07 Nov

Visita al zoo de Zürich con peques

Así de atrevidos somos.

Nos levantamos temprano, desayunamos bien, paseamos al perro y nos pusimos rumbo al zoo de Zürich con el bebé y la peque. Por si no fuera suficiente encerrarnos en un coche con los peques una hora larga, añadimos visitar el zoo en un domingo soleado, o séase, a tope de visitantes.

Os cuento los precios(¿es tan caro como dicen?), las comidas, animalesl, lo más chulo para los peques, lo peor de ir al zoo y algunos consejos.

Visita al zoo de zurich

Precios en el zoo de Zürich

Empezamos por lo primero: los dineros.

Que si la cosa se nos va mucho del presupuesto pues ya no hace falta perder el tiempo mirando más ¿no?. Os voy poniendo enlaces para que os hagáis una idea clara de lo que os podéis encontrar:

  1. Aparcamiento. Pudimos aparcar en el aparcamiento que está junto al zoo. En Zürich lo de aparcar barato que yo sepa no existe. Llegamos a las 10 y pico y pusimos en la maquina hasta las 17.49 por lo que nos cobraron 14 francos. Podéis echarle un ojo al mapa con el aparcamiento y las tarifas.
  2. Entradas: Hasta los seis años los niños no pagan así que sólo pagamos nuestras entradas que son 26 francos cada uno porque ya superamos los 25 añitos. Tienen precios por edades, para familias y grupos.
  3. Restaurantes: Tiene un restaurante un poco más caro, el Altes Klosterli (pinchad y tenéis la carta con los precios en los pdfs) pero lo demás es asequible en mi opinión. Aún así nos hemos llevado bocadillos y fruta, más adelante os explico el porqué. Cuando llegamos desayunamos en el restaurante de la entrada, Pantanal, que tiene parque para niños. Un croasán (Buttergipfeli) 1,60 francos, torta de manzana y almendras 3,40 francos, cappuchinos y cafés con leche 4,10 francos y el vaso de leche caliente de Alexandra 3,40 francos (no tengo un memorión lo que tengo es el ticket delante ;D). Son precios normales en Suiza. Vas con tu bandeja cogiendo las cosas y todos los precios están bien a la vista. Os puedo decir que los bocadillos estaban sobre los 7 francos y un plato de espagueti boloñesa no llegaba a los 15 francos.  En la entrada también hay un café. Se puede acceder a través de la tienda y volver a entrar con la entrada ¡no la pierdas! Mi Latte Machiatto para llevar grande me costó 4,90 francos, la fruta 0,50 la pieza.
  4. Quioscos de comida: Hay uno cerca de los elefantes con comida asiática con precios sobre 15 francos  y varios con helados y bebidas. Un helado de cucurucho de fresa 3,60 francos(marca Emi, creo recordar).
  5. Tiendas: Hay dos aunque solo entré en la de la entrada para ir al café a por un Machiatto para llevar. No me fije en los precios pero sí en lo que colgaba del techo. Una mariposas de papel que hacían un efecto maravilloso. Ni se me ocurrió hacer foto, ya me vale.

Animales en el zoo de Zürich

En la página de zoo detallan por áreas los animales y plantas que tienen así que no voy a entrar en eso.

Los animales se ven bien cuidados, lo digo para los que como a mí les hace poca gracia ver animales cautivos. De hecho, alguno lleva una vidorra que no tendría en su hábitat…pero ese es otro tema.

El zoo es grande así que dejamos intencionadamente bastante sin ver pero nos paramos mucho. Fuimos a lo más cómodo para ir con el carrito y para que la peque corriera libre. Lo cierto es que nosotros sabemos que volveremos e iremos cambiando el plan según los pequeños vayan creciendo.

Lo que más nos gustó/llamó la atención de los animales que vimos:

  • Cocodrilo
  • Anaconda ( a mi hija le fascinó)
  • Elefantes
  • Los monos que están afuera. Había muchas madres llevando a sus crías y también muchas peleas juguetonas.
  • Los monos saltimbanquis que están cerca de los gorilas. Es una pasada verlos saltar entre las ramas y cuerdas.
  • Llamas (no nos escupieron…jajaja).
  • Camellos. Había uno que no dejaba de correr.
  • Ardillas (¡yo no las ví!).
  • Los pingüinos.
  • Unos pavos que andaban paseando sueltos por el zoo.

visita al zoo de zurich

Parques y actividades para niños

Hay varios parques para jugar pero a la peque le gustó tanto el de los pingüinos que nos pasamos allí un buen rato y ya no fuimos a ningún otro o nos perderíamos ver los animales. Se empeñó en intentar coger en brazos a un pingüino…

Hay uno con un tobogán grande que estaba a tope de niños pequeños y no tan pequeños.

También hay zona de juego al menos en el restaurante de la entrada.

Por otro lado, en varios sitios del zoo hay como unos mostradores en los que personal del zoo enseña cosas a los niños. También hay actividades interactivas.

El Zoolino es como un zoo para niños donde, por ejemplo, pueden montar en burro.

Consejos:

He aquí algunas cosas que os puedo recomendar tras nuestra visita.

  • No ir en domingo soleado. Demasiada gente. Lo pasamos muy bien pero algunas veces era intransitable y peor yendo con carrito. Con niños mayores igual no es tan complicado.
  • Me da que será lo mismo en festivos que los domingos.
  • Tomarlo con calma. Es posible verlo todo en un día pero de pasada y sin pararse en nada. Para disfrutarlo es mejor dejar algunas zonas sin ver y pararse en lo que más le guste o llame la atención a alguien.
  • Algunos sitios son complicados para ir con el carrito sobre todo si hay niños. Turnarse fue nuestra mejor opción.
  • Por todas partes hay sitios para sentarse a dar la teta (biberón, comidita), es buscar un poco pero no hace falta irse al café o a los restaurantes.
  • En la entrada dan un mapa, miradlo bien antes de emprender el recorrido y no andar dando vuelta a lo tonto que se pierde mucho tiempo. De hecho, el mapa podéis mirarlo online en casa para tener una idea o decidir que os interesa más visitar.
  • Hay baños por todas partes. Echadle un ojo al mapa para tenerlos localizados ;D.
  • Los WC, zonas de juego, restaurantes, chiringuitos de comida…todo viene en el mapa.
  • Con temperaturas inferiores a -10 grados centígrados, los pingüinos salen a pasear y seguro que es muy entretenido verlos.
  • En invierno ir muy abrigados, dicen que hace más frío que en la ciudad.

visita al zoo de zurich

Llevar bocadillos

Había muchísima gente con bocadillos traídos de casa. Arriba os puse los precios de los restaurantes y stands y cada uno decide si le va bien a su presupuesto o no.

Nosotros como hacía tan buen tiempo decidimos llevar bocadillos para no pasarnos una hora comiendo e intentando que la peque se esté quieta. Es mucho más relajado sacar el bocadillo y sentarse en cualquier lado a comerlo.

Si alguna vez lo visitamos en invierno seguramente nos comamos algo caliente en el restaurante de la entrada. Varias horas con temperaturas rondando los cero grados o menos hacen los bocadillos en el exterior poco apetecibles, ¿no?

¿Conocíais el zoo de Zürich? ¿Os parece caro? ¿Preferís verlo todo una vez que habéis pagado o parar más y ver menos pero mejor?

10 Oct

Libro #7: ¿Dónde está Oso?

¿Dónde está Oso? es un libro llegó a mis manos por un golpe de suerte. El único sorteo en el que participé en mi vida en Twitter, va y me toca.

¡Qué alegría! Y eso que aún no sabía como de bonito y sorprendente sería el libro.

Era un sorteo de Patio Editorial y lo único que había que hacer era retuitear el post del sorteo y seguirles.

Además, siempre busco libros en español y gallego para mi niña. Nos interesa que se familiarice desde pequeña con la lectura en sus dos idiomas maternos y no sólo en alemán.

Ya seguía a @PatioEditorial así que sólo tuve que hacer el retuit.

¿Dónde está Oso?

El libro llegó muy rápido a casa de mi padre pero aún tardo un par de meses largos en llegar a nuestras manos.

Cuando finalmente llegó, triunfó. Eso que no lo tenía fácil.

Es muy, muy bonito. Y despista. Sí, despista, los peques se quedan bastante descolocados cuando se lo leen las primeras veces.

Es una historia de buscar única. Es un niño que busca por todas partes a su oso para irse a dormir. Puede parecer el típico libro de buscar pero tiene truco ( o trampa ;D). Porque a veces las cosas son lo que parecen pero no lo que esperamos. Y hasta aquí puedo contar.

Cuando empecé a leérselo mi hija enseguida notó que algo no encajaba. Siguió escuchando hiperatenta hasta acabar. Al finalizar, se quedó pensando un poco y medio entendió el desenlace pero no estaba segura  así que me pidió volver a leerlo inmediatamente.

Dónde está Oso

Lo hemos leído mil veces y ella se lo “lee” con frecuencia a sus muñecas. No es que sepa leer ya, es se aprende los cuentos que le gustan de memoria.

Es un libro tierno, con emociones y chulo a rabiar. La historia se sale de lo habitual y hace pensar a los peques. Por eso, me parece un regalo ideal para niños pequeños que aún no saben leer o para cuando empiezan a leer. Acierto seguro.

¿Habéis leído “¿Dónde está Oso?”? ¿Tenéis libros de esta Editorial Patio? ¿Sois de sorteos?