17 Ene

Los mejores libros para regalar a futuras mamás (y papás)

Un regalo (o autoregalo) que se sale de lo típico pero ¿que mejor regalo que conocimiento o dudas aclaradas?

Seguramente a la futura madre o padre a quien se lo regales le interese mucho cualquiera de estos libros porque no tendrán mucha idea de donde se meten.

Es un mix libros que hablan de parto, alimentación de la madre, alimentación de los pequeños, sueño en los niños, crianza… que a mí me han gustado mucho. Hay otros libros muy buenos pero estos me parecen una forma fantástica de empezar con estos temas y de conocer a algunos autores.

Algunos de estos libros los leí después de que mi hija naciera durante las vacaciones en España y la verdad es que son muy amenos. Lo digo sinceramente, nada de tochos de parrafada que no se entiende o te quedas dormido a media página.

Los mejores libros para regalar a futuras mamás y papás

Los mejores libros para regalar a futuras mamás (y papás)

  1. Guía de la mujer consciente para un mejor parto de Henci Goer. Ideal para ir al parto sabiendo a donde vas, consciente de que el parto es tuyo, o de tu pareja, y no tienen derecho a ningunearte o cosificarte. (Aquí tengo que decir que reclames si algo no cuadra, una no conseguirá nada, miles sí). Yo lo leí cuando mi hija ya caminaba pero mi parto fue respetado (política del hospital).
  2. Mamá come sano: alimentación saludable en el embarazo y la lactancia del nutricionista Julio Basulto. Este libro no va de dietas cuadriculadas ni pautas preestablecidas es más bien una guía para comer saludable. Desmonta muchos mitos a golpe de ciencia. Me gusta porque enseña no solo lo que va bien en el embarazo y la lactancia sino para toda la vida.
  3. Dormir sin lágrimas: dejarle llorar no es la solución de Rosa Jové. Genial para entender el sueño de los peques, respetar a los niños y no montarse películas raras ni tener falsas expectativas.  Creo que lo leí gratis con Kindle Unlimited, una suerte. Supe de él por un foro en el que lo recomendaban frente a la animalada del Estivil o como se escriba.
  4. Un regalo para toda la vida del pediatra Carlos González. Para dar el pecho más segura respecto a ti y a tu entorno (lo más difícil de la lactancia). Muchos consejos prácticos y mucho mito desmitificado. Perfecto también para la pareja para que apoye y entienda mejor a la mamá que amamanta.
  5. Mi niño no me come del mismo autor que el anterior, Carlos González. ¿Cuánto tiene que comer tu peque? Ya te adelanto de que él (el peque) lo sabe mejor que tú ;). El mejor libro para tener cero estrés con lo que comen los peques. Además está contado de forma muy clara y divertida.
  6. Se me hace bola, otro libro del nutricionista Julio Basulto.  También sobre alimentación infantil respetada. Lo explica todo muy bien y muy sencillito. Despeja muchas que los papás tenemos sobre la alimentación de nuestros peques. No va de dietas ni de cantidades si no de distinguir que es más adecuado para los peques y que no. Como el de Mamá come sano da consejos sencillos y prácticos sobre alimentación que sirven para cualquier persona y no solo para los peques.
  7. El cerebro del niño de Daniel J. Siegel. Este libro me lo dejó mi hermana creo que el año que mi niña nació. Cuando a veces intento razonar con ella en modo adulto(sip, chorrada pero ¿quien no lo ha hecho alguna vez?) no puedo evitar pensar en este libro. Creo que me ha ayudado a hacer menos el tonto como madre (a ojos de la peque), a perder menos el tiempo intentado lo inútil y me ha evitado muchas rabietas (mías, jajaja). Cuenta con lenguaje simple como funciona el cerebro de un niño y nos da estrategias para conectar con ellos.

Con cualquiera acertaréis aunque si el bebé ya ha nacido los dos primeros se pueden casi descartar. Digo casi porque muchas mujeres leen sobre el parto después de que el suyo no haya sido lo que esperaban (se hayan sentido fatal, vamos).

Con el primer libro se darán cuenta de lo que no debía ser. Sabrán que con ellas se ha cometido una injusticia y que tienen razón haberse sentido mal.

Una pequeña inyección de autoestima doble: el libro le da la razón con datos claros y quien se lo regala le da su apoyo, que a veces vale más que nada en el mundo.

¿Regalarías un libro a unos futuros padres o padres recientes? ¿Leíste mucho durante el embarazo? ¿Cuál fue ese libro que te iluminó o cambio tu forma de ver respecto a la maternidad/paternidad? ¿Te llegó a tiempo la información?

28 Ago

Lactancia materna: claves para fracasar estrepitosamente

Si la lactancia materna es lo mejor para el bebé sin duda y con mucha diferencia, ¿cómo puede ser que muchas mujeres teniendo intención de hacerlo no consigan llevarla a cabo ni siquiera un mes?

Está más que demostrado que es lo mejor para el bebé, tiene múltiples ventajas para la salud de la madre y por encima dar el pecho al bebé es gratis. Es cómodo porque siempre está preparado con la cantidad que necesite el bebé sea cual sea, no tienes que tirar lo que sobra, ni lavar, ni esterilizar. La temperatura es la ideal y no te tienes que preocupar de que se enfríe o, peor, de que el bebé se queme. Su composición se va adaptando a las necesidades del bebé. Es perfecto.

¿Qué falla entonces?

Dar el pecho o el biberón es una decisión muy importante para una madre. Para tomar esa decisión lo ideal es que la madre tuviera toda la información posible y que personal sanitario especializado la asesorara si lo necesitara. Una vez tomada todos deberíamos respetar esa decisión y apoyarla. Pero esto sería lo ideal no lo que en realidad sucede.

Qué la lactancia materna fracase es desgraciadamente muy frecuente.

Factores clave en el fracaso de la lactancia materna

  1. . Estás decidida a amamantar ya que te han dicho que es lo mejor. Fin. Amamantar a un bebé plantea ciertos retos para los que debes estar preparada. Esta preparación es información, saber a lo que te enfrentas, que puede pasar y como afrontarlo. Hay muy buena información en internet y también puedes ir a un grupo de apoyo a la lactancia local para que te cuenten como va. En este post tienes unos estupendos enlaces con los que empezar.
  2. Presión social. Segundo y último factor. Puede que tú estés completamente convencida de que quieres amamantar a tu bebé pero el entrono te presiona para que dejes de hacerlo y te hace sentir mal. Pero mal, mal. El bebé llora y pide pecho a todas horas y esa gente te hace sentir culpable, que no lo haces bien y que no sabes cuidar a tu bebé. ¿Quién ejerce esta presión social? Resumiendo, doña ignoracia y doña falta de respeto. ¿Crees que lo que digo es duro? Más duros son quienes las representan contra ti sin piedad y sin pudor y que por encima son de quien esperabas apoyo y ayuda:
    • Madre y suegra: tus enemigos number one. Crueles e implacables si no vas por donde quieren o tus mejores aliadas. Con estás no suele haber medias tintas.
    • Tu marido: puede que no quiera que amamantes por el que dirán o para tenerte más disponible. Hoy en día creo que estos maridos tan egoístas son escasos.
    • El pediatra. Si te empuja a pasarte a leche de fórmula incluso regalándote botes pide un cambio de pediatra y pon una reclamación en atención al paciente. No olvides mencionar la marca de leche que te recomienda. Huele a chamusquina y a comisiones lo que está totalmente prohibido en España (y muchos otros países). Los médicos de la Seguridad Social tienen un sueldo pagado con tus impuestos.
    • Resto del personal sanitario. Lo mismo que con el médico, pon una queja formal. Con mucha quejas, el cambio que hay en la teoría se hará práctico.
    • Amigas, hermanas, primas y resto del mundo. Puede se que ellas no hayan amamantado y atacan tu lactancia por no ser como ellas (eres mejor a sus ojos, créeme) o por que no tienen hijos y no lo entienden. Máchacalas con datos de estadísticas científicas, verás como callan. Aprende de memoria tres o cuatro datos o, si no recuerdas ninguno en ese momento, invéntatelo. Si total, hablan por hablar, si estuvieran mínimamente enteradas te apoyarían.

Ahora ya sabes donde están las claves para el fracaso y sabes que la información es la forma de prevenir tus miedos y de combatir a quién te quiera fastidiar el momento.

Todas estas personas pueden fastidiarte o ser un apoyo maravilloso. La lactancia materna es bella y la mayoría querrá que la disfrutes si es lo que tú quieres y se lo dejas claro desde el principio.

Una última cosa. Respeto. Hagas lo que tú hagas respeta la decisión de otras madres aunque ellas te hayan atacado en algún momento. ¿Que ganarías? Nada o quizá perder a una amiga. Criar a un bebé siempre es duro con pecho o sin pecho.

Este es el cuarto post que escribo este mes sobre lactancia materna. Escribí estos post para la iniciativa #ProyectoK de Acción Contra el Hambre  en la que también colabora Madresfera. En los otros post te hablé de las sorpresas de la lactancia materna, los miedos que tenemos las madres respecto a a la lactancia materna y te di algunos buenos enlaces para empezar a informarte sobre la lactancia materna.

¿A que tuviste que enfrentarte para que no fracasará tu lactancia materna o, a tu pesar, finalmente fracasó?