15 Abr

Aromáticas comestibles, peques y regaderas

Aromáticas.

Comestibles.

Mmmmmmmmm….

Ricas. Muy ricas. Disponer de ellas frescas la mayor parte del año es un lujo asequible para casi todos nosotros con el plus de entretenimiento y aprendizaje que tiene para los peques.

Eso de echarles agua, olerlas, arrancarlas (cortarlas los más mayores) y después comérselas a los peques les resulta de lo más guay.

Pero regar es lo más de lo más. Sobre todo si tienes terraza, balcón o jardín y los dejas un poco a su aire. Yo le pongo botas de agua o sandalias según la temperatura, un mandilón de los de guardería y ¡ale! a regar un buen rato ;D.

Te costará creerte lo entretenidos que están. Eso sí, tendrás que rellenar y rellenar su regadera. Yo me siento a leer o estudiar alemán con mi regadera de 5 litros al lado para ir rellenándole la suya.

Ponte un café o té y agua para ellos y a disfrutar de momento.

Aromáticas comestibles, peques y regaderas

10 razones para tener un minihuerto de aromáticas comestibles

Un minihuerto de aromáticas es ideal para cualquiera porque:

  1. Son relativamente fáciles de cuidar.
  2. Se pueden conseguir plantones o semillas en cualquier sitio.
  3. Son baratas normalmente.
  4. No necesitan mucho espacio.
  5. Algunas incluso las podemos cultivar en el interior si no tenemos balcón o terraza.
  6. Huelen genial.
  7. Dan alegría a nuestras recetas.
  8. Frescas son más sanas ya que no pierden tantos nutrientes.
  9. Algunas ahuyentan a los insectos (o eso dicen…).
  10. Son un elemento decorativo estupendo.

Para cultivarlas lo primero que tienes que tener en cuenta es el espacio del que dispones y la luz que habrá en dicho espacio. Cuando los peques tengan que trabajar con ellas, siempre puedes bajarlas al suelo un ratito así que tampoco te agobies con que si les van a llegar o no.

En mi caso están por toda la terraza y la peque les llega sin problema. No tiene permitido estar sola en la terraza, como es lógico, para evitar cualquier incidente.

Una vez que más o menos tengas claro donde te gustaría/sería posible tener aromáticas comestibles, haz una lista con tus aromáticas comestibles preferidas.

¿Por qué una lista y no comprarlas ya?

Pues porque si no tienes mucha idea de cultivar aromáticas, es preferible que pienses en cuales te gustaría tener y hagas una lista. Después ve y asesórate en un centro de jardinería o por Internet de cuales se adaptan mejor al clima de tu zona y a donde vas a poner las plantas.

Unas cuantas aromáticas comestibles para inspirarte

En mi terraza tengo zonas con mucha luz y otras con más sombra así que dispongo de un buen surtido. Unas duran más meses y otras menos pero mientras duran las disfrutamos, jejeje. Te dejo una lista para que cojas ideas:

  • Albahaca.
  • Perejil.
  • Cebollino.
  • Orégano.
  • Tomillo.
  • Romero.
  • Eneldo.
  • Cilantro.
  • Menta. Una de sus muchas variedades es la hierbabuena.
  • Melissa limón.

Piensa cuales son las que más usas y comprueba si van bien para tu localización.

Materiales

  • Tierra o sustrato si vas a trasplantar a macetas más grandes.
  • Una regadera. Aunque puedes usar una botella. Para la peque tengo una pequeña regadera muy chula de metal, tipo esta o esta, con boca estrechita que echa un chorrito pequeño de agua. Si quieres que eche todavía menos agua ponle algo por dentro en la boquilla como un trozo de plástico ;D. Se la lleno solo con 1/4 o 1/3 de agua para que no se le derrame. Mientras yo voy regando con una de 5 litros o me siento con la regadera grande llena al lado (momento relax). Cuando acaba su agua, se la relleno, una y otra vez, una y otra vez. Vamos que la regadera es imprescindible.
  • Tijeras. Sirven las que tengas en la cocina para cuando tú o los niños más mayores cortéis las aromáticas para consumir o para quitar partes secas. Con los más pequeños mejor con las manos o con tijeras especiales para ellos.
  • Algunas macetas, botellas, latas o similar. Puedes juntar varias en una caja de cerezas o fresas forrada por dentro con plástico. Queda muy bonito. También con cestas o cajas de vino, por ejemplo. Ten en cuenta que si las macetas son muy pequeñas no tendrán mucho alimento alimento y se quedarán sin agua en seguida. Otra cosita a tener en cuenta es que en una maceta pequeña si aprieta el calor las raíces se cocerán, literalmente.
  • Una camiseta tuya vieja, un babero de plástico con mangas o un mandilón para los peques si no quieres que manchen la ropa que llevan.

Ventajas para los peques

La verdad es que se me ocurren unas cuantas:

  1. Desarrollo sensorial:
    • Olfato: Es lo más evidente, de ahí que se llamen aromáticas ¿no? Mi niña las quiere oler una y otra vez. Sabe que cada planta tiene un olor distinto. En unas el aroma es más intenso y se distingue claramente. En otras sabe que se tiene que acercar más a la planta para percibirlo.
    • Vista: Cada planta tiene un color de hojas y de flores, formas y tamaños distinto. Incluso la misma planta puede oler igual y parecer diferente como con la albahaca de color verde (la que encuentras siempre) y la morada (o negra).
    • Tacto: Tocar el perejil no es lo mismo que tocar el romero o hundir las manos en la tierra, que es lo que más mola, desde luego.
    • Sabor: Unas hojas de menta o Melissa Limón en el agua, aceite con cebollino, albahaca con tomate, perejil o cilantro sobre las carnes, eneldo con el pescadito…
  2. Desarrollo motor:
    • Fino: Cortar ramitos o comprobar si la tierra está seca requiere de mucha habilidad en los deditos.
    • Grueso: Regar y plantar pueden ser un deporte en toda regla ¿o no?
  3. Responsabilidad. A los peques les encanta que contemos con ellos en nuestras tareas. Y si la tarea es tan divertida como regar ya ni te digo. Pero mejor no insistirle al peque en que si no la cuida bien se va a morir. Demasiada carga para un niño pequeño, no dramaticemos que luego se nos puede ir la cosa de las manos. Además, muchas de ellas son anuales y se van a morir si o si.
  4. Entretenimiento: Se pueden tirar un par de horas tranquilamente escavando en la tierra. De regar ni te cuento. Lo mejor es que regar es algo que podrán que hacer casi a diario. También recolectarlas y usarlas en la cocina les encanta porque es una tarea especial, una responsabilidad que les damos aunque sea a medias(o a cuartas o quintas, jajajaja).
  5. Respeto por el entorno: Cuidar las plantas lleva implícito no cargárselas. Tarea muy difícil para los más pequeños. Lo más difícil va a ser que solo corten o arranquen un poquito. Cuando les digas que ya es suficiente es probable que agarren un buen montón y tiren con el consecuente resultado para la pobre planta.
  6. Control de impulsos: No sé como llamarán a esto los expertos pero, basándome en el punto anterior, poco a poco entenderán que solo hay que cortar un poquito y se sentirán menos frustrados. A la salud de la planta le vendrá genial, jajaja, y, a la larga, beneficiará a toda la familia.
  7. Compresión del entorno: Con las plantas comestible aprenden que la comida no “aparece” en el supermercado. Importante ¿no? Lo que más me gusta es que descubren que podemos hacer crecer nuestra comida de la tierra. A mi me esto me fascina aún hoy. Así de simple que soy :D.

Los expertos le pondrán nombres más técnicos y encontrarán unas cuantas ventajas más, seguro. Pero creo que las de arriba son incentivo suficiente para tener un minihuerto de arómaticas con nuestros peques.

¿Qué no tienes peques? No te preocupes, no es imprescindible para tener un minihuerto o un maxihuerto de aromáticas ;D.

TIP1: Cuando vivía en Vigo y nos marchábamos de vacaciones metíamos las plantas en la bañera del baño (vacía). Allí fresquitas aguantaron bien hasta tres semanitas.

TIP2: Como decía más arriba no le llenes su regadera porque le pesará mucho y se le derramará el agua. Ten otra regadera o una botella a mano para ir rellenando.

TIP3: Si es los peques son muy peques no entenderán que no pueden arrancar toda la planta. Déjales regar y oler pero cuando necesites la planta para tus recetas, hazlo tú sin que te vean. Mejor esperar. Con mi hija cometimos el error de enseñarle a arrancar cuando tenía un año. Le gustó tanto que quería arrancarlo todo y en parte lo consiguió. Hecatombe terracil en toda regla.

¿Tienes aromáticas en casa? ¿Las cuidas con tus peques o no se te había ocurrido como actividad para ellos?

Coméntame o comparte lo que quieras.