06 Dic

Galletas de almendra integrales [sin huevo ni mantequilla]

Esta receta tan sencilla es la de mis pastas o galletas de almendra preferidas. No tiene nada de complicación y los ingredientes son de lo más común pero desde luego lo mejor es el sabor.

Ideales para tomar un té o con un cafecito.

Cuando meriendo o tomo el desayuno de media mañana con la peque, pongo un par para cada una en un plato con fruta. Acompañamos con un vasito de leche y nos quedamos encantadas.

Se desmigan un poco pero están tan buenas que nos da igual. Son una opción mucho más sana que las alternativas comerciales sin lugar a dudas.

Si las pastas de avena integrales te han gustado estás te chiflarán.

Galletas de almendra integrales sin huevo ni mantequilla

Galletas de almendra integrales

INGREDIENTES

Para tomar las medidas uso dos tazas o vasos iguales. Si quiero que salga más cantidad de pastas, cojo un vaso más grande o duplico las medidas.

  • Media taza de almendra molida.
  • Una taza de harina integral. Personalmente prefiero la de espelta que la de trigo. También puedes hacer mitad o mitad. O media taza integral y media normal si el sabor con solo harina integral no te gusta tanto.
  • Media taza de aceite. Yo uso de girasol. No he probado con otros.
  • Una pizca de sal.
  • Un cuarto de taza de azúcar integral.
  • Una cucharada de levadura química.
  • Opcionalmente puedes añadir un poco de esencia de vainilla o un sobre de azúcar con vainilla. Es este último caso debe ir como parte del cuarto de taza de azúcar y no a mayores.

ELABORACIÓN

  1. Pon a precalentar el horno a 180 grados centígrados con calor arriba o abajo.
  2. En un recipiente pon el azúcar y el aceite y remueve bien. Yo uso la batidora o las varillas.
  3. Añade todo lo demás y amasa hasta que quede todo bien integrado.
  4. Lo ideal es dejar reposar la masa un ratito pero admito que me suelo saltar este paso.
  5. Pon un papel de hornear sobre una bandeja apta para el horno.
  6. Ve haciendo las pastas con la forma que mas te guste y colocándolas sobre la bandeja. Sobre un centímetro de grosor más o menos. Lo más fácil es coger un poco de pasta en la mano, aplastarla y darle un poco de forma por los bordes con los dedos.
  7. Hornea unos 12 minutos. Por supuesto esto depende también del horno y del grosor de las pastas. Échales un ojo y si ves que empiezan a agrietarse, están listas.
  8. Déjalas enfriar un rato o te quemarás la lengua.

Mi hija me suele ayudar a hacerlas…. o algo así. La masa se desmiga mucho y poco puede hacer pero se lo pasa pipa amasando.

Para hacer figuritas cojo algunos cortapastas sencillos (o figuras de la plastilina, jejeje), los pongo sobre la bandeja, pongo un poco de masa y presiono con los dedos. Con figuras sencillas el resultado es bastante resultón.

¿Hay algo mejor que unas pastas caseras megasuperricas con el café? 

Coméntame o comparte lo que quieras.