17 Dic

Los 7 juguetes más aprovechados por niños pequeños

¿No sabes que regalar a los peques? ¿Ya tienen mil juguetes de los que pasan olímpicamente?

Si estás decidido a buscar altenativas a los juguetes el post 8 regalos para niños que no son juguetes y que no olvidarán te ayudará. Si prefieres un juguete que dé mucho juego, sigue leyendo.

Ya he contado que la guardería donde trabajo es por horas y no de quedarse todos los días un horario fijo. No se puede reservar sitio y no se clasifica a los niños por edades. Se les deja jugar en total libertad y el desayuno lo hacen todos juntos. También hay bebés compartiendo ese espacio y los otros niños ven como los cuidamos.

Los 7 juguetes que más aprovechan los peques

Con lo que observé allí elaboré una primera lista. Luego para pulirla, se las enseñé a mis compañeras más experimentadas que son maestras, pedagogas, monitoras de manualidades infantiles… Todas mamás.

Todas hartas en algún momento de mil trastos que los niños ni miran hace la tira de tiempo.

De ahí salió la lista definitiva donde no incluyo libros ni material para hacer manualidades.

Estos juguetes los aprovechas desde bebés hasta que son bastante mayorcitos, ya verás.

Los juguetes más aprovechados por niños y bebés mayorcitos

  1. Cocina de madera. Con ellas las posibilidades de juego son inagotables se preparan unos a otros comidas, hornean, recogen, lavan, pasan comidas de una olla a otra, inventan ingredientes…. Os la recomiendo de madera y no de plástico.Las de plástico se rompen más fácil y hay que tirarlas inmediatamente porque se pueden cortar además suelen ser más pequeñas. Esta con la puerta de pizarra está genial. Si no te da el presupuesto para una cocina de madera no te preocupes y pasa al punto dos.
  2. Accesorios para la cocinita. Yo recomiendo aprovechar botes, cucharas, platos y todo lo que se te ocurra que puede ser útil de lo que haya por casa. Poco a poco puedes adquirir frutas y otros alimentos así como la vajilla. Aunque son baratos no lo compres todo junto, dale tiempo para ir descubriendo cosas y juegos. Si no tiene cocina, no pasa nada, se inventarán una en cualquier lado y le sacarán mucho provecho a sus cacharros y comiditas. Puedes hacerle una dibujando en una caja de cartón los hornillos con un rotulador.
  3. Pizarra. Os lo contaba en este post. A los niños les rechifla la pizarra. Hasta los que gatean intentan garabatear en ella. ¿Qué la pizarra no es un juguete? En mi cole también me contaron esa mentira pero ahora sé la verdad. Lo es, sí, lo es y no solo para los peques.
  4. Tizas. Sin ellas la pizarra sirve de poco pero además con ellas pueden pintar en la calle o en el patio de casa. Como borrador un trapito húmedo es lo que mejor va. Al estar mojado el polvo se queda pegado al trapo en vez de caer al suelo. Viene bien otro trapo para secar la pizarra y que no se humedezcan las tizas al pintar de nuevo. En mi colegio borrar la pizarra era una obligación y hasta podía ser un castigo pero resulta que a los niños les encanta hacerlo ;D.
  5. Muñeca. La desvisten, le limpan el culete, le dan de comer, la peinan, le cuentan cuentos, le riñen, la abrazan…. En fin, lo que ya sabes que se hace con una muñeca. Para bebés y niños más pequeños con cuerpo de trapo. Les va mejor para achucharla y moverle las extremidades (en vez de arrancárselas). Esta está muy chula pero esta de Lilliputiens me tiene enamorada, vale el doble eso sí.
  6. Carrito de muñecas/carrito. Cualquier carrito que en el que puedan meter cosas y cuantas más mejor. De los de muñecas, en general, los que más les gustan son los tipo moisés porque dentro pueden meter un montón de cosas. Los tipo sillita les gustan pero no tanto. Los carritos tipo andador como este o cochecitos-carretilla como este también son un triunfo seguro aparte de monísimos :D.
  7. Algún cochecito, camioncito o tren. De los sencillitos y no muy grandes. Ellos se organizan sus viajes y sus carreras. Aquí incluyo esos trenes o carritos de los que puedes tirar con una cuerda. El remolque es un plus, la cuerda se la puedes poner tú ;D.

Colaborar con esta guardería me ha hecho entender mejor que nunca que la calidad prima sobre la cantidad. Los juguetes a los que pueden darle mil usos distintos son los que más aprovechan sin duda. Juguetes de juego libre y abierto, no predefinido. No hay electrónicos, como ves, ni otros juguetes que solo tienen una forma de usarlos porque en seguida se aburren de ellos.

¿No te llama la atención que niños con habitaciones llenas de juguetes se aburran muchísimo?

Espero que acertéis plenamente con los regalos este año. Es más difícil de lo que parece ¿verdad?

** Este post lo publiqué por primera vez en diciempre del 2015. Como gustó mucho, decidí revisarlo y republicarlo.

¿Cuál es el juguete que más has aprovechado tú o tus hijos? ¿Crees que nosotros nos aburríamos menos teniendo menos cosas?

12 May

El baratísimo regalo de San Valentín que encantó a mi pareja

Ya han pasado casi tres meses y aun no te he contado el baratísimo regalo de San Valentín que le hice a mi marido.

¿He dicho baratísimo?

Pues miento.

No me salió barato.

Me salió gratis.

El baratísimo regalo de San Valentín que encantó a mi pareja

El caso es que fue a comprarlo mi padre y no me aceptó el dinero cuando quise pagarle. De hecho, ni me dijo cuanto era. Aunque yo sé lo que costó más o menos y a ti no te costará mucho imaginar el precio. Ni a  mi marido, por supuesto.

A él no le importa que le haya hecho un regalo tan barato ni que lo haya comprado mi padre (muy romántico que el suegro compre tú regalo de San Valentín, jajajaja). Es más, es el regalo que más ilusión le ha hecho al verlo y al disfrutarlo con diferencia. Eso que en alguno me he gastado una pasta.

Se le iluminaron los ojos cuando lo vió y empezó a babear. No, no exagero. Ni lo más mínimo.

Me lo traje de España porque aquí hay pero no es lo mismo. Fue complicado porque no tenía sitio en la maleta y en la aduana podía darme problemas. Mi padre se encargó de esto. Lo dividió en dos paquetes para que al menos pudiera traer una parte. Supervisó cada paquete personalmente mientras lo hacían para asegurarse de que quedaba justo por debajo del límite de la aduana.

Llegué a casa y aun quedaba una semana y pico para dárselo. Lo escondí muy bien por si sospechaba algo. Pero no sospechó nada de nada que no sé si esto es bueno o malo, jajaja.

Lo envolví en papel craft y le pegué un corazón el mismo día que se lo dí (ver foto arriba o mi Instagram). Usé un cortapastas para dibujar el corazón sobre un folio rojo. Lo dejé sobre mi mesa de trabajo para que lo encontrara al llegar del trabajo.

Llegó, lo miró ilusionado, lo abrió…Ojos como platos, sonrisa de lado a lado.

Ni una pega le puso al regalo. Ni una. Me dio las gracias, un beso rápido sin dejar de mirar su regalo y se fue con él.

Me dejó allí sola. No preguntó ni por la comida.

Me lo agradeció un montón de veces. Me dio un montón de besos amorosos. Me abrazó mil veces con mucho amor. Objetivo conseguido.

Genial ¿no?

Pues no.

Me he dado cuenta, tarde, que el regalo tiene un gran inconveniente, para mí, no para él. Me he puesto el listón muy alto. Inalcanzable.

¿Qué le regalo yo a este hombre a partir de ahora?

He pospuesto la celebración del aniversario con la excusa de que tengo mucho trabajo pero en realidad es porque quiero que pase más tiempo para que el recuerdo del otro regalo se haya diluido un poco.

Así la decepción no será tan grande… para ninguno de los dos.

Ya tengo alguna idea de que regalarle por nuestro aniversario y para su cumpleaños. No serán gratis, que va. Me constarán unos cuantos buenos euros y por encima no le harán la mitad de ilusión. En fin…

¡Qué duro esto de regalar!

¿Cúal es el regalo que más ilusión a hecho a tu pareja aunque parezca increible? ¿Y cuál es el que más te ha hecho a ti que también se salía del típico regalo de pareja?

NOTAS:

Por cierto, el regalo era casi un kilo de chorizos caseros.  Envasados al vacío en dos paquetes de casi medio kilo cada uno. Comprados en Galicia, en Carballo, concretamente.

Si has leído el post de San Valentín o el drama de cuanto cuesta el amor, que sepas que en ese momento nada podría apartarlo de sus chorizos. Nada, jijijijiji.

Ah, y sí, los compartió con sus chicas ;D. De hecho, a mi hija le gustó casi tanto el regalo como al padre.

¡Feliz día!