29 Ago

Cómo extraer y almacenar leche materna de forma cómoda y práctica

Extraer y almacenar leche materna es un tema que interesa mucho a las mamás que volvemos a trabajar y queremos que nuestro bebé siga tomando exclusivamente leche materna.

Pero también a todas las mamás que quieran tener una pequeña reserva de leche materna para cuando van a estar unas horas alejadas del bebé por el motivo que sea.

Como extraer y almacenar leche materna de forma práctica cómoda y práctica

Yo estoy en los dos grupos.

Por un lado, quiero que el bebé siga tomando exclusivamente leche materna cuando yo vuelva al trabajo.

Por otro lado, esa reserva nos está ya haciendo la vida más fácil en casa. Si voy al médico, hacer la compra, a depilarme o a donde sea sea, mi marido se queda tranquilamente con el bebé porque sabe que si le entra hambre no tiene más que abrir el congelador coger una bolsita de leche, descongelarla y calentarla en una taza con agua del grifo.

Extraerse y almacenar leche materna es muy fácil si disponemos de buena información. Os cuento como lo hago yo y abajo os dejo unos enlaces a páginas especializadas en este tema con información clara y precisa.

Material para extraer y almacenar la leche materna

CONSEJOS

Primero me gustaría indicar lo que en mi opinión va mejor en cada caso y luego os cuento mis fallos por si estáis en dudas y os aclaran algo.

Para las que quieren un poco de leche en reserva para algún día suelto cada mucho lo mejor(más barato) sería probar a sacártelo manualmente o usar un sacaleches manual.

Si vas necesitar leche con cierta frecuencia, un par de veces a la semana, por ejemplo, yo me haría con un extractor manual o uno eléctrico simple .

En los dos casos los puedes almacenar en botellas o vasos que puedes lavar y volver a usar todo lo que quieras. Los vasos como los de Avent los puedes reutilizar luego con las papillas. Si es algo previsto lo puedes dejar preparado en la nevera después de extraerlo (máximo 24 horas).

Si necesitas una reserva mayor y después  te vas  sacar en el trabajo, te recomiendo un sacaleches eléctrico simple o doble.

Para almacenar mucha cantidad las bolsas van perfectas. Las pones a congelar extendidas horizontalmente para que ocupen menos y se descongele rapidito.

MI ELECCIÓN Y POR QUE FUE UN ERROR

Con mi primer bebé dejé mi empleo. Tenía un extractor manual de Avent que me regalaron y apenas usé. Error. Debería haber hecho una reservita de leche congelada con lo que hubiera tenido bastante menos estrés cada vez que tenía una cita o me iba a algún lado sin ella.

Esta vez vuelvo a mi trabajo fuera de casa así que compré este extractor de Kinyo. Funciona bien pero para mí tiene dos problemas:

  1. No consulté el tamaño del embudo antes de comprar. Error gordo.Consulté al proveedor y me dijo que lamentablemente no tienen otra talla. Los embudos no son talla única y pueden provocar problemas en pezones y pecho si no son el tamaño adecuado. Por favor, medid vuestros pezones e informaros de la talla que necesitáis. Evitaréis problemas de salud y al final ahorraréis. El sacaleches de Medela es mucho más caro pero tiene embudos de varias tallas aunque hay que comprarlos aparte (trae uno talla M). Yo me compré el Kinyo y creo tendré que comprarme el Medela más el embudo de mi talla.
  2. Lo cogí simple. Error engorroso. Volviendo trabajar, compensa el gasto de cogerlo doble. No me sobra el tiempo ni en el trabajo ni en casa.

MATERIAL NECESARIO PARA EXTRAER Y ALMACENAR LA LECHE MATERNA

Pues dicho lo anterior ya tienes una idea más o menos de lo que te puede venir mejor o eso espero :D.

Para extraer y almacenar necesitas:

  1. Sacaleches. Arriba te contaba cual creo que va mejor según la situación pero cada una debe valorar la suya propia y decidir. No olvides consultar que talla de embudo necesitas.
  2. Bolsas o botellas para almacenar la leche materna. Si necesitas almacenar mucha cantidad yo te recomiendo las bolsas. Yo uso las de Lansinoh que tienen doble cierre y muy buen precio (una caja de 50 bolsas unos 11 euros). Para una pequeña reserva puedes usar botellas aunque salen más caras pero puedes lavarlas y usarlas una y otra vez. Los botes de Avent, como decía antes, puedes reutilizarlos para las papillas, aunque las botellas con una cuchara larga supongo que también ;D.
  3. Cepillos, esponja y jabón lavaplatos para limpiar después de cada uso. Algunos sacaleches por lo visto traen ya cepillo. Yo tuve que comprarlos y tengo uno grande y otro pequeñito para teninas y huequecitos del sacaleches.
  4. Biberones y tetinas, jeringas o vasito para darle la leche al peque. Los sacaleches suelen traer un biberón que también sirve de botella de extracción. La tetina viene incluida. Con el tiempo necesitarás comprar nuevas tetinas y biberones. Hay packs con varios biberones, tetina y cepillos y sale mucho más  barato que comprar por separado.

No pongo nada de esterilizador porque se puede hacer con agua hirviendo en una olla. Hay unas bolsas para el micro que dicen que son comodísimas pero yo no las he probado.

Esterilizo una vez a la semana en agua hirviendo con un chorrito de vinagre tal y como me dijeron en el hospital.

Cómo extraer y almacenar leche materna de forma cómoda y práctica

Extraerme leche me ha resultado siempre incómodo, no engaño a nadie. Os cuento lo que mejor me va.

Por la noche le doy de un pecho al bebé y reservo al otro para extraer la leche por la mañana. O no le doy del pecho de reserva o, si es necesario, le doy un poco.

Por la mañana, me extraigo la leche del “pecho reserva”. Al principio lo hacía con el bebé en el otro pecho y es como mejor me iba pero ya se mueve demasiado y es imposible.

Para tener más leche lo que hice cuando empecé fue ponerme el extractor unos cinco minutos o menos en cada pecho varias veces al día. Es un poco rollo pero en dos o tres días ya podía sacarme 100 ml por la mañana sin esfuerzo del “pecho de reserva”. Sin esfuerzo me refiero a que tardo unos ocho  o diez minutos y dos son del programa de masaje del extractor. Además sigo teniendo toda la leche que necesite el bebé. Con lo poco que me gusta sacarme leche reconozco que así me va genial :D.

Almacenar leche materna

SACARSE LA LECHE Y ALMACENARLA

  1. Me lavo las manos.
  2. Monto el sacaleches.
  3. Me saco la leche.
  4. Cojo una bolsita y apunto la fecha y la cantidad. Guardo en bolsas de 100-110 ml o de 50-60 ml.
  5. Meto la leche en la bolsa y cierro.
  6. (Ver foto) Coloco la bolsa de leche congelada del día anterior en posición vertical en el lugar que le corresponde por fecha y mililitros. En un cajón pongo las bolsas de unos 100 ml ordenadas por fecha y en otro las de más o menos 50 ml. Así es muy fácil coger una bolsa según la cantidad que necesitemos y asegurándonos de que es la más antigua.
  7. Pongo la bolsa con la leche fresca tumbada en el congelador.
  8. Lavo con agua caliente y lavavajillas las piezas del sacaleches lavables y la botella y las dejo a secar.

Aquí están las dos páginas de las que os hablaba:

  • Albalactanciamaterna.org .  En Lactancia, el tema tres es Manejo de la leche materna  tiene un apartado de como extraerla y otro de como almacenarla.
  • La liga de la leche España. En su apartado de Lactancia Materna enconatrás los tiempos y temperaturas de almacenamiento, como descongelar, como juntar leche de varias extraciones…

Lo ideal es tener algún grupo de apoyo a la lactancia que os ayude cerca, asesora de lactancia, ginecólog@ y/o matrona puestos en el tema (que algunos tienen tan poco interés que saben menos que yo) pero a veces esto es complicado.

¿Extraer leche materna y almacenarla es más fácil o más difícil de lo que pensabais? ¿Cuál es el punto más complicado? ¿Algún truquito? ¿Os disgusta como a mí o lo lleváis bien?

17 Ene

Los mejores libros para regalar a futuras mamás (y papás)

Un regalo (o autoregalo) que se sale de lo típico pero ¿que mejor regalo que conocimiento o dudas aclaradas?

Seguramente a la futura madre o padre a quien se lo regales le interese mucho cualquiera de estos libros porque no tendrán mucha idea de donde se meten.

Es un mix libros que hablan de parto, alimentación de la madre, alimentación de los pequeños, sueño en los niños, crianza… que a mí me han gustado mucho. Hay otros libros muy buenos pero estos me parecen una forma fantástica de empezar con estos temas y de conocer a algunos autores.

Algunos de estos libros los leí después de que mi hija naciera durante las vacaciones en España y la verdad es que son muy amenos. Lo digo sinceramente, nada de tochos de parrafada que no se entiende o te quedas dormido a media página.

Los mejores libros para regalar a futuras mamás y papás

Los mejores libros para regalar a futuras mamás (y papás)

  1. Guía de la mujer consciente para un mejor parto de Henci Goer. Ideal para ir al parto sabiendo a donde vas, consciente de que el parto es tuyo, o de tu pareja, y no tienen derecho a ningunearte o cosificarte. (Aquí tengo que decir que reclames si algo no cuadra, una no conseguirá nada, miles sí). Yo lo leí cuando mi hija ya caminaba pero mi parto fue respetado (política del hospital).
  2. Mamá come sano: alimentación saludable en el embarazo y la lactancia del nutricionista Julio Basulto. Este libro no va de dietas cuadriculadas ni pautas preestablecidas es más bien una guía para comer saludable. Desmonta muchos mitos a golpe de ciencia. Me gusta porque enseña no solo lo que va bien en el embarazo y la lactancia sino para toda la vida.
  3. Dormir sin lágrimas: dejarle llorar no es la solución de Rosa Jové. Genial para entender el sueño de los peques, respetar a los niños y no montarse películas raras ni tener falsas expectativas.  Creo que lo leí gratis con Kindle Unlimited, una suerte. Supe de él por un foro en el que lo recomendaban frente a la animalada del Estivil o como se escriba.
  4. Un regalo para toda la vida del pediatra Carlos González. Para dar el pecho más segura respecto a ti y a tu entorno (lo más difícil de la lactancia). Muchos consejos prácticos y mucho mito desmitificado. Perfecto también para la pareja para que apoye y entienda mejor a la mamá que amamanta.
  5. Mi niño no me come del mismo autor que el anterior, Carlos González. ¿Cuánto tiene que comer tu peque? Ya te adelanto de que él (el peque) lo sabe mejor que tú ;). El mejor libro para tener cero estrés con lo que comen los peques. Además está contado de forma muy clara y divertida.
  6. Se me hace bola, otro libro del nutricionista Julio Basulto.  También sobre alimentación infantil respetada. Lo explica todo muy bien y muy sencillito. Despeja muchas que los papás tenemos sobre la alimentación de nuestros peques. No va de dietas ni de cantidades si no de distinguir que es más adecuado para los peques y que no. Como el de Mamá come sano da consejos sencillos y prácticos sobre alimentación que sirven para cualquier persona y no solo para los peques.
  7. El cerebro del niño de Daniel J. Siegel. Este libro me lo dejó mi hermana creo que el año que mi niña nació. Cuando a veces intento razonar con ella en modo adulto(sip, chorrada pero ¿quien no lo ha hecho alguna vez?) no puedo evitar pensar en este libro. Creo que me ha ayudado a hacer menos el tonto como madre (a ojos de la peque), a perder menos el tiempo intentado lo inútil y me ha evitado muchas rabietas (mías, jajaja). Cuenta con lenguaje simple como funciona el cerebro de un niño y nos da estrategias para conectar con ellos.

Con cualquiera acertaréis aunque si el bebé ya ha nacido los dos primeros se pueden casi descartar. Digo casi porque muchas mujeres leen sobre el parto después de que el suyo no haya sido lo que esperaban (se hayan sentido fatal, vamos).

Con el primer libro se darán cuenta de lo que no debía ser. Sabrán que con ellas se ha cometido una injusticia y que tienen razón haberse sentido mal.

Una pequeña inyección de autoestima doble: el libro le da la razón con datos claros y quien se lo regala le da su apoyo, que a veces vale más que nada en el mundo.

¿Regalarías un libro a unos futuros padres o padres recientes? ¿Leíste mucho durante el embarazo? ¿Cuál fue ese libro que te iluminó o cambio tu forma de ver respecto a la maternidad/paternidad? ¿Te llegó a tiempo la información?