25 Abr

De parto: ¿qué me llevo al hospital? [con infografía]

La bolsa para el hospital.

Cuestión complicada.

No queremos quedarnos cortas así que tendemos a meter y meter y meter y acabamos con un maletón (o dos) pesado e incómodo.

En este post doy unos consejos generales para hacer una bolsa práctica y cómoda. Que nos sirva para hacer cómoda nuestra estancia en el hospital y donde lo encontremos todo rapidito.

La meta es que no falte de nada y que lo encontremos todo en una bolsa bien organizada. Entre recuperarnos del parto y atender al bebé, trabajo suficiente tenemos como para tener que estar rebuscando veinte minutos por una bragas o el cargador.

De parto: ¿qué me llevo al hospital?

Nosotros hicimos el curso de preparación para el parto donde nos resolvieron todo lo relativo a la estancia en el hospital y lo que podríamos necesitar. También nos resolvieron las dudas relativas al papeleo. Tuvimos tour por la sala de partos y todo, estuvo genial.

ANTES de hacer tu bolsa para el hospital

  1. Contacta con el hospital, la matrona o pregunta en el curso de preparación al parto e infórmate de la documentación que necesitas. Preguntda de paso si tienen pijamas o camisones (abiertos por delante si vas a dar el pecho), braguitas desechables, compresas y discos de lactancia. Haz una lista con todas tus dudas ;D.
  2. Si has decidido dar el pecho, lleva ropa que te facilite la lactancia.
  3. Vas a estar dolorida, más si te hacen una cesárea, así que prepara ropa cómoda, que no apriete. Es posible que tus pies y piernas se hinchen, lleva unas pantuflas holgadas (o coge las de tu marido ;D).
  4. Si está permitido en el hospital en el que vas a dar a luz, llévate snacks sanos para ti y tú pareja: frutos secos, galletas integrales, pan tostado, tortitas de arroz… Más sano y barato que estar bajando a picotear a la cafetería o que las máquinas expendedoras. En el hospital en el que nació mi hija teníamos fruta y tés siempre disponibles (pregunta también si tienen en el hospital).
  5. Te vendrá bien calzado cómodo de calle si vas a salir a pasear durante y después del parto. Yo salí a pasear para intentar acortar la primera fase del parto y mis zapatillas de running me vinieron genial. También salí a pasear al día siguiente del parto. Me sentó genial el aire fresco y caminar a paso ligero sin barriga y con unos cuantos kilos menos.

Con la información que te ha dado la matrona, el hospital o en el curso, analiza la ropa que tienes y haz tu bolsa pensando en tu comodidad. Así, en el hospital tendrás todo lo que necesitas para centrarte en ti y en tu bebé. Si llevas cosas que no necesitas, serán un estorbo.

Ahora que ya tenemos una idea de lo que vamos a necesitar, ya podemos empezar a seleccionar que llevarnos y luego  empaquetar. A mí me gusta empezar escribiendo lo que voy a llevar en una lista, prepararlo sobre la cama y luego empaquetar.

Abajo os dejo una infografía que os puede servir de guía.

Bolsa de mamá para el hospital

  1.  Toda la documentación necesaria en una carpeta para que no se pierda nada.
  2. Si el hospital no tiene camisones o pijamas: 2 pijamas o camisones (abiertos por delante si vas a dar el pecho).
  3. 2 Sujetadores (de lactancia si vas a dar el pecho).
  4. 1 Braguita cómoda para la salida (o 4 si el hospital no tiene desechables).
  5. Zapatillas de casa + 2 pares de calcetines. 
  6. 1 Bata.
  7. 3 camisetas + 2 pantalones cómodos + una chaqueta o chal.
  8. El neceser: champú, peine, algo para sujetarte el pelo, lima de uñas, cepillo y pasta de dientes, desodorante y tus cremas. Mejor no uses perfume que puede molestar el sensible olfato del recién nacido.
  9. Móvil, cargador y algo para leer.Bolsa de mamá para el hospital

EXTRAS

  • Reusa para salir o pasear el outfit de entrada así puedes ahorrar espacio. Ten pensado con antelación que te vas a poner según la temperatura que pueda haber el día del parto.
  • Snacks saludables: galletas integrales, frutos secos, pan tostado… Amamantar da hambre.
  • Bolsas para la ropa sucia. Primero por higiene, y segunto porque así tu marido se puede ir llevando la sucia cada día y se te hará más fácil manejarte con lo que queda.
  • Y, por supuesto, ¡la bolsa del bebé!

Más cositas en Instagram.

Cargar más
Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.

¿Cómo ves la lista? ¿Se adapta a tus necesidades? ¿Que te has llevado tú a tu parto que fue un estorbo total?

**Este post fue publicado originalmente en febrero del 2015. Es de los primeros del blog. Se compartió mucho, sobre todo la infografía. Como estoy preparando la bolsa para el nacimiento de mi segundo bebé he decidido recuperarlo. He hecho algunos cambios que creo que lo hacen más legible y cambiado la foto. ¡Espero que os guste!

09 Nov

Cómo combatir los picores y las estrías en el embarazo

Lo más importante en el embarazo es la salud del bebé y la tuya misma. Indiscutible.

Pero no seamos hipócritas y reconozcamos que a ninguna nos hace la más mínima gracia quedarnos llenas de estrías, manchas, pellejos colgando y un montón de quilos de más.

Hubiera hecho cualquier cosa por la salud de mi bebé pero mi cuerpo lleno de estrías no le hubiera ayudado en nada.

Al contrario.

Creo que si tú te encuentras bien el bebé lo nota durante el embarazo. Tras el embarazo si estás animada será más fácil la nueva vida con el bebé. Las estrías en el embarazo amargan a más de una. Y más después queriendo eliminarlas, disimularlas u ocultarlas.

Por ello, yo decidí prevenirlas.

Por desgracia, no hay un remedio milagroso contra las estrías. Te contaré lo que hice durante el embarazo para evitarlas pero antes quiero hablarte de los puñeteros desagradables picores de barriga.

Empezaron sobre el cuarto mes aunque no eran excesivamente molestos. Apenas un ratito al día, normalmente por la tarde. Tras la ducha e hidratarme bien la piel se iban por completo. Muchos días ni siquiera tenía picores.

La cosa se complicó mucho cuando la doctora me dijo que tenía que usar medias de compresión en el trabajo. Tenía picores intensos 24 horas al día. Usé cremas y más cremas. Caras, menos caras, más caras.

Nada. Seguía igual de mal.

Al final, resulta que tenía alergia o hipersensibilidad a las medias y empezaron a picarme también las piernas.

Me dieron la baja por otro tema y solo estuve con las medias tres o cuatro semanas pero los picores continuaron casi igual de mal. Un día hablé con alguien que trabaja rodeada de dermatólogos. No me quedé muy convencida con la respuesta realmente pero probé.

En dos días se acabaron los picores.

¿Cómo?

Picores, estrías y piel tirante en el embarazo

Con una crema baratita que ya conoces. La Nivea del bote azul. Sí. Esa misma, la de toda la vida.

En el embarazo notarás muchos cambios. A mí la piel se me secó muchísimo y el pelo se me puso superbonito y brillante. Tú debes estar atenta a las señales que te de tu cuerpo para ir adaptando tus rutinas de belleza a las nuevas necesidades de tu cuerpo.

El primer día que me puse la Nivea mi piel estaba fatal y ni podía dormir bien por los picores. Me dí crema por la barriga los costados y toda la cadera con un buen masaje. En la barriga me dejé una capa gorda y estuve por la casa en ropa interior. Por la tarde repetí después de la ducha. Dormí del tirón. ¡Qué gustazo!

TRES RUTINAS IDEALES PARA TODAS LAS EMBARAZADAS

  1. Bebe agua. No esperes a estar muerta de sed. Tu cuerpo necesita más agua que nunca así que dásela. Lo de no beber para evitar ir tanto al baño no te traerá nada bueno. Conozco mujeres que han tenido un problemón con infecciones de orina por intentar beber lo mínimo.
  2. Pasea, mantente activa. Si hacías algún tipo de ejercicio pregunta a tu médico como adaptarlo para seguir practicándolo en el embarazo. Yo soy de pasear. Camino varios quilómetros al día desde hace años y seguí haciéndolo en el embarazo. Mis músculos siguieron trabajando y en forma. Esto ayuda a controlar el peso y a que la recuperación des cuerpo tras el parto sea más rápida. Por lo visto, el cuerpo tiene una especie de memoria que hace que vuelva a su estado “habitual”.
  3. Buena dieta. Como ves nada nuevo. Si no sabes lo que es eso de una buena dieta busca a un profesional que te ayude. Aprovecha para adquirir conocimientos y buenos hábitos para toda tu vida y transmitírselos a tus hijos.

RUTINA ANTIESTRÍAS

Primero quiero contarte lo que a mí NO me funcionó. Compré cremas antiestrías en farmacia y ninguna me fue bien. Al revés, notaba la piel tirante y me picaba más. Me gasté una pasta por que probé varias(y las pagué, claro). Algunas eran cremas muy buenas de las que la gente habla genial como Trofolastín Anti-Estrías o MUSTELA EMBARAZO ANTIESTRIAS DOBLE PACK DE 150ML.

Estas cremas les han ido muy bien a mujeres que conozco pero a mí no me ayudaron. Mi piel es realmente sensible y en el embarazo mucho más.

¿Qúe me ayudó?

  • Las tres rutinas del principio: agua, paseo y buena dieta.
  • La baratísima crema Nivea del bote azul en sustitución de mi crema hidratante y las cremas antiestías que me había comprado y no me habían ayudado para nada. Como no se extiende bien lo que acabé haciendo es ponerme aceite y por encima la Nivea masajeando muy bien.
  • Aceite de almendras. Desde que supe que estaba embarazada usé aceite de almendras por la noche después de la ducha. Al levantarme por la mañana usaba la crema hidratante corporal de siempre que se absorbe rápido y es menos pringosa que el aceite. Más tarde Nivea+aceite tras la ducha y aceite por la mañana. Me gusta mucho el aceite de Naturset y el Puro de Naissance que es una pasada. Cuando compres aceite de almendras mira que sea aceite de almendras y no con aroma a almendras o solo con un poquito de aceite de almendras dulces.
  • Dejar de usar la medias de compresión. Me daban alergía pero quizá a ti no te pase. Puedes tener reacción a cosas que antes de estar embarazada no tenían ningún efecto sobre tu piel así que en tu caso puede ser otra cosa o nada.
  • Usar ropa holgada como vestidos, largos me resultaban más cómodos, o camisetas y camisas de mi marido por casa con pantalones de pijama, yoga o chandal.
  • Empezar a hidratarme más la piel desde que supe que estaba embarazada. No esperes a tener la barriga grande o verte estrías. La piel se puede estirar hasta diez veces o eso dicen. Cuanto más hidratada y elástica esté desde el principio, mejor.
  • No limitar la hidratación intensa a la barriga. Masajeate la barriga, costados, toda la zona de la cadera, los muslos y el pecho todos los días. Por la mañana, como tenía menos tiempo, solo me ponía crema por toda la cintura y cadera por delante y por detrás. Esto incluye nalgas y parte inferior de la espalda.

Con todo esto a mí no me salió ni una estría y mi piel se veía muy bien tras el parto. Lo mejor fue no tener más picores y no notar la piel tirante cuando la barriga se hizo grandota.

Hay quién dice que no se pueden evitar las estrías pero todas las mujeres que conozco que se hidrataron muy bien desde el principio y tenían una vida saludable no tienen o tienen muy pocas. Algunas tenían casi cuarenta años cuando se quedaron embarazadas y alguna tiene gemelos. Yo, sin dudarlo, empecé a masajearme la piel con cremita y aceite a conciencia desde que supe que estaba embarazada y parece que funcionó. Conste que yo siempre me ponía crema tras la ducha ya.

¿Qué te funcionó a ti contra las estrías o a pesar de todos los cuidados y esfuerzos te salieron igual?