pero de repente fue una urgencia por varios motivos:

  • Imposible aparcar a una distancia aceptable del lago muchos días.
  • Demasiada gente por todas partes.
  • Demasiado calor para una niña de un año incluso temprano por la mañana o al atardecer.
  • Las tormentas son cortas pero violentas, con mucha lluvia y viento muy fuerte. Se desatan en minutos y no puedo recoger y llegar al coche tan rápido.

Por todo esto un día que no pude aparcar me fui directa a comprar una piscinita.

La verdad es que es pequeña, del tamaño de la bañera para la colada pero nos va genial. Ale no tiene ni año y medio y puede entrar y salir ella sola, no puede acostarse totalmente dentro y siempre tiene los bordes cerca para agarrase y ponerse de pie o sentarse. Al ser pequeña no necesito desinflarla cuando no la usamos . La resguardo del sol y del viento bajo la mesa de la terraza.

Cuando vayas a jugar con la piscina, si es pequeñita como la nuestra, la puedes lavar bajo la ducha y llenarla con la regadera. Con un par de regaderas es suficiente para la nuestra. Cuando ya no queráis jugar más, podéis regar las plantas con el agua (si es que ha quedado algo dentro).

El tamaño del que compres la piscina depende de tu situación particular. No es lo mismo que tengas un balconcito que un jardín o terraza, ni que tengas un bebé que tres niños más mayores.

Pero lo cierto es que, aunque sea pequeña, viene genial para refrescarse y pasárselo pipa un buen rato.

Te recomiendo que le ofrezcas a tu peque objetos variados en distintos días y que le dejes experimentar. Mi niña suele jugar a:

  1. Regar las plantas. Llena su regadera de juguete y riega todas las plantas. Yo encantada, me ahorra el trabajo a mí.
  2. Ducharse con la regadera, o a papá, a mí, o a la perra, o a algún muñeco…
  3. Con botes pequeños (como de yogur, tapones como el de la botella de suavizante, tacitas, jarras, teteras de juguete…) pasa agua de unos a otros.
  4. También le gusta ver como los objetos flotan y otros se hunden.
  5. Tirar cosas a la piscina para que salpiquen.
  6. Con una esponja y un trapo hace mil cosas distintas: deja que se empapen y mira como se hunden, los levanta y observa como cae el agua, los aprieta para que salga mucha agua, se lava, limpia la piscina o los juguetes, a la perra, mis piernas…
  7. Llenar un cubo con la pala, una botellita, un bote o una cuchara.
  8. Los cubitos de hielo son muy misteriosos: frios, flotan y desaparecen. Puedes hacerlos de distintas formas o de colores (con colorantes alimentarios, zumos, refrescos…)
  9. Hojas, hierbas, palitos, piedras, …. todo vale para ver si flotan o se hunden.
  10. Tierra. Muy a mi pesar le encanta. La coge de las macetas y la echa a puñados en la piscina para ver como el agua se vuelve marrón.
  11. Pelotas.

Pero los papás también podéis aprovechar la piscina para leer o tomar algo al anochecer refrescando los pies dentro. Un plus es añadir sales de baño o aceite aromático. Te dejará la piel suave y fresca.

Yo lo hacía muchísimo cuando estaba embarazada pero en vez de piscina con una bañera. Después ponía un ratito las piernas en alto y las masajeaba suavemente. No se si será por esto que casi no se me hincharon las piesnas en el embarazo, eso que trabajaba de pie.

 ¿Qué tienes que debes hacer una vez que tengas las piscina?

  • Lee bien las instrucciones, sigue todas las indicaciones y respeta las medidas de seguridad.
  • Decide dónde la vas a poner. Piensa en la sombra y el viento sobretodo. La mía la pongo en la parte de la terraza que está bajo el techo. Aún así abro totalmente el toldo y según de donde venga el sol pongo una colcha para que no le de nada el sol y coloco varias plantas altas que dan una sombra más fresca y dejan que corra el aire.
  • Debajo de la piscina pongo una alfombra vieja grande tanto para que no se estropee la piscina como para que el suelo demasiado caliente no queme nuestros pies.
  • Nunca, nunca dejes a los peques solos en la piscina.
  • Protege al bebé del sol, el viento o una bajada brusca de temperatura.
  • Mantén a bebé hidratado.

A mi me asustaba un poco lo de las piscinas pero no perdiendo de vista a la peque mientras juega con ella no hay problema. Cuando no juega siempre está vacía.

¿Por qué una pequeña piscina hinchable y no una bañera? Fácil. La bañera se puede romper y cortar al bebé.

¿Qué es lo que más te gusta del momento piscina?

 

Coméntame o comparte lo que quieras.