29 Ago

Cómo extraer y almacenar leche materna de forma cómoda y práctica

Extraer y almacenar leche materna es un tema que interesa mucho a las mamás que volvemos a trabajar y queremos que nuestro bebé siga tomando exclusivamente leche materna.

Pero también a todas las mamás que quieran tener una pequeña reserva de leche materna para cuando van a estar unas horas alejadas del bebé por el motivo que sea.

Como extraer y almacenar leche materna de forma práctica cómoda y práctica

Yo estoy en los dos grupos.

Por un lado, quiero que el bebé siga tomando exclusivamente leche materna cuando yo vuelva al trabajo.

Por otro lado, esa reserva nos está ya haciendo la vida más fácil en casa. Si voy al médico, hacer la compra, a depilarme o a donde sea sea, mi marido se queda tranquilamente con el bebé porque sabe que si le entra hambre no tiene más que abrir el congelador coger una bolsita de leche, descongelarla y calentarla en una taza con agua del grifo.

Extraerse y almacenar leche materna es muy fácil si disponemos de buena información. Os cuento como lo hago yo y abajo os dejo unos enlaces a páginas especializadas en este tema con información clara y precisa.

Material para extraer y almacenar la leche materna

CONSEJOS

Primero me gustaría indicar lo que en mi opinión va mejor en cada caso y luego os cuento mis fallos por si estáis en dudas y os aclaran algo.

Para las que quieren un poco de leche en reserva para algún día suelto cada mucho lo mejor(más barato) sería probar a sacártelo manualmente o usar un sacaleches manual.

Si vas necesitar leche con cierta frecuencia, un par de veces a la semana, por ejemplo, yo me haría con un extractor manual o uno eléctrico simple .

En los dos casos los puedes almacenar en botellas o vasos que puedes lavar y volver a usar todo lo que quieras. Los vasos como los de Avent los puedes reutilizar luego con las papillas. Si es algo previsto lo puedes dejar preparado en la nevera después de extraerlo (máximo 24 horas).

Si necesitas una reserva mayor y después  te vas  sacar en el trabajo, te recomiendo un sacaleches eléctrico simple o doble.

Para almacenar mucha cantidad las bolsas van perfectas. Las pones a congelar extendidas horizontalmente para que ocupen menos y se descongele rapidito.

MI ELECCIÓN Y POR QUE FUE UN ERROR

Con mi primer bebé dejé mi empleo. Tenía un extractor manual de Avent que me regalaron y apenas usé. Error. Debería haber hecho una reservita de leche congelada con lo que hubiera tenido bastante menos estrés cada vez que tenía una cita o me iba a algún lado sin ella.

Esta vez vuelvo a mi trabajo fuera de casa así que compré este extractor de Kinyo. Funciona bien pero para mí tiene dos problemas:

  1. No consulté el tamaño del embudo antes de comprar. Error gordo.Consulté al proveedor y me dijo que lamentablemente no tienen otra talla. Los embudos no son talla única y pueden provocar problemas en pezones y pecho si no son el tamaño adecuado. Por favor, medid vuestros pezones e informaros de la talla que necesitáis. Evitaréis problemas de salud y al final ahorraréis. El sacaleches de Medela es mucho más caro pero tiene embudos de varias tallas aunque hay que comprarlos aparte (trae uno talla M). Yo me compré el Kinyo y creo tendré que comprarme el Medela más el embudo de mi talla.
  2. Lo cogí simple. Error engorroso. Volviendo trabajar, compensa el gasto de cogerlo doble. No me sobra el tiempo ni en el trabajo ni en casa.

MATERIAL NECESARIO PARA EXTRAER Y ALMACENAR LA LECHE MATERNA

Pues dicho lo anterior ya tienes una idea más o menos de lo que te puede venir mejor o eso espero :D.

Para extraer y almacenar necesitas:

  1. Sacaleches. Arriba te contaba cual creo que va mejor según la situación pero cada una debe valorar la suya propia y decidir. No olvides consultar que talla de embudo necesitas.
  2. Bolsas o botellas para almacenar la leche materna. Si necesitas almacenar mucha cantidad yo te recomiendo las bolsas. Yo uso las de Lansinoh que tienen doble cierre y muy buen precio (una caja de 50 bolsas unos 11 euros). Para una pequeña reserva puedes usar botellas aunque salen más caras pero puedes lavarlas y usarlas una y otra vez. Los botes de Avent, como decía antes, puedes reutilizarlos para las papillas, aunque las botellas con una cuchara larga supongo que también ;D.
  3. Cepillos, esponja y jabón lavaplatos para limpiar después de cada uso. Algunos sacaleches por lo visto traen ya cepillo. Yo tuve que comprarlos y tengo uno grande y otro pequeñito para teninas y huequecitos del sacaleches.
  4. Biberones y tetinas, jeringas o vasito para darle la leche al peque. Los sacaleches suelen traer un biberón que también sirve de botella de extracción. La tetina viene incluida. Con el tiempo necesitarás comprar nuevas tetinas y biberones. Hay packs con varios biberones, tetina y cepillos y sale mucho más  barato que comprar por separado.

No pongo nada de esterilizador porque se puede hacer con agua hirviendo en una olla. Hay unas bolsas para el micro que dicen que son comodísimas pero yo no las he probado.

Esterilizo una vez a la semana en agua hirviendo con un chorrito de vinagre tal y como me dijeron en el hospital.

Cómo extraer y almacenar leche materna de forma cómoda y práctica

Extraerme leche me ha resultado siempre incómodo, no engaño a nadie. Os cuento lo que mejor me va.

Por la noche le doy de un pecho al bebé y reservo al otro para extraer la leche por la mañana. O no le doy del pecho de reserva o, si es necesario, le doy un poco.

Por la mañana, me extraigo la leche del “pecho reserva”. Al principio lo hacía con el bebé en el otro pecho y es como mejor me iba pero ya se mueve demasiado y es imposible.

Para tener más leche lo que hice cuando empecé fue ponerme el extractor unos cinco minutos o menos en cada pecho varias veces al día. Es un poco rollo pero en dos o tres días ya podía sacarme 100 ml por la mañana sin esfuerzo del “pecho de reserva”. Sin esfuerzo me refiero a que tardo unos ocho  o diez minutos y dos son del programa de masaje del extractor. Además sigo teniendo toda la leche que necesite el bebé. Con lo poco que me gusta sacarme leche reconozco que así me va genial :D.

Almacenar leche materna

SACARSE LA LECHE Y ALMACENARLA

  1. Me lavo las manos.
  2. Monto el sacaleches.
  3. Me saco la leche.
  4. Cojo una bolsita y apunto la fecha y la cantidad. Guardo en bolsas de 100-110 ml o de 50-60 ml.
  5. Meto la leche en la bolsa y cierro.
  6. (Ver foto) Coloco la bolsa de leche congelada del día anterior en posición vertical en el lugar que le corresponde por fecha y mililitros. En un cajón pongo las bolsas de unos 100 ml ordenadas por fecha y en otro las de más o menos 50 ml. Así es muy fácil coger una bolsa según la cantidad que necesitemos y asegurándonos de que es la más antigua.
  7. Pongo la bolsa con la leche fresca tumbada en el congelador.
  8. Lavo con agua caliente y lavavajillas las piezas del sacaleches lavables y la botella y las dejo a secar.

Aquí están las dos páginas de las que os hablaba:

  • Albalactanciamaterna.org .  En Lactancia, el tema tres es Manejo de la leche materna  tiene un apartado de como extraerla y otro de como almacenarla.
  • La liga de la leche España. En su apartado de Lactancia Materna enconatrás los tiempos y temperaturas de almacenamiento, como descongelar, como juntar leche de varias extraciones…

Lo ideal es tener algún grupo de apoyo a la lactancia que os ayude cerca, asesora de lactancia, ginecólog@ y/o matrona puestos en el tema (que algunos tienen tan poco interés que saben menos que yo) pero a veces esto es complicado.

¿Extraer leche materna y almacenarla es más fácil o más difícil de lo que pensabais? ¿Cuál es el punto más complicado? ¿Algún truquito? ¿Os disgusta como a mí o lo lleváis bien?

25 Abr

De parto: ¿qué me llevo al hospital? [con infografía]

La bolsa para el hospital.

Cuestión complicada.

No queremos quedarnos cortas así que tendemos a meter y meter y meter y acabamos con un maletón (o dos) pesado e incómodo.

En este post doy unos consejos generales para hacer una bolsa práctica y cómoda. Que nos sirva para hacer cómoda nuestra estancia en el hospital y donde lo encontremos todo rapidito.

La meta es que no falte de nada y que lo encontremos todo en una bolsa bien organizada. Entre recuperarnos del parto y atender al bebé, trabajo suficiente tenemos como para tener que estar rebuscando veinte minutos por una bragas o el cargador.

De parto: ¿qué me llevo al hospital?

Nosotros hicimos el curso de preparación para el parto donde nos resolvieron todo lo relativo a la estancia en el hospital y lo que podríamos necesitar. También nos resolvieron las dudas relativas al papeleo. Tuvimos tour por la sala de partos y todo, estuvo genial.

ANTES de hacer tu bolsa para el hospital

  1. Contacta con el hospital, la matrona o pregunta en el curso de preparación al parto e infórmate de la documentación que necesitas. Preguntda de paso si tienen pijamas o camisones (abiertos por delante si vas a dar el pecho), braguitas desechables, compresas y discos de lactancia. Haz una lista con todas tus dudas ;D.
  2. Si has decidido dar el pecho, lleva ropa que te facilite la lactancia.
  3. Vas a estar dolorida, más si te hacen una cesárea, así que prepara ropa cómoda, que no apriete. Es posible que tus pies y piernas se hinchen, lleva unas pantuflas holgadas (o coge las de tu marido ;D).
  4. Si está permitido en el hospital en el que vas a dar a luz, llévate snacks sanos para ti y tú pareja: frutos secos, galletas integrales, pan tostado, tortitas de arroz… Más sano y barato que estar bajando a picotear a la cafetería o que las máquinas expendedoras. En el hospital en el que nació mi hija teníamos fruta y tés siempre disponibles (pregunta también si tienen en el hospital).
  5. Te vendrá bien calzado cómodo de calle si vas a salir a pasear durante y después del parto. Yo salí a pasear para intentar acortar la primera fase del parto y mis zapatillas de running me vinieron genial. También salí a pasear al día siguiente del parto. Me sentó genial el aire fresco y caminar a paso ligero sin barriga y con unos cuantos kilos menos.

Con la información que te ha dado la matrona, el hospital o en el curso, analiza la ropa que tienes y haz tu bolsa pensando en tu comodidad. Así, en el hospital tendrás todo lo que necesitas para centrarte en ti y en tu bebé. Si llevas cosas que no necesitas, serán un estorbo.

Ahora que ya tenemos una idea de lo que vamos a necesitar, ya podemos empezar a seleccionar que llevarnos y luego  empaquetar. A mí me gusta empezar escribiendo lo que voy a llevar en una lista, prepararlo sobre la cama y luego empaquetar.

Abajo os dejo una infografía que os puede servir de guía.

Bolsa de mamá para el hospital

  1.  Toda la documentación necesaria en una carpeta para que no se pierda nada.
  2. Si el hospital no tiene camisones o pijamas: 2 pijamas o camisones (abiertos por delante si vas a dar el pecho).
  3. 2 Sujetadores (de lactancia si vas a dar el pecho).
  4. 1 Braguita cómoda para la salida (o 4 si el hospital no tiene desechables).
  5. Zapatillas de casa + 2 pares de calcetines. 
  6. 1 Bata.
  7. 3 camisetas + 2 pantalones cómodos + una chaqueta o chal.
  8. El neceser: champú, peine, algo para sujetarte el pelo, lima de uñas, cepillo y pasta de dientes, desodorante y tus cremas. Mejor no uses perfume que puede molestar el sensible olfato del recién nacido.
  9. Móvil, cargador y algo para leer.Bolsa de mamá para el hospital

EXTRAS

  • Reusa para salir o pasear el outfit de entrada así puedes ahorrar espacio. Ten pensado con antelación que te vas a poner según la temperatura que pueda haber el día del parto.
  • Snacks saludables: galletas integrales, frutos secos, pan tostado… Amamantar da hambre.
  • Bolsas para la ropa sucia. Primero por higiene, y segunto porque así tu marido se puede ir llevando la sucia cada día y se te hará más fácil manejarte con lo que queda.
  • Y, por supuesto, ¡la bolsa del bebé!

Más cositas en Instagram.

Cargar más
Something is wrong. Response takes too long or there is JS error. Press Ctrl+Shift+J or Cmd+Shift+J on a Mac.

¿Cómo ves la lista? ¿Se adapta a tus necesidades? ¿Que te has llevado tú a tu parto que fue un estorbo total?

**Este post fue publicado originalmente en febrero del 2015. Es de los primeros del blog. Se compartió mucho, sobre todo la infografía. Como estoy preparando la bolsa para el nacimiento de mi segundo bebé he decidido recuperarlo. He hecho algunos cambios que creo que lo hacen más legible y cambiado la foto. ¡Espero que os guste!